Hugh Walpole

Hugh Walpole


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Hugh Seymour Walpole, hijo del Reverendo G. H. S. Walpole, nació en Auckland, Nueva Zelanda en 1884. Después de ser educado en Inglaterra en King's School, Canterbury y Emmanuel College, Cambridge, Walpole se convirtió en maestro de escuela en una escuela de niños. Su novela, Mr Perrin y Mr Traill (1911) se basó en sus experiencias como maestro de escuela.

Walpole dejó la docencia y se convirtió en periodista y estaba trabajando en Rusia con su gran amigo, Arthur Ransome, cuando se declaró la Primera Guerra Mundial. Se unió a la Cruz Roja Rusa y fue condecorado con la Orden de San Jorge. Su tiempo al frente le proporcionó el material para dos de sus exitosas novelas, El bosque oscuro (1916) y La ciudad secreta (1919).

En la década de 1920, Walpole era un novelista de éxito. Sus libros más populares incluyen La Catedral (1922), Jeremy y Hamlet (1923), Rogue Herries (1930), Judith París (1931), La fortaleza (1932) y Vanessa (1933).

Además de escribir Salón de Farthing (1929) con J. B. Priestley, Walpole escribió tres obras autobiográficas, La caja de cristal (1924), Los manzanos (1932) y Fuente romana (1940). Hugh Seymour Walpole murió en 1941.


La vida temprana como el primogénito Hugh Walpole nació el 13 de marzo de 1884, el primero de los tres hijos de George Henry Somerset y Mildred Barham Walpole en Nueva Zelanda, donde su padre era vicario de la Iglesia de Santa María en Parnell, un suburbio de Auckland. Su familia pronto se mudó a Nueva York, donde su padre enseñó en el Seminario Teológico General, y en 1893, Walpole fue enviado a Inglaterra para comenzar una educación en una escuela pública inglesa primero, en Truro, luego en Marlow y en King's School, Canterbury. En 1898, su familia se mudó a Durham desde los Estados Unidos, y Walpole se convirtió en estudiante diurno en la Escuela de Durham, un lugar que no le gustaba mucho.

Un narrador nato Walpole intentó escribir romances históricos en su adolescencia y parece haber sido un narrador nato, aunque más tarde en su vida se sintió ofendido por esta designación y pensó que era más fuerte como creador de personajes intrigantes que como hilandero de cuentos. En octubre de 1903, fue a Emmanuel College, Cambridge, como subsizar (recibiendo un estipendio anual porque sus padres no podían pagar la tarifa completa) en septiembre de 1906, después de graduarse, fue a regañadientes a Liverpool como misionero laico en el personal de la Misión Mersey a los marineros. Pronto se hizo evidente que no estaba hecho para ser un misionero laico y ciertamente no un clérigo como lo era su padre. Parece haber tenido pocas dudas de que quería una carrera en letras, y comenzó a mantenerse a sí mismo enseñando en Alemania e Inglaterra hasta la publicación de su primera novela. El caballo de madera en 1909. Cuando se publicó la novela, Walpole estaba en el umbral del mundo literario de Londres, revisando libros para la Estándar de Londres, ver a Henry James y comunicarse con otras figuras literarias. Llegó a conocer a muchos de los miembros más destacados de ese mundo: James, Joseph Conrad, John Galsworthy, Arnold Bennett, Virginia Woolf, John Buchan, Maurice Hewlett, JB Priestley, Dorothy Richardson (quien lo llamó "eminentemente humanista, coleccionista de personas ”), y muchos otros.

Experiencias en la Rusia revolucionaria Justo después del comienzo de la Primera Guerra Mundial, Walpole fue a Rusia para escribir artículos de periódico para el London Daily Mail. Pronto fue puesto a cargo de la oficina de propaganda británica en Petrogrado, entonces capital de Rusia, pero la empresa degeneró en una operación bastante ridícula en la que se perdió todo el secreto y la oficina de propaganda se volvió casi inútil. Fue testigo de la primera revolución de 1917 en Petrogrado y abandonó Rusia justo cuando los bolcheviques tomaban el poder en noviembre de 1917. Esta serie de eventos marcaron la transferencia del poder gobernante de la autocracia zarista a la Unión Soviética y el fin del Imperio Ruso. El material de dos novelas surgió de las experiencias rusas de Walpole:El bosque oscuro (1916) y La ciudad secreta (1919), este último ganador del primer premio James Tait Black Memorial a la mejor obra de ficción en 1919.

Regreso a Londres De vuelta en Londres, Walpole trabajó durante un corto tiempo en el Ministerio de Relaciones Exteriores del Departamento de Información con el novelista John Buchan y fue galardonado con el CBE (Comandante de la Orden del Imperio Británico) después de la guerra. El Espejo Verde fue publicado en Inglaterra en 1918, nuevamente con buenas críticas en general y solo una o dos voces disidentes. En 1919 Jeremy, se publicó el primero de una serie de libros, y Walpole partió en la primera de varias giras de conferencias por América. En estas giras, a lo largo de los años, conoció a muchos escritores estadounidenses. En 1921, Una antología de Hugh Walpole fue publicado con una breve nota preliminar por Joseph Conrad, uno de los amigos cercanos de Walpole.

La novela de venganza En 1922, año de la publicación de T. S. Eliot's La tierra de residuos y de James Joyce Ulises, Walpole produjo La Catedral. El biógrafo de Walpole, Sir Rupert Hart-Davis, sugiere que en esta novela Walpole contraataca a la camarilla de la catedral y el esnobismo del que él y su familia fueron víctimas en sus años en Durham. La ciudad ficticia de Polchester en esta novela también iba a ser el escenario de Jeremy, Harmer John (1926) y El inquisidor (1935).

La novela de la crítica En 1924, Walpole compró Brackenburn, una casa en Cumberland. También mantuvo un piso en Londres y dividió su tiempo entre los dos lugares por el resto de su vida. A lo largo de su carrera, Walpole sintió un respeto y una desconfianza simultáneos hacia los modernistas. En 1928 produjo Luna de invierno, en el que expone sus ideas sobre el nuevo temperamento "moderno" frente al tradicional inglés y, por extensión, sus ideas sobre los escritores modernistas frente a los escritores tradicionalistas. La frialdad, el desapego y el desprecio por los valores tradicionales —personales, sociales, literarios— que Walpole creía que caracterizaban a los modernos se manifiestan en Luna de inviernolos personajes de Rosalind y Ravage. Sus contrastes, o contrarios, son Janet Grandison y los miembros de la aristocrática familia de su marido.

Las novelas populares de Herries Las novelas de Herries, comenzando con Rogue Herries en 1930 y continuando con Judith París (1931), La fortaleza (1932) y Vanessa (1933), reflejan algo del interés de Walpole en Sir Walter Scott y su propio Cumberland adoptado. Rogue Herries se trata de un paria de la sociedad. La novela se desarrolla en torno a Cumberland y su acción bordea los acontecimientos de la rebelión de 1745. En 1934, Walpole fue a Hollywood, donde escribió el escenario para la versión cinematográfica de David Copperfield (1935). Se hizo amigo del director George Cukor y del productor David Selznick y tuvo un pequeño papel en la película. También trabajó en otros guiones, incluido uno para Pequeño Lord Fauntleroy (1936).

Hugh Walpole nunca se casó. Fue nombrado caballero en 1937, murió en Brackenburn, su casa de Cumberland, el 1 de junio de 1941 y fue enterrado en el cementerio de St. John, Keswick, Cumberland.


Hugh Walpole

Walpole era hijo de un clérigo anglicano, destinado a una carrera en la iglesia, pero atraído por la escritura. Entre quienes lo alentaron estaban los autores Henry James y Arnold Bennett. Su habilidad en la puesta en escena, tramas vívidas y alto perfil como conferenciante le trajeron un gran número de lectores en el Reino Unido y América del Norte. Fue un autor de best-sellers en las décadas de 1920 y 1930, pero ha sido descuidado en gran medida desde su muerte.

Después de su primera novela, El caballo de madera, en 1909, Walpole escribió prolíficamente, produciendo al menos un libro cada año. Era un narrador espontáneo, escribía rápidamente para plasmar todas sus ideas en papel, rara vez las revisaba. Su primera novela en lograr un verdadero éxito fue su tercera, Mr Perrin y Mr Traill, una historia tragicómica de un choque fatal entre dos maestros de escuela. Durante la Primera Guerra Mundial sirvió en la Cruz Roja en el frente ruso-austríaco y trabajó en la propaganda británica en Petrogrado y Londres. En las décadas de 1920 y 1930, Walpole fue muy solicitado no solo como novelista sino también como conferenciante de literatura, y realizó cuatro giras excepcionalmente bien pagadas por América del Norte.

Como hombre gay en una época en que las prácticas homosexuales eran ilegales en Gran Bretaña, Walpole mantuvo una sucesión de relaciones intensas pero discretas con otros hombres, y durante gran parte de su vida estuvo en busca de lo que consideraba "el amigo perfecto". Finalmente encontró uno, un policía casado, con quien se instaló en el distrito inglés de los lagos. Habiendo buscado ansiosamente en su juventud el apoyo de autores establecidos, en sus últimos años fue un generoso patrocinador de muchos escritores más jóvenes. Fue un mecenas de las artes visuales y legó un legado sustancial de pinturas a la Tate Gallery y otras instituciones británicas.

La producción de Walpole fue amplia y variada. Entre 1909 y 1941 escribió treinta y seis novelas, cinco volúmenes de cuentos, dos obras originales y tres volúmenes de memorias. Su gama incluyó inquietantes estudios de lo macabro, cuentos infantiles y ficción histórica, sobre todo su serie "Herries Chronicle", ambientada en el Distrito de los Lagos. Trabajó en Hollywood escribiendo escenarios para dos películas de Metro-Goldwyn-Mayer en la década de 1930, e hizo un cameo en la versión de 1935 de David Copperfield.


Extraño # 24: & # 8220The Tarn '& # 8221 por Hugh Walpole (1936)

La fama y la fortuna literarias son inconstantes. Hugh Walpole fue un escritor popular en los años 20 y 30 que hoy en día casi no se lee. Sin embargo, su habilidad para establecer una escena fue excelente. Era bien conocido por sus novelas históricas, pero también por su ficción sobrenatural. Los VanderMeers llaman & # 8220The Tarn & # 8221 & # 8220 un cuento extraño perceptivo, inteligente y demasiado cierto & # 8230 nuestro favorito personal & # 8221 (241) y se puede ver por qué: es una historia literaria muy fácil de identificar. celos y dulce venganza.

Fenwick, el protagonista, es el autor de una novela sombría, El Aloe Amargo, mientras que su rival, Foster, escribió El circo, una basura sentimentalista que también es un bestseller. La pareja es una pareja clásica de Ernie y Bert, con la adición de que Fenwick fantasea constantemente con asesinar brutalmente a Foster despreocupado.

Fenwick culpa del fracaso de su propio libro al éxito de Foster. En el espíritu de la reconciliación, Foster se invita a sí mismo a la casa de Fenwick & # 8217s Lake District, donde procede a callarse con un falso sentido de modestia, diciendo que ha algunos talento & # 8220pero no tanto como dice la gente, & # 8221 antes de alardear de que su éxito le ha permitido pasar su tiempo entre el campo, Londres y & # 8220Italia o Grecia o en algún lugar & # 8221 (243). Él & # 8217s también ganó un premio literario: & # 8220 Por supuesto, cien libras no es & # 8217t mucho. Pero es & # 8217s el honor & # 8221, dice (244).

Fenwick lo soporta en silencio, dando toda apariencia de amistad y receptividad, pero secretamente quiere & # 8220 empujar los ojos de Foster & # 8217, profundamente, profundamente en su cabeza, mordiéndolos, aplastándolos a púrpura, dejando el vacío, mirando, enchufes ensangrentados & # 8221 (243).

Fenwick invita a Foster a dar un paseo por su lago, que es un lago pequeño pero profundo al pie de una colina. Allí Fenwick se venga & # 8211Edgar Allan Poe estilo. Fenwick y Foster podrían fácilmente estar reemplazando a Montresor y Fortunato de & # 8220 El barril de amontillado & # 8221. Al igual que Montresor, Fenwick busca reparar el insulto después de sufrir una lesión, mientras que nunca insinúa que le tiene mala voluntad a su víctima. (El tarn en sí también me recordó al de & # 8220 La caída de la casa Usher & # 8221).

Walpole sugiere la naturaleza inquietante del tarn a través de descripciones y el uso del diálogo para establecer el ambiente. Por ejemplo, mientras explica a Foster qué es un tarn, Fenwick dice que & # 8220algunos de ellos son inmensamente profundos & # 8211insondables & # 8211nadie tocó el fondo & # 8211pero silenciosos, como el vidrio, con sombras solamente & # 8211 & # 8221 (244).

Más tarde, dice: & # 8220 ¿Sabes por qué me encanta este lugar, Foster? Parece pertenecerme especialmente a mí, tanto como todo su trabajo y su gloria, fama y éxito parecen pertenecerle a usted. Yo tengo esto y tú tienes aquello. Quizás al final estemos incluso después de todo & # 8221 (245). Esta línea comunica la profundidad de su soledad y su amargo deseo de venganza. Luego lleva a Foster hacia un embarcadero y lo ahoga en las sombras del lago profundo.

De camino a casa, Fenwick se imagina que un hombre lo está siguiendo. Incluso cree que & # 8220 era el charrán el que lo seguía, el charrán deslizándose, deslizándose por el camino, estando con él para que no se sintiera solo & # 8221 (246). Después de todo, Fenwick es un hombre muy solitario y aprecia la compañía del tarn cada vez que pasa tiempo solo junto al lago.

Pero Fenwick no encuentra la paz esa noche. En medio de la noche, el tarn aparece como una aparición en su propio dormitorio, llenando su habitación de agua, hasta que lo agarra por el tobillo y lo ahoga. Por la mañana, todo lo que se descubre es su cuerpo y & # 8220 una jarra de agua volcada & # 8221 (247).

Como cuento extraño, & # 8220El Tarn & # 8221 está bien logrado & # 8211, hace lo que hace de una manera clásica, y lo hace muy bien. El fantasma es como el genius loci de Clarke Ashton Smith, un espíritu del tarn que le da a Fenwick sus justos postres. Pero la forma en que el tarn se mueve, deslizándose y deslizándose, hacia el dormitorio del segundo piso de Fenwick, parece bastante innovadora. La aparición simboliza los peores temores de Fenwick y su pesar no reconocido por haber asesinado a su único amigo.

Walpole era claramente un escritor familiarizado con la fama literaria, que se movía en los mismos círculos que Henry James y Joseph Conrad. Es posible que haya estado familiarizado con las quejas de Fenwick y probablemente experimentó celos tanto como la fama y el éxito que disfruta Foster. Los escritores más serios y publicados probablemente sientan cierto grado de celos profesionales en un momento dado de sus carreras. Nunca es saludable actuar sobre tales celos, ciertamente no en la medida en que lo hace Fenwick, pero al mismo tiempo, el sentimiento es muy real, y Walpole captura ese sentimiento de manera brillante.

Un tarn.
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Loughrigg_Tarn_-_Oct_2009.jpg

La semana que viene, examinaré a Bruno Schulz & # 8217s & # 8220Sanatorium Under the Sign of the Hourglass & # 8221 (1936), traducido por Celina Wieniewska.


En Walpole, se reabre una división de décadas sobre el nombre del equipo & # x27Rebels & # x27

Una mascota de la escuela está destinada a unificar, algo para que todos se unan, pero la controversia sobre el nombre de un equipo o el personaje de una mascota no es inusual. Y en Walpole, Massachusetts, algunos residentes pensaron que habían dejado atrás las divisiones sobre el nombre de su equipo.

Pero ahora, mientras las protestas por la justicia racial se han extendido por todo el país, la batalla por el nombre "Rebels" de la escuela secundaria Walpole ha estallado nuevamente, abriendo lo que un residente de Walpole llama "una herida enconada en esta ciudad durante décadas".

Los oponentes dicen que ahora es el momento de romper con el nombre de Rebel, mientras que otros continúan defendiéndolo. Los funcionarios de la ciudad de Walpole acordaron realizar un foro público antes de someter el asunto a votación la próxima semana.

Los equipos atléticos de Walpole se convirtieron en "The Rebels" en 1968, y durante muchos años, los fanáticos en las gradas de Walpole cantaron "Dixie" y ondearon banderas confederadas. Hace más de 25 años, la escuela dejó caer la bandera como símbolo oficial, pero mantuvo el nombre de “Rebeldes”.

Era el nombre de quienes lucharon por mantener la esclavitud en los Estados Unidos, y está atado a la bandera confederada ondeada en la batalla contra la Unión. Y hoy, esa bandera también se usa como símbolo nacionalista blanco.

Darley Desamot se graduó de Walpole High en 2010 y fue un receptor abierto en el equipo de fútbol de la escuela. Desamot, que es afroamericano, todavía atesora sus camisetas de fútbol, ​​pero cree que el nombre "Rebelde" debe desaparecer.

“Se cierra el círculo, especialmente con Walpole, para deshacerse realmente de esa imagen de la bandera confederada, ese punto de vista, tienes que deshacerte de ese nombre 'Rebelde', porque era sinónimo de la bandera confederada”, dijo.

Desamot aún vive en Walpole y dijo que ama a la comunidad y que su familia siempre se ha sentido bienvenida. Durante su tiempo en el equipo de fútbol, ​​dijo que estaba orgulloso de usar el uniforme "Rebelde".

“Cuando estás en la burbuja de Walpole, no sabes nada mejor. Solo tienes una hermandad, ¿verdad? Tan . todo lo que sabes es la camaradería cuando estás con tus hermanos. Entonces, cuando estás dentro de esa burbuja, es muy diferente ”, dijo. “En el momento en que dejé la burbuja, experimentando la vida, ves más gente. Ves [el problema con el nombre] si estás con gente de color mucho más ".

Lindsey Sullivan y su amiga Rachel Bagley se graduaron de Walpole High School en 2018, pero no fue hasta las recientes protestas que comenzaron a considerar las implicaciones del nombre "Rebels". Hace dos semanas, comenzaron un petición para cambiar el nombre.

“Nuestra misión con la creación de la petición no es decir: 'Está bien, esta persona es racista o si eres un jugador del equipo de fútbol, ​​debes ser racista', sino más bien analizar las formas en las que hemos perpetuado el racismo. y una flagrante injusticia en nuestra comunidad al usar este nombre, y cómo todos somos cómplices de esto al dejar que siga siendo este nombre ”, dijo Sullivan.

"Queríamos trabajar dentro de nuestra propia comunidad y ver qué podíamos cambiar a nivel local", dijo Bagley. "Porque obviamente hay mucho trabajo por hacer a nivel nacional, pero al mismo tiempo, es importante ver dónde creció y de dónde vienes y cómo puedes generar cambios allí ".

Su petición es apoyada por la Walpole Justice Coalition, un grupo que incluye a varias iglesias locales y cuyos partidarios han estado llevando a cabo una manifestación diaria de "Stand Out For Justice" a raíz de la muerte de George Floyd. Están parados en silencio en el centro de Walpole, sosteniendo carteles para apoyar el movimiento Black Lives Matter.

Aún así, el tema es divisivo en la ciudad. Sullivan y Bagley dicen que la petición generó fuertes respuestas.

"De la noche a la mañana, estalló", dijo Bagley. "Y me desperté con un montón de mensajes en Instagram de miembros del equipo de fútbol y otros equipos deportivos en la escuela secundaria, básicamente diciéndome que lo quitara y que es una falta de respeto intentar cambiar el nombre".

A contra petición para mantener el nombre de "Rebeldes" surgió poco después, iniciado por un estudiante de secundaria actual. Los simpatizantes, incluidos los padres y otros adultos de la ciudad, han publicado comentarios defendiendo el nombre, escribiendo "no tiene nada que ver con el racismo" y "Estoy cansado de que todo el mundo se sienta ofendido por todo". "

La escuela Walpole y los funcionarios de la ciudad no respondieron las repetidas solicitudes de comentarios para esta historia. Pero el miércoles, el superintendente de la escuela Walpole y el comité escolar anunciaron conjuntamente un foro comunitario virtual el 16 de junio, diciendo que dados los eventos recientes y las crecientes preocupaciones sobre el nombre, planean escuchar las opiniones del público y luego someter el asunto a votación.

Barry Greener comenzó como entrenador en Walpole High School en 1972 y se convirtió en entrenador en jefe de fútbol. Ahora entrena a tiempo parcial y todavía recuerda las banderas confederadas en las mangas de algunos de los uniformes escolares.

“Cuando había banderas confederadas en el juego, y era parte de la escuela secundaria, no había racismo intencional, pero la percepción es la realidad”, dijo Greener. “Las personas que entran, ya sean aficionados de la ciudad o aficionados de otros equipos, la percepción es la realidad. Si es ofensivo para ellos, tiene que irse. Entonces, si 'Rebels' se despide, simplemente seguimos adelante ".

Hace dos años, Michael Amaral, residente de Walpole y ex alumno de la escuela secundaria, también petición para eliminar el nombre 'Rebelde'.

“Tenemos que tener empatía. Tenemos que ponernos en el lugar de otras personas ”, dijo Amaral.

Se graduó en 1971, cuando la portada del anuario de la escuela secundaria presentaba la bandera confederada. Él y varios otros residentes dijeron que todavía hay banderas e imágenes confederadas alrededor de la ciudad, y Amaral cree que eliminar el nombre ayudará a poner fin al vínculo confederado.

Amaral también dijo que la mascota contradice la propia historia del pueblo. Muchos de los ciudadanos de la ciudad lucharon en la Guerra Civil por la Unión, incluyendo Sargento. George Morse, quien, según Historia de la ciudad de Walpole, “Se unió al Ejército de la Unión porque quería abolir la esclavitud” y regresó al sur después de la guerra para enseñar a las personas que habían sido liberadas de la esclavitud.

“[Los 'Rebeldes'] tiende a trivializar la hermosa historia que tiene la ciudad de Walpole. No estamos en el sur. No tenemos una historia oscura en esta ciudad. Tenemos una historia noble. Y deberíamos enseñarles a los niños sobre eso ”, dijo Amaral.

Los atletas de Walpole no están solos 'Rebeldes' - más de 300 escuelas en todo el país usan el nombre. Y desde Nueva Jersey hasta Virginia y Texas, ha estallado el mismo debate.

Rachel Bagley cree que los estudiantes de secundaria deberían elegir un nuevo nombre.

“Creo que sería una excelente manera de unir a los estudiantes y crear esa comunidad y esa familia y ese sentido de orgullo del que la otra parte sigue hablando”, dijo Bagley.

Greener, el entrenador de la escuela secundaria, dijo que solo quiere dejar atrás la controversia.

“Ya sean los rebeldes o algo más, gran cosa. Mientras se puedan jugar los partidos, estaremos felices ”, dijo Greener.


Desarrolla Strawberry Hill

En 1747, Horace Walpole alquiló un edificio en Strawberry Hill, Twickenham. La propiedad, a diez millas al oeste de Londres, fue un precursor del tipo de suburbios que son comunes hoy cerca de Londres. Compró el edificio dos años después.

Strawberry Hill fue un logro pionero para Walpole. Lo remodeló en un estilo arquitectónico que más tarde se conoció como gótico victoriano, el estilo se hizo popular en Europa y Estados Unidos. La casa de Walpole presentaba torres, arcos, vidrio pintado, una capilla, una biblioteca y un techo con muescas. Su interior presentaba colecciones de cuadros, muebles y "curiosidades" decorativas, así como libros de todo tipo. Strawberry Hill también es digno de mención porque contuvo la primera imprenta ubicada en una casa particular inglesa.


Sir Hugh Walpole fue un novelista, cuentista y crítico literario británico.

Se trata de una colección sintética que consta de manuscritos, mecanografiados, correspondencia y retratos. La colección incluye holografías de artículos, ensayos y poemas, así como ensayos y poemas relacionados con Walpole en manuscrito y mecanografiado de varios autores, incluidos Sinclair Lewis, Humbert Wolfe y otros. La mayor parte de la colección consta de correspondencia del autor, que data de 1909 a 1941, a Cecil Day-Lewis, Jack Elliot, Golden Cockerell Press, Sir Edward Howard Marsh, James B. Pinker, Martin Secker, Carl Van Vechten, Leonard Woolf, Virginia Woolf y otros, así como cartas relacionadas con el autor, que datan de 1913 a 1962, entre varios corresponsales, incluidos Harold Cheevers, Carl Van Vechten, WS Maugham, Rebecca West y otros. Hay cartas a Walpole de Louis Bromfield, Jo Davidson, Ellen Glasgow, Golden Cockerell Press, Ernest Hemingway, Sinclair Lewis, Don Marquis, Christopher Morley, WL Phelps, Frederic Prokosch, Gene Tunney, Carl Van Vechten y otros, que datan de 1919 a 1940.


Libros al techo

[Haga clic aquí para la primera parte de esta publicación].

El padre de Hugh Walpole, Somerset Walpole, era un sacerdote anglicano. En el momento del nacimiento de su hijo en 1884, era el titular de una catedral en Auckland, Nueva Zelanda. Cinco años después, el Rev. Walpole aceptó un puesto de profesor en un seminario teológico en Nueva York. En 1893, Hugh Walpole fue enviado a Inglaterra, donde, durante los siguientes cuatro años, soportó las aparentemente inevitables miserias del internado inglés. Incluso cuando su familia finalmente regresó a Inglaterra y Hugh pudo asistir a una escuela diurna, la infelicidad persistió. Pasó la mayor parte de su tiempo en la biblioteca, devorando las obras de los grandes novelistas del siglo XIX.

Crecí & # 8230 descontento, feo, anormalmente sensible y excesivamente engreído. No le agradaba a nadie, ni a los maestros, ni a los chicos, ni a los amigos de la familia, ni a los parientes que vinieron para quedarse y no me extraña en lo más mínimo. Estaba desordenado, sucio, excesivamente torpe. Creí que estaba profundamente incomprendido, que la gente tomaba mi rostro pálido y lleno de granos por el espejo de mi alma, que tenía cosas maravillosas de mi interés que algún día serían descubiertas.

[citado en Wikipedia]

En 1903, Walpole comenzó sus estudios de historia en la Universidad de Cambridge. Ahora comenzó a encontrarse a sí mismo como erudito y como escritor. Al mismo tiempo, estaba luchando por aceptar su homosexualidad. (Los actos homosexuales fueron despenalizados en Inglaterra y Gales en 1967).

Walpole se convirtió en un prolífico escritor cuyas obras fueron ampliamente leídas y admiradas. Y, sin embargo, hoy en día es relativamente desconocido. Una razón de esto es que fue víctima de un derribo magistral por parte de un autor rival: W. Somerset Maugham. (El nombre & # 8220Somerset & # 8221 parece haber figurado fatalmente en la vida de Walpole & # 8217). Esto ocurrió en una de las novelas más populares de Maugham, Tortas y cerveza. ¿Por qué Maugham habría hecho esto?

Al principio, Walpole y Maugham eran amigos. Pero según la biografía histórica de Selena Hastings, The Secret Lives of Somerset Maugham,

& # 8230 la crueldad de Walpole & # 8217s autopromoción junto con una falta de generosidad & # 8230 había comenzado a repelerlo. Hugh, al parecer, se había portado mal con un par de buenos amigos de Maugham & # 8217 & # 8230.También, en el curso de una reciente y prestigiosa conferencia en Cambridge, omitió el nombre de Maugham de una lista de novelistas contemporáneos bien considerados & # 8230.

Uno puede imaginarse que el último elemento fue la gota que colmó el vaso y rompió la espalda del camello. Aún así, Hastings siente que estas son motivaciones insuficientes para el ataque, que aparentemente dio en el blanco con una fuerza devastadora. Probablemente hubo más, y opina que puede haber tenido que ver con celos de naturaleza más personal. (No he leído Tortas y cerveza y, por lo tanto, no puede ofrecer una vista de primera mano).

En cualquier caso, ahora hay un renovado interés en las obras de Walpole, y una reedición bienvenida por Valancourt Books de una colección de sus historias solo puede ayudar en esta causa. Entre otros cuentos, All Souls & # 8217 Noche, igual que Crímenes capitales, contiene & # 8220La máscara de plata. & # 8221

¡Pobre Sonia Herries! Patina sobre la superficie de las cosas, sale con amigos y colecciona cosas bonitas para su hogar. Sin embargo, siente la falta de un significado más profundo para su vida.

Sonia Herries fue una mujer de su tiempo en el sentido de que exteriormente era cínica y destructiva, mientras que interiormente era una criatura que anhelaba el afecto y el aprecio. Porque aunque tenía el pelo blanco y tenía cincuenta años, era aparentemente activa, joven, podía dormir poco y comer menos, podía bailar y beber cócteles y jugar al bridge hasta el final de todos los tiempos. Por dentro no le importaban ni los cócteles ni el bridge. Ella era sobre todo maternal y tenía un corazón débil, no solo un corazón débil espiritual sino también físico. Cuando sufría, debía tomar sus gotas, acostarse y descansar, no dejaba que nadie la viera. Como todas las demás mujeres de su época y estilo de vida, tenía un valor digno de una mejor causa.

Y, afortunadamente, llega a su vida un joven que sabe exactamente cómo jugar con esta necesidad. Henry Abbott se presenta por primera vez a Sonia como desesperadamente pobre, con una esposa y un bebé que sufren aún más que él. A regañadientes, Sonia lo admite en su casa. Se declara asombrado por la belleza de ella. objetos d & # 8217art & # 8211 sobre todo, por una máscara de plata elaborada por un maestro artesano. Sonia se dice a sí misma:

Nadie que se preocupara con tanta pasión por las cosas bellas podía ser completamente inútil.

Y así comienza una insidiosa forma de seducción por parte de un maestro manipulador y sus cómplices.

En un artículo reciente del Washington Post, Michael Dirda observa lo siguiente sobre Walpole:

& # 8230 produjo un pequeño puñado de conmociones psicológicas superiores e historias de fantasmas. Como señala John Howard en su introducción a la reedición de Valancourt de "All Souls’ Night ", Walpole era un maestro del estado de ánimo, la atmósfera extraña y la viñeta silenciosa y escalofriante. Sus historias también son transmitidas por una voz narrativa excepcionalmente tolerante y seductora, lo que el costoso Henry James describió como el envidiable "fluir" de su acólito.

Durante nuestra conversación, Ann dijo que mientras leía esta historia, la creciente sensación de pavor era tan poderosa e inquietante que no pudo terminarla.

Por el contrario, la experiencia de Frank como psicoterapeuta le llevó a ver a Sonia Herries como una especie de estudio de caso. Ella estaba exhibiendo, dijo, una fatal falta de agencia. Con esto, quiso decir (según tengo entendido) que ella estaba permitiendo que las personas y los eventos la dominaran en lugar de reafirmarse en respuesta a ellos. Necesitaba ganar y mantener cierto control sobre su propia vida y control que, como ser humano soberano, tenía absolutamente derecho a poseer y usar.

En la vista de Michael Dirda & # 8217, & # 8220La máscara de plata & # 8221 es

& # 8230 una obra maestra absoluta, tan inquietantemente inexorable en su desarrollo que debería ser tan famosa como "The Lottery" de Shirley Jackson o "The Yellow Wallpaper" de Charlotte Perkins Gilman.

Louise se preguntó si la máscara en sí no era un objeto simbólico además de literal. Estuvimos de acuerdo en que se trataba de una conjetura razonable. Agregué que después de repetidas lecturas de esta historia, estaba desarrollando el deseo de ver la máscara plateada real & # 8211 o al menos, un ejemplo de una. Al realizar una búsqueda de imágenes en Google, me encontré mirando numerosas imágenes de máscaras plateadas. Van desde lo exquisito hasta lo grotesco, algunos parecen bastante siniestros. Uno está en la parte superior de esta publicación, aquí hay varios otros:

Hay al menos dos versiones cinematográficas de & # 8220The Silver Mask, & # 8221 rebautizadas como & # 8220Kind Lady & # 8221. La versión de 1951 cuenta con un elenco bastante interesante: Angela Lansbury, Maurice Evans, Keenan Wynn y Ethel Barrymore como dama epónima. Aquí & # 8217s el tráiler:

& # 8220The Silver Mask & # 8221 es la segunda historia de la All Souls & # 8217 Noche colección. El primero se llama & # 8220 El silbato. & # 8221 Casi tuve la misma reacción que Ann tuvo con & # 8220 La máscara de plata & # 8221 & # 8220 El silbato & # 8221 trata sobre el intenso amor mutuo y la devoción que se desarrolla entre un hombre llamado Blake y un perro llamado Adam, y lo que les sucede a ambos. Está muy bien escrito, pero me preocupa mucho cuando se trata de perros, tanto ficticios como reales.

Walpole se mete en la cabeza de Adam de una manera que me recuerda a la extraña descripción de Alexander McCall Smith del famoso terrier de Pimlico, Freddie de la Hay:

Los dos salieron al tenue y brumoso sol otoñal, atravesaron el jardín y entraron en el garaje. El alsaciano caminaba muy cerca de Blake, como si un cordón invisible los mantuviera unidos. Durante toda su vida, ahora de dos años, había sido su principio instantáneo apegarse a alguien. Porque, en este mundo curioso en el que él estaba, que no era su mundo natural en absoluto, cada respiración, cada movimiento, el susurro del viento, el sonido de las voces, el golpeteo de la lluvia, el repique de las campanas, lo llenaban de alarma nerviosa. Iba siempre en guardia, guardando su alma secreta para sí mismo, sin entregar nada, cautivo en el país del enemigo. Podría existir un ser humano al que se entregaría. Aunque había estado apegado a varios, en sus dos años no había encontrado uno a quien pudiera entregarse. Now as he trod softly over the amber and rosy leaves he was not sure that this man beside whom he walked might not be the one.

I intend to read more of these beautifully crafted (yet seemingly artless) stories.

Sir Hugh Seymour Walpole 1884 – 1941

The next and final post on this discussion will focus on the story “Cheese” by Ethel Lina White.


Murder and drama in the Lakes

Hugh Walpole's out of fashion novel Rogue Herries has been adapted as a play and will be performed at the Theatre by the Lake in Keswick next spring.

Hugh Walpole (right) and his partner Harold Cheevers playing chess at Brackenburn in 1933. Sketch by Stephen Bone. Image courtesy of Keswick Museum & Art Gallery

The novel is set in the Lake District in the 18th century. It is the first of four chronicles of the Herries family, stretching over seven generations from early Georgian times until the First World War. The adaptation is by Louise Page, for many years a script-writer for the Archers, so no stranger to peculiar bucolic carryings on. She commented on the novel:

It has fantastic set pieces that make it a great community show that calls for children, older people, musicians and dancers. The appeal is in the sheer epic scale of the story. I was also very interested in the father and son relationship at the centre of the book, something very rarely explored in the theatre.

Walpole was a great-great-great-nephew of the Prime Minister Robert Walpole – who makes a fleeting appearance in Rogue Herries as "this heavy-jowled, good-tempered, massive-bellied cynic". He was possibly the most mocked popular writer until Jeffrey Archer's appearance. In the dedication to Cold Comfort Farm Stella Gibbons, thinly disguising him as Anthony Pookworthy, comments on his occasionally exhausting wordiness:

Are not the entire first hundred pages of The Fulfilment of Martin Hoare a masterly analysis of a bilious attack?

Max Beerbohm is gentler, lampooning him as Walter Ledgett, a writer whose novels are "widely read by adults of the infantile persuasion". Worst of all was his close friend Somerset Maugham, who was vicious to him as the opportunistic Alroy Kear in Cakes and Ale, saying:

I could think of no one among my contemporaries who had achieved so considerable a position on so little talent.

When he complained to Rebecca West that she had reviewed one of his books with "virulent abuse" she wrote back dismissing his complaint but admitting "It's certainly true that I don't like your work I think it facile and without artistic impulse."

However, he did have many admirers as well, some of them quite surprising ones. TS Eliot, for example, wrote enthusiastically of Walpole's

Hugh Walpole with JB Priestley at Brackenburn. Image courtesy of Keswick Museum & Art Gallery

capacity to appreciate and admire generously the work of authors very different from himself. He held in the highest esteem, for instance, the novels of Mr James Joyce and Mrs Woolf.

Virginia Woolf was indeed a great friend and regular correspondent of his. She wrote to him:

how tired I am of being caged with Aldous, Joyce and Lawrence! Can't we exchange cages for a lark? How horrified all the professors would be!

Other admirers included Conrad, who wrote "We see Mr Walpole grappling with the truth of things spiritual and material with his characteristic earnestness".

He was aware that his popularity might not be enduring, accurately predicting in his diary in 1935:

Shall I have any lasting reputation? Like every author in history who has seriously tried to be an artist, I sometimes consider the question. Fifty years from now I think the Lake stories will still be read locally, otherwise I shall be mentioned in a small footnote to my period in literary history.

Hugh Walpole and his dog Ranter ready for a stroll up Catbells. Image courtesy of Keswick Museum & Art Gallery

Walpole was a great lover of Cumberland. In 1923 he bought a modest bungalow not far from Keswick, which he enlarged and filled with his 30,000 books and his impressive art collection, describing it as "this enchanted place, this paradise on Catbells." Not far from his house, on a lower slope of Catbells – which, with Borrowdale more generally, features throughout Rogue Herries – is a simple slate bench, with spectacular views across Derwentwater up towards Skiddaw, and the inscription "To the memory of Sir Hugh Walpole, CBE, of Brackenburn."

A significant portion of the fortune he made writing and lecturing he spent on his art collection. Kenneth Clark, who admired his artistic taste, wrote

Hugh Walpole was one of the three or four real patrons of modern art in this country and of that small body he was perhaps the most generous and the most discriminating.

He owned works by Constable, Gainsborough, Turner, Utrillo, Manet, Picasso and Cézanne as well as sculptures by Epstein, Rodin and Maillol. The Tate benefitted greatly from his collection – he left it his Cézanne watercolour of the Mont St Victoire, an Augustus John sketch of WB Yeats and Renoir's charming Head of a Girl as well as works by Manet, Forain, Sickert, Blake and Tissot. Keswick Museum inherited his manuscripts, a bust of him by Epstein and letters to him from Conrad, Lawrence of Arabia and John Galsworthy.

Booking opens for tickets for Rogue Herries on November 19. The play runs at the Theatre by the Lake (which sits on what sounds very close to the site of Rogue Herries' complacent brother Pomfret's house), Keswick, from 23 March to 20 April next year.


Hugh Walpole - History

Hugh Walpole

BORN : 1884, Auckland, New Zealand

DIED : 1941, Cumberland, England

GENRE : Fiction, nonfiction

Hugh Walpole. Walpole, Sir Hugh, photograph by Carl Van Vechten. Reproduced by permission of the Estate of Carl Van Vechten.

Hugh Walpole was one of the most prolific writers of his day. He lived the sophisticated life of London to the fullest yet retained throughout his life a certain boyish enthusiasm and naivete that are reflected in his writings.

Works in Biographical and Historical Context

Early Life as the Firstborn Child . Hugh Walpole was born on March 13, 1884, the first of three children of George Henry Somerset and Mildred Barham Walpole in New Zealand, where his father was vicar of St. Mary’s Church in Parnell, a suburb of Auckland. His family soon moved to New York, where his father taught at the General Theological Seminary, and in 1893, Walpole was sent to England to begin an English public school education first, in Truro, then in Marlow and at King’s School, Canterbury. In 1898, his family moved to Durham from the United States, and Walpole became a day student at Durham School, a place he heartily disliked.

A Born Storyteller . Walpole attempted to write historical romances in his teens and seems to have been a born storyteller, although later in life he resented this designation and thought that he was stronger as a creator of intriguing characters than as a spinner of tales. In October 1903, he went to Emmanuel College, Cambridge, as a subsizar (receiving a yearly stipend because his parents could not pay the full fee) in September 1906, after graduation, he went reluctantly to Liverpool as a lay missioner on the staff of the Mersey Mission to Seamen. It soon became apparent that he was not cut out to be a lay missioner and certainly not a cleric as his father was. He seems to have had little doubt that he wanted a career in letters, and he began supporting himself by teaching in Germany and England until the publication of his first novel, The Wooden Horse in 1909. When the novel was published, Walpole was on the threshold of the London literary world—reviewing books for the London Standard, seeing Henry James, and communicating with other literary figures. He came to know many of the most prominent members of that world: James, Joseph Conrad, John Galsworthy, Arnold Bennett, Virginia Woolf, John Buchan, Maurice Hewlett, J. B. Priestley, Dorothy Richardson (who called him &lsquo&lsquoeminently a humanist, a collector of people’’), and many others.

Experiences in Revolutionary Russia . Just after the start of World War I, Walpole went to Russia to write newspaper articles for the London Daily Mail. Soon he was put in charge of the British propaganda bureau in Petrograd, then capital of Russia, but the enterprise degenerated into a rather farcical operation in which all secrecy was lost, and the office of propaganda became almost useless. He witnessed the first revolution of 1917 in Petrograd and left Russia just as the Bolsheviks were taking over in November 1917. This series of events marked the transfer of governing power from the Tzarist autocracy to the Soviet Union and the end of the Russian Empire. The material for two novels came out of Walpole’s Russian experiences—The Dark Forest (1916) and The Secret City (1919), the latter the winner of the first James Tait Black Memorial Prize for the best work of fiction in 1919.

Return to London . Back in London, Walpole worked for a short time in the Foreign Office of the Department of Information under novelist John Buchan and was awarded the CBE (Commander of the Order of the British Empire) after the war. The Green Mirror was published in England in 1918, again to generally good reviews and only one or two dissenting voices. In 1919 Jeremy, the first of a series of books, was published, and Walpole left on the first of several lecture tours of America. On these tours, over the years, he met many American writers. In 1921, A Hugh Walpole Anthology was published with a short prefatory note by Joseph Conrad, one of Walpole’s close friends.

The Revenge Novel . In 1922, the year of the publication of T. S. Eliot’s The Waste Land and James Joyce’s Ulysses, Walpole produced The Cathedral. Walpole’s biographer, Sir Rupert Hart-Davis, suggests that in this novel Walpole hits back at the cathedral clique and the snobbishness of which he and his family were the victims in their years in Durham. The fictional town of Polchester in this novel was also to be the setting for Jeremy, Harmer John (1926), and The Inquisitor (1935).

The Critique Novel . In 1924, Walpole purchased Brackenburn, a home in Cumberland. He also kept a flat in London and divided his time between the two locations for the rest of his life. Throughout his career, Walpole felt a simultaneous respect for and distrust of the modernists. In 1928 he produced Wintersmoon, in which he sets forth his ideas on the new &lsquo&lsquomodern’’ temperament as opposed to the traditional English one and, by extension, his ideas on modernist writers as opposed to traditionalist writers. The coldness, detachment, and scorn for traditional values—personal, societal, literary—that Walpole believed characterized the moderns are manifested in Wintersmoon's characters Rosalind and Ravage. Their foils, or opposites, are Janet Grandison and the members of her husband's aristocratic family.

The Popular Herries Novels . The Herries novels, beginning with Rogue Herries in 1930 and continuing with Judith Paris (1931), The Fortress (1932), and Vanessa (1933), reflect something of Walpole's interest in Sir Walter Scott and his own adopted Cumberland. Rogue Herries is about an outcast from society. The novel is set around Cumberland, and its action skirts the events of the 1745 rebellion. In 1934 Walpole went to Hollywood, where he wrote the scenario for the film version of David Copperfield (1935). He became friends with director George Cukor and producer David Selznick and had a small part in the film. He also worked on other screenplays, including one for Little Lord Fauntleroy (1936).

Hugh Walpole never married. He was knighted in 1937, died at Brackenburn, his Cumberland home, on June 1, 1941, and was buried in St. John's churchyard, Keswick, Cumberland.

LITERARY AND HISTORICAL CONTEMPORARIES

Walpole's famous contemporaries include:

Sylvia Beach (1887-1962): Famous American expatriate who owned and ran the influential Shakespeare and Company Bookstore in Paris in the 1920s.

Sir Winston Churchill (1874-1975): Twice prime minister of the United Kingdom, this statesman and acclaimed orator was also a Nobel Prize-winning author.

Georgia O'Keeffe (1887-1986): Famous American artist, she is best known for her Southwest themes and her radical defiance in both her art and her life.

T. S. Eliot (1888-1965): Poet whose most famous works, ''The Love Song of J. Alfred Prufrock'' (1915) and The Waste Land (1922), exhibit the modernist ideas and techniques that Walpole famously critiqued.

George Cukor (1899-1983): American film director who helmed the 1935 adaptation of David Copperfield coscripted by Walpole. Cukor went on to direct film classics such as The Philadelphia Story, Born Yesterday, and My Fair Lady.

Works in Literary Context

Influences Walpole was an avid reader and early on was influenced by Nathaniel Hawthorne and his ideas of evil. Walpole said later in life that there were &lsquo&lsquotwo strands—say Hawthorne and Trollope—from which I am derived.'' Walpole also acknowledged what he considered the superior genius of Virginia Woolf and contrasted it with his own mere talent. Sometimes he felt that he would have liked to have been a more modern writer but realized that he was hopelessly old-fashioned: &lsquo&lsquoverbose, over-emphasized, unreal in many places, sometimes very dull'' was his critical self-evaluation on one occasion. He felt that his connection with Virginia Woolf helped him &lsquo&lsquoto get over a little of my sententiousness and sentimentality''—a change he welcomed while at the same time not wanting to surrender too much to her influence.

Romantic Style . It is difficult to see any change in his writing because of his friendship with Virginia Woolf, but two years after Wintersmoon, Walpole did depart from traditional realistic fiction with an escape into historical romance. Having become something of an authority on nineteenth-century Scottish author Sir Walter Scott, Walpole's later works reflect the Romantic Scott and not the experimental Woolf. The Romantic movement in literature emphasized the transcendant power of nature and privileged the imagination over reason and emotion over intellect. These elements may have seemed ordinary for readers of Walpole’s works.

Interest in Walpole's books, intimately tied to the author himself, dropped off sharply after his death in 1941. The advent of World War II and subsequent changes in literary styles also contributed to a decline in critical and popular attention to his works. Nevertheless, his books are still read, and his position as a prominent twentieth-century novelist remains secure.

Here are a few works by writers who also wrote in nineteenth- century Romantic or gothic styles:

Frankenstein (1818), a novel by Mary Shelley. In this gothic novel, the elements set the pace not only for nineteenth-century literature that challenges science but for the gothic horror genre that developed after it.

The Scarlet Letter (1850), a novel by Nathaniel Hawthorne. In this Romantic and gothic work, Puritan values are closely examined and challenged.

Wuthering Heights (1847), a novel by Emily Bronte. This work is often considered not only a classic but one of the most profound romances of all time.

Works in Critical Context

Most of Walpole's novels were well received, each one outselling its predecessor. Critics, however, were not impressed. After publication of The Bright Pavilions (1940), for instance, a reviewer commented that Walpole might have been a serious artist but had settled instead for being &lsquo&lsquoa very good entertainer.’’ But Walpole answered, &lsquo&lsquoThis is the old regular &lsquohighbrow' attack. How sick I am though of this long-continued attempt to make the novel a solemn, priggish, intellectual affair, removed from the ordinary reader.'' This resistance to meet the highbrow demands of the literary experts is demonstrated in novels such as Fortitude, The Duchess of Wrexe, and Rogue Herries.

Fortitude (1913). With Fortitude, Walpole achieved widespread recognition in the literary world of London. The novel is a bildungsroman (a novel of self-cultivation) of sorts with a slow but steady narrative pace and a deadly serious tone. Its young hero, Peter Westcott, displays a toughness in facing bullies, and his emergence as a victor in school struggles suggests a bit of wishful thinking on Walpole’s part—what he himself may have wished to accomplish in his unhappy days at school. Some critics, however, objected to the novel’s mystical elements. Peter hears voices enumerating a new set of beatitudes at the end of the novel. Walpole saw no problem with the inclusion of the mystical in an otherwise realistic novel.

The Duchess of Wrexe (1914). The Duchess of Wrexe was published to generally favorable reviews. This book is discussed by Walpole’s contemporary Henry James in his essay &lsquo&lsquoThe Younger Generation.’’ He praises Walpole’s enthusiasm but looks forward to the time when &lsquo&lsquoform’’ or &lsquo&lsquoa process’’ will be manifest in Walpole’s writings. Indeed, this kind of criticism—again, that he was careless and failed to impose upon his novels some controlling sense of form—was made of Walpole’s work throughout his career. He himself realized his lack of a distinguished style, but he recognized and emphasized his strong points—his goodwill, enthusiasm, and verve in storytelling. In a letter to Arnold Bennett (one of the many mutually chiding letters that these two exchanged), Walpole wrote, &lsquo&lsquoI know that I am sentimental, romantic and slipshod,’’ but, he insisted, this combination of traits represented the essential Hugh Walpole, take it or leave it.

Rogue Herries (1930). Rogue Herries is lively but promises more than it delivers. Walpole develops the tic of saying &lsquo&lsquohe would remember this incident years later,’’ and then allows allegedly unforgettable events to come to nothing. But Rogue Herries is a good story (one that Virginia Woolf herself enjoyed) and with the other three novels gathered into one volume in 1939, The Herries Chronicle, the story was popular for years. Walpole’s own evaluation of the entire series might be applied to his fiction as a whole: &lsquo&lsquoIt carries the English novel no whit further but it sustains the tradition and has vitality.’’

1. A unique contribution to the literature of the 1700s and 1800s, gothic fiction shares elements with horror. Research the two genres, identifying the characteristics of each. Then, consider what the two have in common. Find examples of gothic, horror, and gothic horror fiction, explaining how each demonstrates the genre you decide it fits.

2. Walpole made it clear that he thought entertainment was the most important purpose his novels served. What other purposes can novels serve? Think about your favorite book. Is entertainment value the most important quality it possesses? If not, what is its most important quality? Do you think all novels should have at least some entertainment value? In your opinion, are novels that emphasize entertainment less artistically important than other, more literary novels? Explain your answer using examples.

3. Walpole acknowledged being influenced by Virginia Woolf. Woolf’s style was predominantly a stream-of- consciousness technique: her narrations were done through the ongoing thought processes of her characters. Find examples of stream-of-consciousness writing (in Walpole, Woolf, Jamaica Kincaid, Henry James, or others) and then try imitating this style. Can you turn ordinary observation into interesting interior monologue?

Hart-Davis, Rupert. Hugh Walpole, a Biography. New York: Macmillan, 1952.

James, Henry. Notes on Novelists with Some Other Notes. New York: Scribner’s, 1914.

Steele, Elizabeth. Hugh Walpole. New York: Twayne, 1972.

________. Hugh Walpole: His World of Fiction. Ann Arbor, Mich.: University Microfilms, 1967.

Strong, L. A. G. Personal Remarks. London: Nevill, 1953.

Fantastic Fiction. Hugh Walpole, 1884-1941. Retrieved March 10, 2008, from http://www.fantasticfiction.co.uk/w/hugh-walpole.

Espartaco educativo. Hugh Seymour Walpole. Retrieved March 10, 2008, from http://www.spartacus.schoolnet.co.uk/Jwalpole.htm .

Taormina, Agatha. &lsquo&lsquoThe Nineteenth-Century Novel.’’ Retrieved March 10,2008, from http://nvcc.edu/home/ataormina/novels/history/19thcent.htm.

If you are the copyright holder of any material contained on our site and intend to remove it, please contact our site administrator for approval.


Ver el vídeo: Neil Patrick Harris and Hugh Jackman duet at 2011 Tony Awards