Richard Sorge

Richard Sorge


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Richard Sorge, hijo de Gustav Sorge, un ingeniero de minas alemán, y el menor de nueve hermanos, nació en Bakú, Rusia, el 4 de octubre de 1895. Su padre trabajaba en la Caucasian Oil Company. Su madre era rusa. En 1898, la familia Sorge se trasladó a Alemania. (1)

Gustav Sorge tenía un puesto de alto nivel en un banco de Berlín y la familia se instaló en un cómodo barrio de clase media. Richard recordó más tarde: "Mi infancia transcurrió en medio de la relativa calma común a la burguesía acomodada en Alemania. Las preocupaciones económicas no tenían cabida en nuestro hogar". Era un rebelde en la escuela: "Yo era un mal alumno, desafiaba las reglas de la escuela, era obstinado y voluntarioso y rara vez abría la boca". Sin embargo, algunas materias atrajeron a Sorge: "En historia, literatura, filosofía, ciencias políticas ... yo estaba muy por encima del resto de la clase". (2)

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Sorge se unió al ejército alemán. En junio de 1915, la unidad de Sorge fue transferida al Frente Oriental. Fue un valiente soldado y recibió la Cruz de Hierro. En marzo de 1916, Sorge resultó gravemente herido cuando la metralla le rompió las dos piernas. Mientras estaba en el hospital, comenzó una relación con una de sus enfermeras. Durante los meses siguientes conoció y fue influenciado por el padre marxista de la mujer. No lo suficientemente en forma para regresar al frente, a Sorge se le permitió estudiar en la Universidad de Berlín y la Universidad de Kiel antes de estudiar un doctorado en la Universidad de Hamburgo. (3)

Richard Sorge recordó más tarde que ahora "decidió no solo estudiar, sino también participar en el movimiento revolucionario organizado". Sus experiencias durante la Primera Guerra Mundial habían radicalizado a Sorge y durante la Revolución Alemana se unió al grupo de izquierda, la Spartacus League. La mayoría de los líderes de la revolución, incluidos Rosa Luxemburg, Karl Liebknecht y Leo Jogiches fueron ejecutados, pero Sorge sobrevivió. (4)

Sorge estaba orgulloso de que su tío abuelo, Friedrich Sorge, fuera uno de los socialistas radicales más importantes del siglo XIX. En una reunión celebrada el 28 de septiembre de 1864, Sorge se había unido a Karl Marx, Friedrich Engels, Wilhelm Liebknecht, August Bebel, Élisée Reclus, Ferdinand Lassalle, William Greene, Pierre-Joseph Proudhon y Louis Auguste Blanqui para formar la Asociación Internacional de Trabajadores. (5)

Sorge, lingüista natural, dominaba el alemán, el ruso, el inglés, el francés, el japonés y el chino. Sin embargo, en 1920, en un intento de aprender más sobre los trabajadores, se convirtió en minero de carbón. En 1922 emprendió labores puntuales como docente y periodista. Comenzó un romance con Christiane Gerlach, la esposa de Kurt Albert Gerlach, uno de sus antiguos profesores. Más tarde recordó: "Fue como si un rayo me atravesara. En este segundo se despertó en mí algo que había dormido hasta ahora, algo peligroso, oscuro, ineludible". Después de la muerte de Gerlach el 19 de octubre de 1922 por diabetes, Christiane se casó con Sorge. (6)

Sorge y su esposa se asociaron con un grupo de revolucionarios que incluía a Hede Massing, Gerhart Eisler, Georg Lukács y Julian Gumperz. Massing escribió más tarde: "Su apartamento era el centro de la vida social de este grupo. Recuerdo lo anticuado que estaba todo, con los muebles antiguos que Christiane hizo de su pasado como esposa de un burgués rico. Había una excelente colección". de pinturas modernas y raros grabados antiguos, me impresionó la facilidad con la que jugaba la vida en la casa, y me gustó la mezcla de conversación seria y la alegría de vivir. Desarrollaron más sensibilidad y gusto de lo que era habitual en los círculos comunistas alemanes ". (7)

La devoción de Sorge por la causa comunista y sus habilidades intelectuales, pronto atrajeron la atención de la inteligencia soviética. En 1925 fue reclutado como espía de la Unión Soviética. Renunció como miembro del Partido Comunista Alemán (KPD) y se convirtió en agente de la División de Inteligencia del Comintern. Sorge fue entrenado por Nikolai Yablin, quien había nacido en Bulgaria y había emigrado a la Unión Soviética después de la Revolución Rusa. (8)

Ruth Fischer, miembro del KPD, se sorprendió de lo rápido que pareció rechazar sus creencias marxistas anteriormente sostenidas: "Mostró extrañamente poco interés en la teoría marxista y dedicó su atención desde el principio a la política contemporánea. Sorprendió a sus camaradas marxistas por su gran interés en el nazismo, el fascismo y el antisemitismo, y estableció un archivo de estas ramas y pronto se convirtió en uno de los expertos mejor informados sobre el nazismo, en ese momento una potencia menor en Alemania ". (9)

En 1927, Richard Sorge, con la tapadera de ser un periodista autónomo alemán, fue enviado a Los Ángeles para realizar un informe detallado sobre la industria cinematográfica de Hollywood. Al año siguiente visitó Gran Bretaña para "estudiar los movimientos laborales, el estado del Partido Comunista y las condiciones políticas y económicas en Gran Bretaña". Mientras estaba en Londres, el MI5 lo vio como un ex miembro del KPD y se le pidió que abandonara el país. (10) Según un informe, Sorge trabajó "con los partidos comunistas locales en la recopilación, explotación y transmisión de información sobre los problemas de los trabajadores y la iniciativa comunista, y en parte parece haber tenido la tarea de asesorar y alentar a las organizaciones comunistas locales". (11)

En noviembre de 1929, la Administración Política del Gobierno (GPU) ordenó a Sorge unirse al Partido Nazi y romper el contacto con sus amigos de izquierda. Elsa Poretsky, esposa de Ignace Reiss, un compañero agente de la GPU, comentó: "Su ingreso al Partido Nazi en su propio país, donde tenía un historial policial bien documentado, fue peligroso, por decir lo menos ... su estadía en la mismísima guarida de los leones en Berlín, mientras se tramitaba su solicitud de membresía, estaba realmente coqueteando con la muerte. Tales acciones eran típicas de ... su soberbia seguridad en sí mismo ". (12)

Parece que Sorge convenció a la gente de que era un fascista. Un periodista japonés afirmó que era un "nazi típico, bravucón, arrogante ... irascible, bebedor". Como su compañero agente, Hede Massing, señaló: "Él (Sorge) leyó voluminosamente todas y cada una de las cosas que pudo encontrar, para estar preparado para la discusión de la doctrina nazi. Se había familiarizado con las frases y los sentimientos. Prácticamente había memorizado las palabras de Hitler. MI lucha." (13)

Para ayudar a desarrollar una cobertura para sus actividades de espionaje, Richard Sorge obtuvo un puesto trabajando para el periódico, Getreide Zeitung. En 1930, Sorge se mudó a China y se puso en contacto con otro espía, Max Klausen. Sorge también conoció a Agnes Smedley, la conocida periodista de izquierda. Ella le presentó a Sorge a Ozaki Hotsumi, quien era empleado del periódico japonés, Asahi Shimbun. Más tarde, Hotsumi accedió a unirse a la red de espías de Sorge. (14)

Se afirmó que Sorge tuvo una relación sexual con Smedley. Sin embargo, una vez dijo: "Smedley tenía una buena formación académica y una mente brillante, pero como esposa su valor era nulo. En resumen, era como un hombre. Debo agregar que el cultivo de relaciones íntimas con mujeres casadas con el propósito de el espionaje despertará los celos de sus maridos y, por tanto, reaccionará en detrimento de la causa ". (15)

En 1933, Sorge se casó con Katya Maximova, una joven estudiante de teatro que había conocido en Moscú. Según William Boyd: "Shanghai le sentaba bien a Sorge. Era un comunista comprometido, pero eso no le impidió vivir la vida al máximo. Un mujeriego casi alcohólico y compulsivo (aunque ahora tenía una esposa, Katya, en Moscú). ), también tenía una pasión por la velocidad que se manifestaba en la forma de potentes motos. Su método preferido de seducción era llevar a la mujer que le gustaba en un aterrador paseo en bicicleta por las calles de Shanghai antes de que se abalanzara ". (dieciséis)

Elsa Poretsky recordó más tarde que Sorge tenía una reputación terrible con las mujeres mientras servía en el extranjero. Afirmó que Sorge creía que su esposa había sido reclutada por la GPU y lo estaba espiando. Christiane Sorge era ahora una maestra de escuela que vivía en los Estados Unidos: "Christiane, una joven alemana rubia rojiza de aspecto distinguido a quien Sorge conoció cuando ambos estaban en la universidad. Se dijo que él la persuadió de que dejara a su esposo profesor y huye con él ". (17) Uno de sus compañeros agentes lo describió como "sorprendentemente guapo ... romántico, idealista" que irradiaba encanto. (18) Ian Fleming, el creador de James Bond y oficial de inteligencia, describió a Sorge como "el espía más formidable de la historia". (19)

En 1933, Artur Artuzov, el jefe de la GPU, decidió que Sorge organizara una red de espías en Japón. Se le pidió que visitara Moscú y Yan Berzin le dio sus instrucciones: "Queremos que establezca su residencia en Japón. Se acerca el acercamiento entre Alemania y Japón; en Tokio, aprenderá mucho sobre los preparativos militares ... Nuestro El objetivo es que crees un grupo en Japón decidido a luchar por la paz. Tu trabajo será reclutar japoneses importantes y harás todo lo que esté a tu alcance para que su país no sea arrastrado a la guerra contra la Unión Soviética ". (20)

Como portada, Sorge regresó a la Alemania nazi, donde pudo obtener encargos de dos periódicos, el Börsen Zeitung y el Tägliche Rundschau. También recibió el apoyo de la revista teórica nazi, Geopolitik. Más tarde fue empleado por el Frankfurter Zeitung. Sorge llegó a Japón en septiembre de 1933. Su jefe de espías le advirtió que no tuviera contacto con el Partido Comunista Japonés clandestino ni con la Embajada soviética en Tokio. Su red de espías en Japón incluye a Max Klausen, Ozaki Hotsumi y otros dos agentes del Komintern, Branko Vukelic, un periodista que trabaja para la revista francesa. Vuy un periodista japonés, Yotoku Miyagi, que trabajaba en un periódico en inglés. (21)

Oliver Bullough ha argumentado que "Sorge era parte de una generación de comunistas comprometidos que asumieron riesgos lunáticos para ayudar a Stalin a comprender la amenaza de las potencias del Eje. Fueron recompensados ​​al ser menospreciados, ridiculizados y difamados ... Esto resalta el contraste entre los elevados ideales profesados ​​por la Unión Soviética y su sórdida realidad, junto con los tristes destinos de aquellas personas lo suficientemente imprudentes como para confiar sus vidas al estado comunista. Stalin no se merecía a Sorge, y estas pobres mujeres se merecían mucho mejor que Sorge también . " (22)

Sorge era miembro de un grupo de agentes soviéticos que se conocieron como los "Grandes Illegals" que estaban de acuerdo con Leon Trotsky sobre el tema de la revolución mundial. Por eso estaban dispuestos a trabajar encubiertos en los países hostiles a la Unión Soviética en un esfuerzo por fermentar la revolución. Este grupo incluía a Arnold Deutsch, Walter Krivitsky, Theodore Maly, Ignace Reiss, Leopard Trepper, Alexander Orlov, Artur Artuzov, Yan Berzin, Boris Vinogradov, Peter Gutzeit, Boris Bazarov, Dmitri Bystrolyotov y Vladimir Antonov-Ovseenko. En el verano de 1937, Stalin se convenció de que estos agentes estaban conspirando contra él y más de cuarenta de ellos que servían en el extranjero fueron convocados de regreso a la Unión Soviética. Deutsch, Maly, Berzin, Artuzov, Vinogradov, Gutzeit, Bazarov y Antonov-Ovseenko fueron ejecutados. Reiss y Krivitsky se negaron a regresar y fueron asesinados en el extranjero. (23)

Como Peter Wright, el autor de Agente de contraespionaje (1987), que trabajaba para la inteligencia británica, señaló: "Eran comunistas trotskistas que creían en el comunismo internacional y en el Komintern. Trabajaban encubiertos, a menudo con un gran riesgo personal, y viajaban por todo el mundo en busca de posibles reclutas. los mejores reclutadores y controladores que jamás haya tenido el Servicio de Inteligencia Ruso. Todos se conocían, y entre ellos reclutaron y construyeron redes de espías de alto grado como los Cinco de Cambridge en Gran Bretaña, las redes de Sorge en China y Japón, los Rote Drei en Suiza y la Rote Kapelle en la Europa ocupada por los alemanes, las mejores redes de espionaje que haya conocido la historia y que contribuyeron enormemente a la supervivencia y el éxito de Rusia en la Segunda Guerra Mundial ". (24)

Aunque está claro que Stalin nunca confió en Sorge y lo consideró un trotskista, altos miembros de la NKVD lo persuadieron de que era un agente tan valioso que debería permitírsele permanecer en el lugar. (25) Leopold Trepper ha argumentado: "Se dieron cuenta ... de que Sorge no podía ser reemplazado, y al final, lo dejaron en Tokio. A partir de entonces, Sorge fue sospechoso en el Centro de ser un agente doble y - crimen de crímenes - un trotskista. Sus despachos pasarían semanas sin ser decodificados ". (26)

Como ha señalado Oliver Bullough: "Tokio era una perspectiva muy diferente a Shanghai, con pocos extranjeros y un gobierno sospechoso, por lo que el espionaje requeriría un alto grado de dominio. Sorge, sin embargo, se puso a trabajar con voluntad. red que penetró en el corazón mismo de la administración japonesa y fue capaz de producir información crucial sobre las intenciones, recursos y habilidades del país. Se sumergió en la comunidad alemana, durmiendo con sus mujeres, bebiendo con sus hombres y estableciendo una reputación como el observador extranjero mejor informado de la política japonesa ". (27)

Un compañero espía soviético, Hede Massing, volvió a ver a Sorge cuando hizo una visita a la ciudad de Nueva York en 1935: "Sorge, a quien habíamos conocido originalmente como un hombre tranquilo y erudito, había cambiado visiblemente en los pocos años para el que había estado trabajando. Cuando lo vi por última vez en Nueva York en 1935 se había convertido en un hombre violento, un bebedor empedernido, poco quedaba del encanto del estudiante romántico e idealista, aunque seguía siendo extraordinariamente guapo. Pero sus ojos azul frío, ligeramente rasgados, con sus cejas pobladas, habían conservado su capacidad de burlarse de sí mismos, incluso cuando esto era infundado. Su cabello todavía era castaño y sin adelgazar, pero sus pómulos y boca triste estaban hundidos, y su nariz estaba señaló. Había cambiado por completo ". (28)

Sorge tuvo éxito al parecer un apasionado partidario del Partido Nazi. Esto le ayudó a desarrollar buenas relaciones con varias figuras importantes que trabajan en la Embajada de Alemania en Tokio. Esto incluyó a Eugen Ott y al embajador alemán Herbert von Dirksen. Esto le permitió obtener información sobre las intenciones de Alemania hacia la Unión Soviética. Otros espías de la red tuvieron acceso a políticos de alto rango en Japón, incluido el primer ministro Fumimaro Konoye, y pudieron obtener detalles secretos de la política exterior de Japón. (29)

Sorge siempre sostuvo que su trabajo como redactor de periódicos y revistas lo ayudó enormemente en su búsqueda de inteligencia. "Un espía astuto no dedicará todo su tiempo a la recopilación de secretos militares y políticos y documentos clasificados. Además, debo agregar, la información confiable no puede obtenerse solo con esfuerzo; el trabajo de espionaje implica la acumulación de información, a menudo fragmentaria, que cubre un amplio campo, y la extracción de conclusiones basadas en el mismo. Esto significa que un espía en Japón, por ejemplo, debe estudiar la historia japonesa y las características raciales de la gente y orientarse a fondo en la política, la sociedad, la economía y la cultura de Japón ". (30) Tal fue su éxito. Sorge ha sido descrito como "uno de los más grandes espías del siglo". (31)

En 1938 Eugen Ott reemplazó a Herbert von Dirksen como embajador. Ott, ahora consciente de que Sorge se estaba acostando con su esposa, dejó que su amigo Sorge "corriera libremente por la embajada día y noche", como recordó más tarde un diplomático alemán. Como el New York Times señaló: "Sorge se ganó la confianza del agregado militar alemán, Eugen Ott, quien al asumir la embajada en 1938 convirtió a Sorge en agregado de prensa y asesor informal. El jefe de la red de inteligencia de la Gestapo en el Lejano Oriente también mantuvo una estrecha relación con Sorge , que era considerado un nazi devoto ". (32)

Richard Sorge conoció a Hanako Miyake, una chica de bar de veinticinco años, en su cuadragésimo cumpleaños. "Como era el turno de Hanako de servir, se acercó a tomar el pedido del extranjero de ojos azules. Él dirigió su brillante sonrisa hacia la camarera y la examinó con evidente interés. La chica que vio Sorge no era una belleza en el sentido convencional". Regordeta, con una cara de luna llena de hoyuelos y suaves rasgos infantiles, daba una impresión tímida que solo era parcialmente artificial ". Sorge la sacó al día siguiente y no pasó mucho tiempo antes de que ella fuera su amante. (33)

Cada mañana, Sorge obsequiaba al embajador Ott con chismes e información sobre asuntos japoneses y, a cambio, este último le contaba todo tipo de cosas sobre sus propias relaciones con los japoneses. Sorge advirtió a Moscú que Alemania se estaba volviendo de su tradicional amistad hacia China a favor de una alianza con Japón. Esto representaba un peligro para la Unión Soviética en dos frentes, el este y el oeste. Sorge advirtió que Japón atacaría donde las grandes potencias fueran más débiles y la Unión Soviética necesitaba construir sus defensas en el este. Sorge también pronosticó que tarde o temprano Japón golpearía al Imperio Británico. "Singapur", informó Sorge, "es un símbolo de la falta de preparación británica. No es una ciudadela, sino una invitación abierta a un invasor aventurero y puede tomarse con bajas comparativamente pequeñas en menos de tres días". (34)

En 1939, Leopold Trepper, un agente de la NKVD, estableció la red Red Orchestra y organizó operaciones clandestinas en varios países. Richard Sorge fue uno de sus agentes clave. Otros en el grupo incluyeron a Ursula Beurton, Harro Schulze-Boysen, Libertas Schulze-Boysen, Arvid Harnack, Mildred Harnack, Sandor Rado, Adam Kuckhoff y Greta Kuckhoff. Arvid Harnack, que trabajaba en el Ministerio de Economía, tuvo acceso a información sobre los planes de guerra de Hitler y se convirtió en un importante espía. Harnack tenía una relación cercana con Donald Heath, el Primer Secretario de la Embajada de Estados Unidos en Berlín. (35) Según Viktor Mayevsky, en la primavera de 1939, Sorge le dijo a Moscú que Alemania invadiría Polonia el 1 de septiembre de 1939. (36)

El 18 de diciembre de 1940 Adolf Hitler firmó la Directiva Número 21, más conocida como Operación Barbarroja. Incluía lo siguiente: "La Wehrmacht alemana debe estar preparada para aplastar a la Rusia soviética en una rápida campaña incluso antes de que concluya la guerra contra Inglaterra. Para ello, el Ejército tendrá que emplear todas las unidades disponibles, con la reserva de que los territorios ocupados Debe asegurarse contra sorpresas. Para la Luftwaffe será una cuestión de liberar fuerzas tan poderosas para la campaña oriental en apoyo del Ejército que se pueda contar con una rápida finalización de las operaciones terrestres y que el daño al territorio alemán oriental por el aire enemigo Los ataques serán tan leves como sea posible. Esta concentración del esfuerzo principal en el Este está limitada por el requisito de que toda el área de combate y armamento dominada por nosotros debe permanecer adecuadamente protegida contra los ataques aéreos enemigos y que las operaciones ofensivas contra Inglaterra, particularmente contra sus líneas de suministro, no debe permitirse que se rompan. El principal esfuerzo de la Armada seguirá siendo inequívocamente dirigido contra Inglaterra incluso durante una campaña del este. Ordenaré la concentración contra la Rusia soviética posiblemente 8 semanas antes del inicio previsto de las operaciones. Los preparativos que requieran más tiempo para ponerse en marcha deben comenzar ahora, si aún no se ha hecho, y deben completarse para el 15 de mayo de 1941 "(37).

En cuestión de días, Richard Sorge había enviado una copia de esta directiva a la sede de la NKVD. Durante las próximas semanas, la NKVD recibió actualizaciones sobre los preparativos alemanes. A principios de 1941, Harro Schulze-Boysen, envió a la NKVD información precisa sobre la operación que se estaba planeando, incluidos los objetivos del bombardeo y el número de tropas involucradas. A principios de mayo de 1941, Leopold Trepper dio la fecha revisada del 21 de junio para el inicio de la Operación Barbarroja. El 12 de mayo, Sorge advirtió a Moscú que 150 divisiones alemanas estaban concentradas a lo largo de la frontera. Tres días después, Sorge y Schulze-Boysen confirmaron que el 21 de junio sería la fecha de la invasión de la Unión Soviética. (38)

A principios de junio de 1941, Friedrich-Werner Graf von der Schulenburg, el embajador alemán, se reunió en Moscú con Vladimir Dekanozov, el embajador soviético en Berlín, y le advirtió que Hitler planeaba dar órdenes para invadir la Unión Soviética. Dekanozov, asombrado por tal revelación, inmediatamente sospechó un truco. Cuando Stalin recibió la noticia, le dijo al Politburó que todo era parte de un complot de Winston Churchill para iniciar una guerra entre la Unión Soviética y Alemania: "¡La desinformación ha alcanzado el nivel de embajadores!" (39)

El 16 de junio de 1941, un agente envió un cable al cuartel general de la NKVD diciendo que la inteligencia de las redes indicaba que "todo el entrenamiento militar de Alemania en preparación para su ataque a la Unión Soviética está completo, y el ataque puede esperarse en cualquier momento". Los historiadores soviéticos posteriores contaron más de cien advertencias de inteligencia sobre los preparativos para el ataque alemán enviadas a Stalin entre el 1 de enero y el 21 de junio. Muchos de ellos eran de Sorge, pero en ese momento Stalin estaba convencido de que era un agente doble y trabajaba en nombre de Gran Bretaña. La respuesta de Stalin a un informe de la NKVD de Schulze-Boysen fue "esto no proviene de una fuente sino de un desinformador". (40)

El 21 de junio de 1941, un sargento alemán desertó a las fuerzas soviéticas. Les informó que el ejército alemán atacaría al amanecer de la mañana siguiente. El comisario de guerra, el mariscal Semyon Timoshenko y el jefe de Estado Mayor, general Georgy Zhukov, fueron a ver a Stalin con la noticia. La reacción de Stalin fue que el supuesto desertor alemán fue un intento de provocar a la Unión Soviética. Stalin accedió a enviar un mensaje a todos sus comandantes militares: "Ha surgido la posibilidad de un repentino ataque alemán el 21 y 22 de junio ... El ataque alemán puede comenzar con provocaciones ... Se ordena ocupar secretamente el puntos fuertes en la frontera ... para dispersar y camuflar aviones en aeródromos especiales ... para tener todas las unidades listas para la batalla ... No se deben emplear otras medidas sin órdenes especiales ". (41)

Stalin se fue ahora a la cama. A las 3.30 a.m., Timoshenko recibió informes de fuertes bombardeos a lo largo de la frontera soviético-alemana. Timoshenko le dijo a Zhukov que llamara a Stalin por teléfono: "Como un escolar que rechaza una prueba de aritmética simple, Stalin no le creyó a sus oídos. Respirando pesadamente, le gruñó a Zhukov que no se deberían tomar contramedidas ... La única concesión de Stalin a Zhukov era levantarse". Se levantó de la cama y regresó a Moscú en limusina. Allí se encontró con Zhukov y Timoshenko junto con Molotov, Beria, Voroshilov y Lev Mekhlis ... Pálido y desconcertado, se sentó con ellos a la mesa agarrando una pipa vacía para sentirse cómodo. No aceptar que estaba equivocado acerca de Hitler. Murmuró que el estallido de las hostilidades debe haberse originado en una conspiración dentro de la Wehrmacht ... Hitler seguramente no lo sabe. Ordenó a Molotov que se pusiera en contacto con el embajador Schulenburg para aclarar la situación . " (42)

Joseph Stalin estaba demasiado conmocionado y avergonzado para decirle al pueblo de la Unión Soviética que el país había sido invadido por Alemania. Por lo tanto, se pidió a Vyacheslav Molotov que hiciera la transmisión de radio. "Hoy a las cuatro de la mañana, las tropas alemanas atacaron nuestro país sin hacer ningún reclamo a la Unión Soviética y sin ninguna declaración de guerra ... Nuestra causa es justa. El enemigo será derrotado. Saldremos victoriosos". (43)

En el otoño de 1941, Sorge y sus camaradas proporcionaron a Stalin la información de que los japoneses se estaban preparando para hacer la guerra en el Pacífico y estaban concentrando sus principales fuerzas en esa zona con la creencia de que los alemanes derrotarían al Ejército Rojo. (44) Según Pravda, Sorge informó a la inteligencia soviética dos meses antes de Pearl Harbor "que los japoneses se estaban preparando para una guerra en el Pacífico y no atacarían el Lejano Oriente soviético, como temían los rusos". (45)

Los japoneses se convencieron de que había un espía dentro de la embajada alemana. También descubrieron que los rusos en Tokio estaban utilizando un transmisor de radio ilegal. En octubre de 1941, la policía japonesa arrestó a Yotoku Miyagi, una de las figuras clave de la red de Sorge. Intentó suicidarse saltando de cabeza desde una ventana del piso superior de la estación de policía, pero los arbustos detuvieron su caída. Bajo tortura confesó y dio el nombre de Sorge y sus asociados. (46)

Sorge fue puesto bajo vigilancia y se dispuso que tuviera una aventura con Kiyomi, un espía que trabajaba para el servicio secreto japonés. Una noche que estaban juntos en un restaurante, notó que el camarero dejaba caer una pequeña bola de papel de arroz sobre la mesa que compartían. Sorge lo recogió y se enteró de que estaba en peligro de ser arrestado y se le instó a escapar de inmediato. Cuando estaba en el coche, Sorge intentó prenderle fuego al papel. Cuando el mechero le falló, le pidió a Kiyomi que le diera una, pero ella fingió que no podía darle una. Exasperado, arrojó el papel de arroz por la ventana y se marchó. Kiyomi le pidió a Sorge que detuviera el auto para poder advertir a sus padres que se quedaría fuera a pasar la noche. Él estuvo de acuerdo y ella llamó a la policía secreta y les dijo exactamente dónde se había dejado caer el periódico. Se recuperó de inmediato y Sorge fue arrestado. (47)

El embajador Eugen Ott se indignó cuando se enteró de que Sorge había sido arrestado "bajo sospecha de espionaje" y pensó que era un "caso típico de histeria de espionaje japonés". Le dijo a la gente a su alrededor: "¿Sorge un espía? ¡Qué tontería! Yo pondría mi mano en el fuego por el hombre". A Heinrich Loy, un alemán que trabaja en Tokio, también le resultaba difícil de creer: "Conozco a Sorge personalmente desde hace mucho tiempo, pero esta noticia me sorprendió y me hizo darme cuenta de que era diferente a otras personas. Normalmente personas que conoces mucho tiempo cometerá un descuido en alguna ocasión. Particularmente cuando alguien bebe como un pez, como lo hizo Sorge, esperas que revele su verdadero yo. Teniendo en cuenta que logró ocultar su identidad hasta ahora, tengo que decir era un hombre excepcional ". (48)

Japón y la Unión Soviética no estaban en guerra en ese momento. El general Tominaga, viceministro de Defensa, le dijo más tarde a Leopold Trepper que: "En tres ocasiones propusimos a la embajada soviética en Tokio que intercambiaran a Sorge por un prisionero japonés. Tres veces obtuvimos la misma respuesta: el hombre llamado Richard Sorge es desconocido para nosotros." Trepper sugirió que Stalin no deseaba que Sorge regresara. "Richard Sorge pagó por su intimidad con el general Berzin. Después de la eliminación de Berzin, Sorge, a los ojos de Moscú, no era más que un agente doble y, además, un trotskista". (49)

Stalin incluso hizo arrestar a la esposa de Sorge, Katya Maximova, por el NKVD bajo los cargos de que era una "espía alemana", y fue deportada al Gulag donde murió en 1943. Hanako Miyake visitó a Sorge mientras estaba en prisión. Según Miyake, Sorge finalmente llegó a un acuerdo con los Kempeitai de que si perdonaban a su amante y a las esposas de los otros miembros de la red de espías, lo revelaría todo. (50)

Richard Sorge fue ejecutado por los japoneses el 7 de noviembre de 1944, sus últimas palabras fueron: "¡El Ejército Rojo!", "¡El Partido Comunista Internacional!" y "¡El Partido Comunista Soviético!", todos entregados en japonés fluido a sus captores. "Sorge estaba atado de pies y manos, con la soga ya puesta alrededor de su cuello. Alto, de ojos azules, muy guapo y aparentemente imperturbable por su inminente desaparición, Sorge estaba contribuyendo al desenlace perfecto de lo que bien podría haber asumido que era un perdurable mito en ciernes ". (51)

En 1961, Yves Ciampi, escribió y dirigió ¿Quién es usted, señor Sorge? sobre la vida de Sorge. Cuando la película francesa se proyectó en Moscú, Nikita Khrushchev, el líder soviético la vio. Pidió al Comité de Seguridad del Estado (KGB) que investigara la historia. Cuando informaron que los archivos de inteligencia sugerían que la historia era cierta, animó a uno de los principales periodistas soviéticos, Viktor Mayevsky, a realizar más investigaciones sobre Sorge. (52)

El artículo finalmente apareció en Pravda: "Richard Sorge es un hombre cuyo nombre se convertirá en el símbolo de la devoción a la gran causa de la lucha por la paz, el símbolo del coraje y el heroísmo ... La lucha contra el fascismo, contra una segunda guerra mundial se convirtió en el propósito de la vida de Sorge ... En abril de 1941, Richard Sorge proporcionó información valiosa sobre la preparación de un ataque hitleriano contra la Unión Soviética ... Dijo que 150 divisiones se estaban concentrando en las fronteras de la URSS, proporcionó un esquema general de las operaciones militares y en algunos informes, al principio con un día de descanso pero después exactamente, nombraron la fecha del ataque, 22 de junio ... Pero Stalin lo ignoró. ¿Cuántos miles y millones de vidas se habrían salvado si la información de Richard Sorge? y otros no han sido encerrados en una caja fuerte "(53).

El 5 de noviembre de 1964, 20 años después de su muerte, el gobierno soviético otorgó a Sorge el título de "Héroe de la Unión Soviética". La amante de Sorge, Hanako Miyake, todavía estaba viva y el gobierno soviético le concedió una pensión. Esto se pagó hasta su muerte en julio de 2000. (54)

Nacido en 1895 de padre alemán y madre rusa en Bakú, una ciudad petrolera en el mar Caspio, Sorge tuvo una educación burguesa comparativamente asentada, particularmente después de que la familia se mudó a Berlín cuando él era un niño pequeño.

Lo que lo radicalizó fue la Primera Guerra Mundial. Se alistó como soldado cuando comenzaron las hostilidades y vio mucha acción, siendo herido tres veces. La matanza que presenció en los frentes occidental y oriental hizo que Sorge abrazara el comunismo. En la guerra casi civil que estalló en Alemania después del Armisticio, se unió a los revolucionarios espartaquistas que veían el futuro de Alemania como una república obrera utópica.

Las actividades de Sorge fueron lo suficientemente importantes como para llamar la atención de los servicios secretos del régimen soviético embrionario, el llamado Cuarto Departamento, un precursor de la NKVD y la KGB. Sorge se convirtió en agente del Komintern, el ala internacional del Partido Comunista, y fue enviado brevemente a Gran Bretaña y luego a Berlín, donde se hizo notar debidamente su diligencia y celo. En la década de 1920, el Cuarto Departamento desarrolló su sistema de "rezidents", centros de espionaje ilegales en ciudades clave, a diferencia de los "legales" que generalmente trabajaban bajo el disfraz de inmunidad diplomática. Sorge fue enviado a Shanghai en 1930 para unirse al aparato que se estaba estableciendo allí y así comenzó una asociación con Oriente que duraría el resto de su vida como espía.

Ninguno de mis simples amigos soldados conocía el verdadero propósito de la guerra, por no hablar de su profundo significado. La mayoría de los soldados eran hombres de mediana edad, trabajadores y artesanos de profesión. Casi todos pertenecían a sindicatos industriales y muchos eran socialdemócratas. Hubo un verdadero izquierdista, un viejo cantero de Hamburgo, que se negó a hablar con nadie sobre sus creencias políticas. Nos hicimos buenos amigos y me habló de su vida en Hamburgo y de la persecución y el desempleo por el que había pasado. Fue el primer pacifista con el que me crucé. Murió en acción a principios de 1915, justo antes de que yo fuera herido por primera vez.

El acusado, Richard Sorge, después de experimentar los horrores de la última guerra, se dio cuenta de que ciertas contradicciones evidentes son inherentes al sistema capitalista de la actualidad, se unió al movimiento obrero hacia el final de la guerra, estudió Comunista. literatura y gradualmente se convirtió en un creyente en el comunismo. Fue admitido como miembro del Partido Comunista Alemán en noviembre de 1919 en Hamburgo, y aquí y en otros lugares se dedicó a la propaganda clandestina, la agitación y el trabajo educativo. Cuando, en enero de 1925, asistió a un congreso convocado en Moscú por la Sede de la Comintern en calidad de delegado del Comité Central del Secretariado Central del Partido Comunista Alemán, recibió instrucciones para unirse al Departamento de Información de la Comintern y continuar su trabajo bajo su dirección. égida. En la primavera de 1930, habiendo recibido instrucciones para concentrarse en el espionaje, fue a China y llevó a cabo su misión en varias localidades. Al recibir más instrucciones para llevar a cabo actividades paralelas en Japón, solicitó en Berlín la afiliación al Partido Nacionalsocialista Alemán. A modo de camuflaje, asumió simultáneamente el cargo de corresponsal de la Frankfurter Zeitung.

Estoy casado, niña, por así decirlo, sólo un poco casado, ya sabes; pero él también es un hombre, y es 50-50 a lo largo de la línea, con él ayudándome y yo a él y trabajando juntos o quebrados, y así sucesivamente; es una amistad y camaradería grande, amplia y de todos lados. No sé cuánto durará; eso no depende de nosotros. No temo por mucho tiempo. Pero estos días serán los mejores de mi vida. Nunca había conocido días tan buenos, nunca había conocido una vida tan sana, mental, física y psíquicamente.

¿Sabes siquiera cómo los japoneses ejecutan a sus prisioneros? Lentamente, poco a poco, apriete el lazo de alambre para que pueda moverse correctamente. No cuelgan, los estrangulan. ¡Qué buena gente es ésa, nuestros japoneses! Tenía razón: un pueblo pequeño pero malo. ¡Salud!"

El hombre, aún bebiendo el whisky de la libertad, hizo esta declaración el 7 de octubre de 1944, tuvo ocasión de revisar su dura opinión por experiencia personal. A las 10.20, el fondo de la cárcel de la prisión "Sugamo" de Tokio se abrió debajo de él. A las 10.36 ya fue declarado muerto. Sus últimas palabras fueron dirigidas a los funcionarios de la prisión: "Gracias por toda su amabilidad". "Paso firme", señala el informe japonés, se había ido a la trampilla debajo de la soga. Este 7 de octubre fue el 27 aniversario de la Revolución Rusa.

Los funcionarios del gobierno japonés informaron más tarde que el delincuente había cerrado el puño en alemán en lo alto de la Unión Soviética. Posteriormente se retractaron: no estuvieron presentes en la ejecución ...

Después de las masacres de Minsk y Orel, los rusos estaban extremadamente preocupados de que los japoneses pudieran anular el pacto de no agresión que acababan de completar y llevar a las asaltadas tropas rojas al flanco siberiano. En agosto del 41, la preocupación informó que la flota de Japón tuvo petróleo durante dos años, el ejército durante medio año.

Luego, el 15 de octubre, dio la consigna decisiva: Japón había decidido atacar al sur contra los anglosajones, con una incursión del ejército de Kwantung en Siberia ya no es de esperar. Tres días después, Sorge y sus colaboradores más cercanos fueron arrestados. De las 35 personas arrestadas por motivos de preocupación, 18 fueron declaradas inocentes posteriormente.

At one stroke, the Japanese solved the mystery of unexplained radio messages that they had been after for six years. They had never been able to detect the transmitter by radio bearings, since Sorges radio operator Max Klausen changed the location each time and since he preferred to send in a fishing boat from the sea. In 1939, according to Klaus's diary, these were 23,139 phrases, and in 1940 29,179 phrases.

The group received money from the Soviets through Klaus's business account. When the transfers became too risky, Klausen asked the Soviet Consul for a liaison office in Tokyo. In many cases, the money was then paid out progressively against microfilm rolls, which were transported in the voluminous bosom of Mrs. Klausen. Once a year, concern raised revenue and expenses and microfilmed to Moscow. Neither sparks nor microfilms nor money transfers led to the discovery of the group concern. Rather, she came to the police on the display of a man under the knife, who until recently was one of the six leading Communists of Japan.

The former private secretary of the willing-to-compromise Prime Minister Prince Konoye, who stepped down two days before Sorges was arrested and gave way to the War Cabinet Tojo, was arrested with concern (and the only one later hanged). The German Ambassador to Tokyo, Eugen Ott, was quite suspicious of MacArthur's file, claiming that Sorge had lived with him "on familiar terms." Concern was for a while a permanent guest of the ambassador, had access to the cipher room and worked completely unattended in the rooms of the embassy to put together the "German Service", an unofficial news bulletin...

"Briefly," summed up the MacArthur report, "Sorge was able to inform the Soviet Union comprehensively about the military, political, and industrial intentions of the Japanese from 1933 to 1941. The Red Army has always known the status of their respective Japanese plans and plans could make their own plans and decisions afterwards.

"It is surprising that the Japanese, despite their ingrained suspicions of foreigners, despite their vigilance against the slightest signs of espionage and Communist sympathies, despite their accuracy, with which they forced couriers to pass their country through well-guarded ports, not the slightest Distrust of concern and the people of his group. "
"I would like to say," concern says in his confession, "that my news work in China and Japan was completely new and first-time, especially in Japan, where I am the first and only one who has ever been able to do such a thing to fulfill this task for so long and successfully."

Sorge did not work under pressure like Colonel Redl, and certainly not for money. Nor is he the prototype of the Communist agent whom the MacArthur report sees in him. The pleasure of sailing under your own flag has never been taken care of. But he believed in the global future of the Soviet state and maintained the pacifist and man-sentimental resentments of the doctrinaire Marxist throughout his life. He devoted himself to the Russian military intelligence service for the very big game, because only here he sensed the freedom of the adventure he needed to live...

In 1898, Father Sorge returned to Germany, but remained a buyer of Russian society until 1906. He lived in Hildesheim for a long time, hoping that he would be able to get into the oil wells in the Lüneburg Heath, and in Koblenz, from 1911 to 1912 in Munich. The warm-hearted mother sincerely regretted her boarding-school sprouts. In 1912, the Sorge family moved to Berlin-Lankwitz. Richard himself became a Berliner ten years earlier. In the self-signed CV of his doctoral files it says:

"When I was 6 years old, I went to the upper secondary school in Berlin-Lichterfelde, after my parents had moved from Russia during my third year of life.I attended the Lichterfelder Oberrealschule without interruption until the outbreak of the war, during which I immediately called for military service and campaigned as a volunteer to Belgium in October 1914. A wound suffered in 1915 enabled me to catch up with my high school graduation exam and enroll at the University of Berlin.

After further wounds that allowed me to visit the university, I left Berlin in the spring of 1918 and moved to the University of Kiel, where I enrolled in the faculty of political science." After having written my dissertation in Kiel, I went to the University of Kiel Spring 1919 to Hamburg, to arrive at the establishment of the local university at this conclusion of my studies."

Julian Gumperz read in Berlin the still unpublished script of the American student Agnes Smedley, who studied in Berlin in 1927/28. He translated it for the "Frankfurter Zeitung", where it came out under the title "A Woman Alone". It was her own biography. Her mother was a farmer's daughter, but she had to go as a laundress, while the drunken father beat the family Agnes stole for her younger siblings. She became a student student and joined the ranks of the Indian Revolutionary Movement during the First World War, where she learned to hate colonial methods (and the English). She herself has Indian and Jewish blood as well as Quaker ancestors. In her fight against oppression, she became obsessed by the idea that love was the woman's enemy.

Sorge said in Frankfurt about her: "This is a very splendid woman who stirs up the sons and daughters of the Frankfurt capitalists who are diligently dissuaded by communism." Yes, she is capable of frightening the social conscience of an already philanthropic manufacturer: logical-mathematical, systematic it is a zero, but one that increases a given digit to ten times its value. "

The Smedley came in 1928 to the conclusion of "One Woman Alone" to Frankfurt. The "Frankfurter Zeitung" engaged her as Far East correspondent. The sinologist Richard Wilhelm, who had previously represented the "Frankfurter Zeitung", wanted to go home to Frankfurt. He became head of the German-Chinese Society, on whose behalf concern should go to China, and if it is true that the Smedley was an agent, then he has indirectly helped two Soviet spies to China.

Sorge, whom we had originally known as a calm, scholarly man, had changed visibly in the few years he had been working for the Soviet Union. He had changed completely.

In September 1933 Sorge arrived in Japan from America in this capacity. From that time until his arrest he concealed his illegal activities by posing as a Yugoslav national, Vukelic, of Japanese citizens and of other foreigners; amassed information (again in collaboration with the Comintern) on military, political, economic and various other matters relative to Japan, and sent it to the Comintern by means of a radio transmitter and in various other ways.

Your secondary mission, which is next in importance to your primary mission, is to satisfy the following requirements: We need documents, material, and information concerning the reorganization of the Japanese army. What are the units which make up the new organization? What are the original units which have been inactivated and reorganized? What are the names of the new units ? Who are their commanders ? We are anxious to have detailed information concerning changes in Japanese foreign policy. Reports following events are not enough. We must have advance information.

In the zone of operations, divided by the Pripet marshes into a southern and a northern sector, the main effort will be made north of this area. Two army groups will be provided here.

The more southerly of these two army groups - the Centre one of the front as a whole - will be given the task of annihilating the enemy's forces in White Russia by advancing from the area around and north of Warsaw with specially strong armoured and motorized forces. This will make it possible to switch strong mobile formations northward to co-operate with Army Group North in annihilating the enemy's forces fighting in the Baltic States - Army Group North operating from East Prussia in the general direction of Leningrad. Only after having accomplished this most important task, which must be followed by the occupation of Leningrad and Kronstadt, is there to be a continuation of the offensive operations which aim at the capture of Moscow - as a focal centre of communications and armament industry.

Only a surprisingly quick collapse of Russian resistance could justify aiming at both objectives simultaneously.

The Army Group employed south of the Pripet marshes is to make its main effort from the Lublin area in the general direction of Kiev, in order to penetrate deeply into the flank and rear of the Russian forces and then to roll them up along the Dnieper River.

I myself was surprised that I was able to do secret work in Japan for years without being caught by the authorities. I believe that my group and I escaped because we had legitimate occupations which gave us good social standing and inspired confidence in us. I believe that all members of foreign spy rings should have occupations such as newspaper correspondents, missionaries, business representatives, etc. The police did not pay much attention to us beyond sending plain-clothes men to our houses to question the servants. I was never shadowed. I never feared that our secret work would be exposed by the foreign members in the group, but I worried a good deal over the possibility that we should be discovered through our Japanese agents, and just as I expected this was what happened.

On December 18, 1940, Hitler signed Directive Number 21, better known as Operation Barbarossa. The first sentence of the plan was explicit: "The German armed forces must be ready before the end of the war against Great Britain to defeat the Soviet Union by means of Blitzkrieg."

Richard Sorge warned the Centre immediately; he forwarded them a copy of the directive. Week after week, the heads of Red Army Intelligence received updates on the Wehrmacht's preparations. At the beginning of 1941, Schulze-Boysen sent the Centre precise information on the operation being planned; massive bombardments of Leningrad, Kiev, and Vyborg; the number of divisions involved.

In February, I sent a detailed dispatch giving the exact number of divisions withdrawn from France and Belgium, and sent to the east. In May, through the Soviet military attaché in Vichy, General Susloparov, I sent the proposed plan of attack, and indicated the original date, May 15, then the revised date, and the final date. On May 12, Sorge warned Moscow that 150 German divisions were massed along the frontier.

The Soviet intelligence services were not the only ones in possession of this information. On March 11, 1941, Roosevelt gave the Russian ambassador the plans gathered by American agents for Operation Barbarossa. On the 10th June the English released similar information. Soviet agents working in the frontier zone in Poland and Rumania gave detailed reports on the concentration of troops.

He who closes his eyes sees nothing, even in the full light of day. This was the case with Stalin and his entourage. The generalissimo preferred to trust his political instinct rather than the secret reports piled up on his desk. Convinced that he had signed an eternal pact of friendship with Germany, he sucked on the pipe of peace. He had buried his tomahawk and he was not ready to dig it up.

Richard Sorge belongs to the closest circles of Ambassador Ott's friends. It is well known in leading Japanese circles that Sorge had already formed close connections with the Ambassador when the latter was military attaché. Sorge is regarded as one of the best experts on Japan, though his critical attitude towards his host country has often raised considerable displeasure in official Japanese quarters. As stated in the attached telegram, the arrest could be explained by the influence of anglophile groups who are angered at the fall of the Konoye Cabinet, and attribute it, among other things, to German influence. An approach to Prime Minister Tojo, who as Minister of the Interior controls the police, should clear up the affair as soon as possible.

The general atmosphere surrounding our work is one indication that our organization was essentially Communist in character. We held political meetings in a comradely spirit. These meetings were quite untouched by any suggestion of formal discipline. Sorge made it a rule not to become involved in theoretical controversies on political issues. I assume this was in order to avoid the emergence of Trotskyite heresies. Sorge never gave us orders. He only explained what our urgent duty might be; what each of us must do. He would hint to one or two of us what might be the best means of achieving the tasks before us. Or, sometimes, he would say: 'How about taking such and such a course?' Klausen and I, as a matter of fact, were awkward customers, and we behaved in undisciplined ways. Nevertheless, Sorge through all these nine years, except once or twice when he was offended, never adopted an official manner. And even when he was offended, he only appealed to our political conscience and, above all, to the ties of friendship. He never appealed to other motives. He never threatened us; and he never did anything that might be construed as threatening, or as arising from the requirements of official discipline.

This is the most eloquent proof that our group did not possess a military character. The whole atmosphere much resembled that of the Marxist Club to which I had belonged in Yugoslavia. This was thanks in part, of course, to Sorge's personal character. The atmosphere was comradely, quite devoid of military discipline, and of both the good and the bad sides of a military organization.

Sorge's special relationship to Ambassador Ott, Ozaki's ties with Prime Minister Konoye and others, the social positions of the defendants, and similar considerations made it reasonable to suspect them of having engaged in political activities; and during the course of our investigation we found ample justification for such a suspicion, both Sorge and Ozaki confessing that following the outbreak of the Russo-German war, when a northward thrust had seemed imminent, they had started a political movement aimed at diverting Japan's energies southward against England and the United States.

The charge against the Communist group, in which the Germans Sorge and Klausen are implicated, will be read the day after tomorrow.... As well as Prince Konoye's intimate associate Ozaki and other Japanese, Saionji the grandson of the last Genro Prince and Inukai, the son of the Minister President murdered in 1932, will also be charged. Indictment charges the accused with having carried on espionage for the Communist International. Saionji and Inukai are charged with passing on state secrets to Ozaki, although not aware of his role.

Charge includes a short personal description of Sorge and his statements about known Communist connections in Europe. Sorge, who came to China in 1930 and afterwards to Japan, is said to be the Comintern's contact man for the Japanese group and to have handed over its instructions.

The chief assistant to the Ministry of Justice had informed Minister Kordt that all mention of Sorge's belonging to the Nazi party would be avoided in the wording of the indictment. Japanese justice regards him purely as an international Communist. The head of the European division of the Foreign Ministry added that announcement had become necessary because the Cabinet was interested in people involved. Further releases not intended. The Press will only carry the Ministry of Justice release. He hopes German government will understand the circumstances of the release. In Japanese view the incident will not disturb German-Japanese relations.

"Do you know anything about Richard Sorge? I asked him.

"Naturally. When the Sorge affair broke out I was Vice-Minister of Defence."

"In that case, why was Sorge sentenced to death at the end of 1941, and not executed until November 7, 1944? Why didn't you propose that he be exchanged? Japan and the USSR were not at war" (The USSR officially declared war on Japan on August 8, 1945)

He cut me off energetically. "Three times we proposed to the Soviet Embassy in Tokyo that Sorge be exchanged for a Japanese prisoner. Three times we got the same answer: "The man called Richard Sorge is unknown to us."

Unknown, Richard Sorge? Unknown, the man who had warned Russia of the German attack, and who had announced in the middle of the battle of Moscow than Japan would not attack the Soviet Union, thus enabling the Soviet chiefs of staff to bring fresh divisions from Siberia? They preferred to let Richard Sorge be executed rather than have another troublesome witness on their hands after the war.

Richard Sorge is a man whose name will become the symbol of devotion to the great cause of the fight for peace, the symbol of courage and heroism... The struggle against fascism, against a second world war became the purpose of Sorge's life....

In the spring of 1939 he informed Moscow that the Hitlerites would invade Poland on September 1... He said 150 divisions were being concentrated at the borders of the U.S.S.R., supplied a general scheme of the military operations and in some reports, at first by one day off but later exactly, named the date of the attack, June 22...

Analogous information reached Moscow through other channels. How many thousands and millions of lives would have been saved had the information from Richard Sorge and others not been sealed up in a safe! Alas, we paid in full for this mistrust and disregard of people which was an inseparable part of the personality cult.

The Soviet Union acknowledged today that Richard Sorge, press officer at the German Embassy in Tokyo during World War II, headed a successful Soviet spy ring.

Un artículo en Pravda, the Communist party newspaper, credited Sorge with having supplied information that enabled the Soviet Army to block the German forces driving on Moscow in the fall of 1941.

Sorge was arrested by the Japanese secret police and executed in 1944 after a trial behind closed doors.

The activities of the Sorge spy ring were first made public in a United States Army report prepared by Maj. Gen. Charles A. Willoughby, who was a member of the staff of General of the Army Douglas MacArthur in Japan after the war.

The Pravda article said that “many circumstances” had prevented the Soviet authorities from acknowledging earlier the links between Sorge and the Soviet intelligence system.

"Now the time has come to tell about the man whose name will be for future generations a symbol of devotion to the great cause of the fight for peace, a symbol of courage and heroism," the newspaper said....

Reiterating a charge often made against Stalin, the newspaper said that although this and similar warnings had reached Soviet authorities, they were ignored by the dictator.

De acuerdo a Pravda, Sorge informed Soviet intelligence two months before the Dec. 7, 1941 attack on Pearl Harbor that the Japanese were getting ready for a war in the Pacific and would not attack the Soviet Far East, as the Russians feared.

This vital information, Pravda said, enabled the Soviet Army to shift urgently needed reinforcements from the Far East to help stop the Germans' advance at the gates of Moscow.

The account was written by Viktor Mayevsky, Pravda's leading political commentator, who visited Sorge's grave in Tokyo during a recent trip to Japan.

Mr. Mayevsky disclosed that a film about the spy, made by Ives Chiampi, a French director, in cooperation with Italian and Japanese studios would soon be shown in the Soviet Union.

The family moved to Germany when Richard was 3 years old. He became a leftist while serving in the German Army in World War I and joined the German Communist party in 1919.

In the nineteen twenties he emigrated to the Soviet Union, where he joined the intelligence service in 1929. After underground work in Shanghai, he showed up in Tokyo in 1933 as a German newspaper correspondent.

There Sorge won the confidence of the German military attaché, Eugen Ott, who upon assuming the ambassadorship in 1938 made Sorge press attaché and informal adviser. The head of the Gestapo's intelligence network in the Far East also maintained a close relationship with Sorge, who was regarded as a devoted Nazi.

(1) Richard Deacon, Spyclopaedia (1987) page 241

(2) Robert Whymant, Stalin's Spy: Richard Sorge and the Tokyo Espionage Ring (2012) pages 11-12

(3) James Gannon, Stealing Secrets, Telling Lies: How Spies and Codebreakers Helped Shape the Twentieth Century (2001) page 3

(4) William Boyd, Nuevo estadista (6th March, 2019)

(5) Yuri Mikhailovich Steklov, History Of The First International (1928) page 45

(6) Stuart D. Goldman, The Spy who Saved the Soviets (30th July, 2010)

(7) Hede Massing, citado en Der Spiegel (13th June 1951)

(8) Richard Deacon, A History of the Russian Secret Service (1972) pages 326-327

(9) Ruth Fischer, quoted in Der Spiegel (13th June 1951)

(10) Richard Deacon, Spyclopaedia (1987) page 241

(11) Der Spiegel (13th June 1951)

(12) Richard Deacon, A History of the Russian Secret Service (1972) page 334

(13) Hede Massing, This Deception: KGB Target: America (1951) page 60

(14) William Boyd, Nuevo estadista (6th March, 2019)

(15) Richard Deacon, A History of the Russian Secret Service (1972) pages 337

(16) Richard Sorge, confession after being interrogated by the Japanese police (October 1941)

(17) Richard Deacon, A History of the Russian Secret Service (1972) pages 329

(18) Christopher Andrew & Oleg Gordievsky, KGB: The Inside Story of Its Foreign Operations from Lenin to Gorbachev (1990) page 56

(19) Stuart D. Goldman, The Spy who Saved the Soviets (30th July, 2010)

(20) Leopold Trepper, The Great Game (1977) pages 73-75

(21) Richard Deacon, A History of the Russian Secret Service (1972) pages 334-338

(22) Oliver Bullough, El guardián (18th March, 2019)

(23) Gary Kern, A Death in Washington: Walter G. Krivitsky and the Stalin Terror (2004) pages 402-404

(24) Peter Wright, Spycatcher (1987) page 226-227

(25) Richard Deacon, Spyclopaedia (1987) page 241

(26) Leopold Trepper, The Great Game (1977) page 103

(27) Oliver Bullough, El guardián (18th March, 2019)

(28) Hede Massing quoted in Der Spiegel (27th June 1951)

(29) Christopher Andrew & Oleg Gordievsky, KGB: The Inside Story of Its Foreign Operations from Lenin to Gorbachev (1990) page 239

(30) Charles Andrew Willoughby, Shanghai Conspiracy: The Sorge Spy Ring (1952) page 53

(31) Christopher Andrew & Oleg Gordievsky, KGB: The Inside Story of Its Foreign Operations from Lenin to Gorbachev (1990) page 48

(32) New York Times (5th September, 1964)

(33) Robert Whymant, Stalin's Spy: Richard Sorge and the Tokyo Espionage Ring (2012) page 76

(34) Richard Deacon, A History of the Russian Secret Service (1972) page 333

(35) Susan Ottaway, Hitler's Traitors: German Resistance to the Nazis (2003) pages 68-72

(36) Viktor Mayevsky, Pravda (4th September, 1964)

(37) Adolf Hitler, Directive Number 21 (8th December, 1940)

(38) Leopold Trepper, The Great Game (1977) page 126

(39) Christopher Andrew & Oleg Gordievsky, KGB: The Inside Story of Its Foreign Operations from Lenin to Gorbachev (1990) page 212

(40) Christopher Andrew, The Mitrokhin Archive (1999) page 122

(41) Adam B. Ulam, Stalin: The Man and his Era (2007) page 537

(42) Robert Service, Stalin: una biografía (2004) page 410

(43) Vyacheslav Molotov, radio broadcast (22nd July, 1941)

(44) Richard Deacon, A History of the Russian Secret Service (1972) page 333

(45) New York Times (5th September, 1964)

(46) Harvey Klehr and John Earl Haynes, Venona: Decoding Soviet Espionage in America (2000) page 74

(47) Richard Deacon, A History of the Russian Secret Service (1972) page 341

(48) Robert Whymant, Stalin's Spy: Richard Sorge and the Tokyo Espionage Ring (2012) pages 283-284

(49) Leopold Trepper, The Great Game (1977) page 375

(50) Stuart D. Goldman, The Spy who Saved the Soviets (30th July, 2010)

(51) William Boyd, Nuevo estadista (6th March, 2019)

(52) Stuart D. Goldman, The Spy who Saved the Soviets (30th July, 2010)

(53) Viktor Mayevsky, Pravda (4th September, 1964)

(54) Henry Sakaida, Heroines of the Soviet Union 1941-45 (2004) page 32


Ver el vídeo: RICHARD SORGE. MASTER SPY. Episode 1. Russian TV Series. StarMedia. Wartime Drama. English Subtitles


Comentarios:

  1. Vidor

    Pido disculpas por interrumpirte, pero ¿podrías describir con un poco más de detalle?

  2. Quincey

    Estas equivocado. Estoy seguro. Discutamos. Escríbeme en PM, nos comunicaremos.

  3. Rodas

    Si lo dices - error.



Escribe un mensaje