Príncipe Ito asesinado - Historia

Príncipe Ito asesinado - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Un nacionalista coreano asesinó a Hirobumi Ito el 26 de octubre. Ito fue considerada la figura pública japonesa más importante a finales del siglo XIX. Fue considerado el hombre más responsable de la modernización de Japón. El asesino protestaba por el intento japonés de controlar Corea y el asesinato dio a los japoneses un pretexto conveniente para la anexión total de la península.

De joven, Itō se unió a la Sonno joi (“Reverenciar al Emperador y expulsar a los bárbaros”) movimiento. En 1863, fue elegido para ser uno de los "Cinco Chōshū" que fueron enviados a estudiar ciencias navales occidentales en el University College de Londres. La experiencia en Gran Bretaña lo convenció de la necesidad de que Japón adoptara los métodos occidentales. A su regreso a Japón, dirigió las negociaciones tras el bombardeo inglés de Choshu y convenció a los líderes japoneses de no ir a la guerra con las potencias extranjeras. Después de la Restauración Meiji, Ito estudió los sistemas financieros occidentales y viajó por Occidente con otros funcionarios gubernamentales. En 1883, después de una extensa investigación sobre los sistemas políticos europeos, comenzó a redactar la constitución de Meiji Japón, basada en la de Prusia. Fue elegido primer ministro del primer gabinete de gobierno en 1885 y luego comenzó a promover la política de partidos. En 1888, se convirtió en jefe del consejo privado, sirviendo cuatro veces más como primer ministro en 1892-1896, 1898-1899 y 1900-1901, y llevó a Japón al estatus de potencia mundial. Después de la guerra chino-japonesa, se convirtió en el primer general residente japonés en Corea en 1906, obligando a la abdicación del soberano coreano en 1907. Renunció en 1909, pero fue asesinado en Manchuria por un nacionalista coreano.

Itō Hirobumi nació el 16 de octubre de 1841 en Hagi, Chōshū (actual ciudad de Hikari en la prefectura de Yamaguchi. Fue alumno de Yoshida Shoin en la Shoka Sonjuku, y luego se unió a la Sonno joi ("Reverenciar al Emperador y expulsar a los bárbaros"), movimiento junto con Kido Takayoshi, conocido como Katsura Kogorō (桂 小五郎), quien se convirtió en su mentor y más tarde fue uno de los principales líderes en los inicios del Japón Meiji. Ito recibió el estatus de samurái en 1863 y fue elegido para ser uno de los "Chōshū Cinco”Que fueron enviados a estudiar ciencias navales occidentales en el University College de Londres. La experiencia en Gran Bretaña lo convenció de la necesidad de que Japón adoptara los métodos occidentales. En 1864, regresó a Japón con su compañero de estudios Inoue Kaoru para intentar advertir al clan Chōshū contra la guerra con Inglaterra, después del Bombardeo de Shimonoseki, por el derecho de paso a través del Estrecho de Shimonoseki. En ese momento conoció a Ernest Satow, más tarde amigo de toda la vida, por primera vez.

A través de sus conexiones con Kido y Okubo Toshimichi, otro líder del Japón Meiji temprano, Ito pudo visitar los Estados Unidos en misiones gubernamentales y fue a Europa con la Misión Iwakura (1870, 1871-1873) para investigar asuntos como impuestos y sistemas presupuestarios y revisión de tratados.


Actividades leales

Ito estudió en la academia privada de Shoin Yoshida, un feroz defensor de la lealtad al emperador y un crítico de la débil respuesta del bakufu hacia el oeste. Como muchos de los estudiantes de Yoshida, Ito se convirtió en un ferviente leal al imperialismo. En 1859 se trasladó a la capital, Edo (la actual Tokio), donde entró en contacto con muchos otros jóvenes samuráis leales y participó en manifestaciones anti-extranjeras como un ataque incendiario contra la legación británica.

Ito pronto se dio cuenta de que los crudos actos antiextranjeros no eran una política racional y que sería necesario que Japón adoptara las armas y la tecnología de Occidente para sobrevivir. En 1863, bajo las órdenes del señor de Choshu, zarpó hacia Europa y permaneció casi un año en Londres, estudiando Occidente de primera mano. En 1864 recibió noticias de las intenciones occidentales de enviar una expedición contra Choshu, que había desafiado los tratados firmados por el bakufu. Ito se apresuró a regresar a Japón en un vano intento de mediar en la disputa y disuadir a los líderes de Choshu de los tontos intentos de desafiar a los extranjeros.

Aunque sus esfuerzos provocaron la ira de más leales xenófobos, en 1865 abogó por la resistencia armada a una bakufu expedición contra Choshu. También ayudó a promover la alianza Satsuma-Choshu, que llevó a la restauración Meiji de 1868.


Funeral de Estado del Príncipe Ito Hirobumi, 1909.

Procesión fúnebre del príncipe Ito Hirobumi, 4 de noviembre de 1909. Ito fue venerado en Japón como el padre de la primera constitución y su democracia parlamentaria. Pero fue despreciado en Corea como la personificación del imperialismo colonial japonés de la península de Corea en el papel de Ito como primer administrador general de la colonia. Ito fue asesinado en Harbin, Manchuria, por un patriota nacionalista coreano, An Chung-gun, el 26 de octubre de 1909.

& # 8220 El establecimiento del protectorado [en 1905, después de Japón y la derrota de Rusia de Japón] colocó a Corea en la misma relación con Japón que Egipto tenía con Inglaterra cuando este último intervino en el país del Nilo en 1882. Japón ya no podía tomar el El riesgo de que otra potencia se afianzara en Corea y, por lo tanto, amenazara su paso elevado hacia el continente asiático, entonces Inglaterra podría correr el riesgo de que otra potencia se afianzara en Egipto y amenazara su camino marítimo a la India.

& # 8220 & # 8230 Inglaterra envió a Egipto, como procónsul, a su mayor administradora, Evelyn Baring, más tarde Lord Cromer. Japón enviado a Corea ella mayor administrador, Marqués Ito. Todos se enfrentaron al mismo problema: reformar un gobierno podrido hasta la médula y efectuar la regeneración de un pueblo reducido a las más bajas profundidades de la miseria y la degradación durante siglos de expoliación y opresión.

& # 8220 Si no hubiera caído por la bala de un asesino coreano, en el mismo momento en que la administración paciente, discreta y comprensiva que él había establecido comenzaba a dar resultados, no hay duda de que habría tenido un éxito asombroso en rehabilitación de la Tierra de la Calma Matutina como lo hizo Cromer en la Tierra del Valle del Nilo.

& # 8220 & # 8230 El rescripto imperial que proclamaba la anexión [en 1910, después del asesinato de Ito & # 8217] fue la señal para que comenzara la japonización sistemática de Corea. Y se inició con todo el método y la minuciosidad tan característicos de la gente de Nippon. La política conciliadora del marqués Ito dio paso a la política bismarckiana de sangre y hierro. & # 8221

Japón & # 8217s Política en Corea, por E. Alexander Powell, The Atlantic Monthly, Marzo de 1922

Funeral de Estado del Príncipe Itō Hirobumi, 1909.

De la wiki: & # 8220 El príncipe Itō Hirobumi era un estadista y genrō japonés. Samurái educado en Londres del Dominio Chōshū y una figura influyente en el gobierno de la Restauración Meiji, presidió la oficina que redactó la Constitución Meiji en la década de 1880. En 1885 se convirtió en el primer primer ministro de Japón. Continuó ocupando el cargo cuatro veces, convirtiéndose en uno de los primeros ministros meijis con más años de servicio en la historia de Japón, y ejerció un poder considerable incluso fuera de su cargo como jefe ocasional del Consejo Privado del Emperador Meiji. (En 1889, Ito también se convirtió en el primer genrō, los ancianos estadistas japoneses jubilados que fueron considerados los & # 8216 padres fundadores & # 8217 del Japón moderno).

La política exterior de Itō era ambiciosa. Reforzó las relaciones diplomáticas con las potencias occidentales, como Alemania, Estados Unidos y especialmente el Reino Unido. En Asia, supervisó la Primera Guerra Sino-Japonesa y negoció la rendición china en términos agresivamente favorables a Japón, incluida la anexión de Taiwán y la liberación de Corea del sistema tributario.

& # 8220El Tratado Japón-Corea de 1905 convirtió a Itō en el primer residente general japonés de Corea. Inicialmente apoyó la soberanía de la monarquía indígena Joseon como protectorado bajo Japón, pero finalmente aceptó y estuvo de acuerdo con el cada vez más poderoso Ejército Imperial Japonés, que favoreció la anexión total de Corea, renunciando a su cargo de Residente General y asumiendo un nuevo cargo. como presidente del Consejo Privado de Japón en 1909. Cuatro meses después, al llegar a la estación de tren de Harbin para reunirse con Vladimir Kokovtsov, un representante ruso en Manchuria, Itō fue asesinado por el nacionalista coreano An Jung-geun.

& # 8220 Corea sería anexionada por la fuerza por Japón en 1910, el año siguiente al asesinato de Ito & # 8217s.

& # 8220Un retrato de Itō Hirobumi estaba en el billete de la Serie C ¥ 1,000 de Japón desde 1963 hasta que se publicó una nueva serie en 1984. Su antigua casa se conserva como museo cerca del Shōin Jinja, en la ciudad de Hagi, prefectura de Yamaguchi. & # 8221 y # 8221


Inicio> Nacional> Política

Dos imágenes de la cámara que retransmitían la escena en la que el luchador por la independencia de Corea Ahn Jung-geun asesinó a Ito Hirobumi, el general japonés residente en Corea en 1909, fueron traídas a los Estados Unidos, según un artículo de The New York Times hace un siglo que fue redescubierto ayer por los medios coreanos.

El artículo del New York Times, del 14 de agosto de 1910, titulado "Instantáneas inusuales tomadas en momentos emocionantes", describe un hecho coincidente en el que un camarógrafo europeo capturó el momento exacto en que Ahn disparó fatalmente a Ito en protesta por los diseños coloniales de Japón sobre el Península de Corea y el caos que siguió.

Una ilustración en blanco y negro del asesinato de Ito por Ahn en la estación de Harbin, China, el 26 de octubre de 1909, con una leyenda que describe: "El asesinato del marqués Ito en Corea fue grabado por una cámara de imágenes en movimiento", también acompañada el artículo.

En ese momento, Ito, un cuatro veces primer ministro japonés, tenía programado reunirse con el ministro de finanzas ruso, y un fabricante de películas europeo envió a un fotógrafo para capturar la escena, escribió The New York Times.

“La película que se movía rápidamente dentro de la cámara registró los movimientos del príncipe Ito y su grupo cuando se apearon del tren y cruzaron el andén para encontrarse con el ministro Kokovsoff en medio de una animada bienvenida. Entonces sucedió lo inesperado.

“Un coreano avanzó entre la multitud, disparó tres balas con un revólver en alto, hirió de muerte al príncipe Ito e hirió a otros tres miembros de su grupo. La máquina de imágenes en movimiento continuó haciendo clic, registrando todos estos detalles y los del pánico que siguió ".

Después de que se desarrolló la película, resultó una película en movimiento, que fue popular entre el público estadounidense.

En consecuencia, The New York Times dijo: "Dos de las películas del asesinato del Príncipe Ito fueron traídas a Estados Unidos, pero no se proyectaron ampliamente".

El New York Times también dijo que las películas se proyectaron en el juicio de Ahn y luego fueron confiscadas por el gobierno japonés.

El paradero del metraje completo de la película aún se desconoce, dijo Shin Woon-yong, investigador clave del Centro de Paz Ahn Jung Geun, al Korea JoongAng Daily por teléfono ayer.

La emisora ​​coreana KBS en 2009, y NHK en 1995, adquirieron clips cortos y editados de las escenas de los eventos del día, aunque no del momento del asesinato.

En 1910, se sabe que los periódicos coreanos y japoneses compraron las imágenes de un japonés que filmó la escena del asesinato en Harbin.

"Pero KBS y NHK no tienen el metraje específico en cuestión", dijo Shin. “Por tanto, no está claro dónde se encuentran las películas originales. A menos que haya copias del original, no está claro si podremos ubicar las películas en los EE. UU. "

"Será increíble si encontramos el metraje, y muy significativo para nosotros", agregó Shin. "El gobierno coreano debería intensificar la localización de las imágenes".

También señaló que había inexactitudes en el artículo y la ilustración de The New York Times.

"No tiene sentido que Ahn haya entrado con un kimono. . La imagen fue dibujada con liberalidades creativas ".

Añadió que tampoco tenía sentido que las dos piezas de metraje de la cámara se usaran para el juicio de Ahn.

Ahn fue ejecutado por los japoneses el 26 de marzo de 1910, a la edad de 30 años, y su cuerpo nunca ha sido recuperado hasta el día de hoy.

En enero, China inauguró un monumento en honor a Ahn en Harbin, contra lo que Tokio protestó.

El secretario jefe del gabinete japonés, Yoshihide Suga, calificó a Ahn de "terrorista" en respuesta a la inauguración del monumento.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Para entonces, Philip ya había sido trasladado a una escuela preparatoria en Berkshire. No volvió a ver a su madre durante muchos años.

Su padre vivía a la altura en Montecarlo con una elegante amante de anteojos azules, la condesa Andree de la Bigne.

A todos los efectos, Philip, de nueve años, era huérfano, aunque sus padres aún vivían.

Más tarde, recordó: 'La familia se separó. Mi madre estaba enferma, mis hermanas estaban casadas, mi padre estaba en el sur de Francia. Solo tenía que seguir adelante. Tú haces. Uno hace.'

Rubio y deslumbrantemente de ojos azules, era sorprendentemente guapo en su adolescencia.

Pero la falta de amor y protección de los padres pasó factura: en las vacaciones escolares fue trasladado entre varios parientes: su abuela materna, la marquesa de Milford Haven, y su hijo, el segundo marqués, entre ellos.

Cuando Philip estaba en Gordonstoun, el niño sin hogar y sin padres se lanzó a ser un colegial tan exitoso como pudo ser.

Pero su prima, Lady Kennard, recordó: 'Cuando era niño, era muy feliz. Muy alegre, muy animado. A medida que crecía, se volvió más reflexivo e introspectivo. Nunca vio a sus padres. Nunca. Y eso le importaba.

`` Estaba feliz en el internado, pero me dijo: 'Todo el mundo tiene una familia a la que volver'. Yo no.' `` La escuela a la que fue enviado, pagada por su tío el marqués, era Cheam, la escuela preparatoria más antigua de Inglaterra, donde era un niño popular gracias a su buena apariencia y destreza deportiva.

Luego fue enviado a Salem, un internado en Alemania, cerca de la casa familiar del suegro de su hermana Theodora, el príncipe Max de Baden, que había sido fundada por Kurt Hahn, un excéntrico educador judío alemán.

Poco después de que Hitler se convirtiera en canciller de Alemania en 1933, Hahn fue arrestado.

Tras su liberación, gracias en parte a la intervención personal del primer ministro británico Ramsay MacDonald, huyó a Gran Bretaña, donde, a orillas del Moray Firth, fundó un internado llamado Gordonstoun.

El príncipe Felipe también estaba consternado por los nazis. Encontró el saludo nazi ridículo porque le recordaba la costumbre de los Cheam de levantar la mano cada vez que uno quería permiso para ir al baño.

Andrew y Alice de Battenberg tuvieron cuatro hijas: Margarita (derecha), Theodora (izquierda), Cecile y Sophie, antes de que finalmente, en 1921, naciera un heredero, Philip. La mayor, Margarita, se casó con el príncipe Gottfried de Hohenlohe-Langenburg en 1930. La siguiente, Theodora, se casó con el margrave de Baden. Cecile se casó con el Gran Duque de Hesse y Sophie se casó primero con el Príncipe Christoph de Hesse y luego con el Príncipe George de Hannover. Todos eran nazis. (También en la foto, en el centro, está Lady Louise Mountbatten)

Una vez, cuando simpatizantes nazis le afeitaron la cabeza a un compañero de escuela judío, Philip le prestó su gorra Cheam para que pudiera cubrirse la cabeza.

Sus ansiosos parientes decidieron que Alemania no era segura para él y, por lo tanto, en 1934, se unió a Hahn en Escocia. Hahn ejerció una profunda influencia en el joven príncipe y fue el espíritu rector detrás de las aventuras educativas posteriores de Philip, incluidas las escuelas Outward Bound y el programa de premios del duque de Edimburgo.

En Gordonstoun, el niño sin hogar y sin padres se lanzó a ser un colegial tan exitoso como pudo.

"Philip es de confianza, querido y respetado universalmente", escribió Hahn en un informe entusiasta. "Tiene el mayor sentido de servicio de todos los chicos de la escuela".

Continuó señalando la "inteligencia y el espíritu" de su alumno, su "imprudencia" y añadió, en buena medida, su "determinación de no esforzarse más de lo necesario para evitar problemas".

Sin duda, había aprendido a vivir solo, a ser autosuficiente. De hecho, el director quedó lo suficientemente impresionado por Philip como para nombrarlo 'Guardián' o director.

A medida que su carácter se desarrolló, aprendió cuándo abrocharse los labios, a pesar de tener un temperamento temible y una variedad de opiniones que provenían del tiempo que pasaba solo, pensando.

Era valiente, encantador, dos aspectos de su personalidad que convencieron a su futura esposa, pero también camaleónico. Este último atributo, tanto como cualquier otro, le resultaría muy útil en los últimos años, mientras aprendía a resistir las presiones de la vida en la corte.

Cuando Felipe tenía 18 años, Gran Bretaña se estaba preparando para la guerra. Su apellido era Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glucksburg, pero a pesar de hablar cuatro idiomas, incluido el alemán, y de haber pasado muchas de sus vacaciones escolares en Alemania, el joven era más británico que cualquier otra cosa. No solo británicos, sino antinazis.

Una de las grandes tragedias de la vida de Philip ocurrió cuando Cecile (arriba), la hermana de quien había estado particularmente cerca, murió junto con su esposo e hijos en un accidente aéreo en 1937.

Estos eran sentimientos muy arraigados, a pesar de que sus cuatro hermanas se casaron con alemanes.

La mayor, Margarita, se casó con el príncipe Gottfried de Hohenlohe-Langenburg en 1930. La siguiente, Theodora, se casó con el margrave de Baden. Cecile se casó con el Gran Duque de Hesse y Sophie se casó primero con el Príncipe Christoph de Hesse y luego con el Príncipe George de Hannover. Todos eran nazis.

El esposo de Margarita fue comandante de cuerpo durante la invasión nazi de Austria en 1938 y tuvo un contacto considerable con los líderes del partido nazi en el período previo al estallido de la guerra.

El esposo de Theodora había proporcionado los edificios para la escuela incipiente de Kurt Hahn, Salem, pero permitió que la escuela, que permaneció después de la huida de su fundador, se volviera pronazi en sus enseñanzas.

El esposo de Cecile se unió al partido nazi en 1937, mientras que el esposo de Sophie, Christoph von Hesse, era miembro de las SS.

Existe una fotografía de un funeral familiar en Darmstadt en 1937, cuando Philip tenía 16 años, con miembros de su familia extendida desfilando con sus uniformes militares. Hermann Goering es un invitado de honor.

Philip también está allí, con rostro severo, distante, ya distanciado de la charlatanería pseudo-militar que convierte lo que debería ser una ocasión privada en una manifestación del Partido Nazi. No cabe duda, dado su lenguaje corporal, sobre el grado de malestar que está sufriendo.

(Una de las grandes tragedias de la vida de Philip ocurrió cuando Cecile, la hermana de la que había estado particularmente unido, murió junto con su esposo e hijos en un accidente aéreo en 1937).

Cuando llegó la guerra, Philip se unió a la Royal Navy y luchó con distinción contra la amenaza nazi. Durante la duración de las hostilidades, no tuvo contacto con las hermanas supervivientes que lo adoraban, pero cuyas elecciones de marido no podía aprobar.

Sin embargo, en abril de 1946 finalmente se reunió con ellos nuevamente. Sin embargo, se les prohibió asistir a su boda en 1947 con la princesa Isabel: el miedo al sentimiento anti-alemán era demasiado grande.

Cuando llegó la guerra, Philip se unió a la Royal Navy y luchó con distinción contra la amenaza nazi. Durante la duración de las hostilidades, no tuvo contacto con las hermanas supervivientes que lo adoraban, pero cuyas elecciones de marido no podía aprobar.

En cambio, recibieron un relato de 22 páginas de los procedimientos escritos por su madre, la princesa Alice, que casi se había recuperado de su período de locura.

En el momento de la Coronación en 1953, se tomó la decisión de que lo pasado debería ser pasado y las hermanas obtuvieron asientos prominentes en la Abadía de Westminster, pero aún así, Felipe sintió que era mejor no recordarle a la nación con demasiada frecuencia sus estrechas relaciones con Alemania.

Aunque mantenía correspondencia regular con ellos y les hacía visitas privadas en Alemania, cuando le devolvían las visitas, la mayoría los invitaba a Balmoral, lejos de la mirada del público.

Su padre, el irresponsable príncipe Andrés, había muerto en 1944 sin que Felipe lo volviera a ver. Dejó algunos libros y fotografías, un par de cepillos para el cabello y un anillo de sello.

Su madre, la princesa Alice, vivió hasta 1969, pasando sus últimos días en privado y sin previo aviso en el Palacio de Buckingham.

Su ropa era un hábito gris de monja, aunque "fumaba como una chimenea", según una criada. Tenía 84 años cuando murió. Philip describió su vida como una "de guerras, revoluciones, separaciones y tragedias".

En su vida, el duque de Edimburgo fue criticado a menudo por su franqueza. Pero esa franqueza nació de su educación: primero el exilio, luego la pérdida de sus padres, seguido por el distanciamiento de sus hermanas.

Desde que tenía un año hasta que se casó con la princesa Isabel, no tuvo un hogar que pudiera llamar suyo, ni una familia cercana a la que acudir. Pero a través de la adversidad desarrolló una fuerza interior en la que, durante la duración de su largo matrimonio, la Reina llegó a confiar.


Príncipe de Japón Ito con su familia.

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes ásperos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se puede hacer ningún uso adicional, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


Príncipe Ito asesinado - Historia

Este es el séptimo de una serie de artículos que destacan la vida de Ahn Jung-geun con motivo del centenario del asesinato del primer general residente japonés de Corea, Hirobumi Ito, el 26 de octubre de 1909, en China.

Por Franklin Rausch
Escritor colaborador

A primera vista, no está claro por qué Ahn Jung-geun asesinó a Hirobumi Ito. Ito fue el creador de la constitución Meiji de 1889 que, aunque no sin restricciones, garantizaba derechos básicos como la libertad de expresión, la libertad de prensa y la libertad de religión. Ito era conocido como una fuerza moderadora dentro de la política japonesa.

Trató de prevenir el estallido de la Guerra Sino-Japonesa de 1894-1895 y la Guerra Ruso-Japonesa de 1904-1905 a través de la diplomacia y el compromiso.

Se enfrentó a fuerzas más agresivas dentro del gobierno japonés e impidió la anexión de Corea tras la victoria de Japón en su guerra con Rusia.

Carecía de las opiniones racistas anti-coreanas compartidas por muchos de sus colegas y creía, al menos por un tiempo, que Corea podría modernizarse tal como lo había hecho Japón. Tenía reputación de patriotismo y honestidad financiera. Por último, ni siquiera era residente general cuando Ahn le disparó. Entonces, ¿por qué entonces era un objetivo? ¿Qué esperaba lograr Ahn matándolo?

15 crímenes que había cometido

A Ahn se le hicieron las mismas preguntas poco después de ser arrestado. En respuesta, Ahn dio una lista de 15 "crímenes" que Ito había cometido. Podemos responder a las preguntas anteriores examinando un resumen de esta lista.

Ahn declaró que Ito esencialmente había destruido la soberanía de Corea. Ito había forzado la firma de los tratados de 1905 y 1907, presionó al emperador coreano Gojeong para que abdicara en 1907 y disolvió el ejército coreano ese mismo año.

Además, durante el reinado de Ito como residente general, Japón había tomado un control cada vez mayor sobre la moneda, los recursos naturales y la infraestructura de Corea. Básicamente, bajo Ito, la residencia general había tomado el control de todas las funciones estatales importantes.

Esta destrucción de la independencia coreana tuvo un alto costo humano y la lista de Ahn refleja este hecho. Ahn acusó a Ito de causar la muerte de miles de coreanos. Parece haber tenido en mente a los que habían muerto como parte del movimiento del ejército justo.

Las políticas de Ito habían destruido la independencia coreana y cuando los coreanos se levantaron y resistieron con fuerza al estado colonial japonés, Ito ordenó al ejército japonés que los aniquilara. Ahn vio estas muertes como resultado de las ambiciones de Ito de gobernar Corea. Ahn también acusó a Ito de ser responsable de la muerte de la reina Min.

Ahora sabemos por los registros históricos que fue el cónsul japonés, Miura Goro, quien planeó el asesinato de la reina Min.

Sin embargo, debido a que no había sido castigado, Ahn pensó que debía haber estado actuando bajo las órdenes de Ito, quien era primer ministro en ese momento. Ahn relacionó la pérdida de la independencia con el sufrimiento humano. El período colonial demostraría que tenía razón al hacerlo.

La educación juega un papel destacado en la lista de quince delitos de Ahn. Ahn criticó a Ito por obstaculizar la educación en Corea.

Ito, como residente general, requería que las escuelas privadas recibieran la aprobación del gobierno. La mayoría de las escuelas privadas no misioneras administradas por Corea tuvieron sus solicitudes de aprobación rechazadas.

Esto se debió en gran parte a que esas escuelas buscaban difundir el conocimiento moderno para que sus estudiantes pudieran desarrollar la fuerza de Corea y recuperar la independencia de su país.

Los libros de texto que fomentaban el activismo por la independencia fueron confiscados por el general residente japonés y destruidos.

Ahn había ayudado a mantener las escuelas él mismo y sabía que la educación era fundamental para la recuperación de la independencia de Corea. Por lo tanto, consideró que las acciones de Ito no solo destruían la soberanía coreana, sino también cualquier esperanza de recuperación.

Parecería entonces que Ahn disparó a Ito en parte por un deseo de vengar a las personas que habían muerto debido a las políticas de Ito y castigarlo por sus crímenes.

Para Ahn, Ito era culpable de esos crímenes, ya fuera residente general o no. Además, Ito, aunque ya no era general residente, seguía siendo un líder político poderoso, por lo que Ahn creía que probablemente haría más daño en el futuro. Ahn declaró durante el interrogatorio que había matado a Ito por esta misma razón.

¿Qué esperaba lograr Ahn al asesinar a Ito? En su lista de 15 delitos, hizo dos acusaciones más poderosas. Acusó a Ito de destruir la paz en Oriente y de engañar al emperador japonés y al resto del mundo haciéndole creer que los coreanos querían ser un protectorado de Japón y que todo iba bien en Corea.

Al matar a Ito, Ahn esperaba demostrar que esto no era cierto, que los coreanos no querían que su país fuera un protectorado de Japón y que la situación en Corea era terrible.

Ahn parece haber esperado que al informar al emperador japonés de la situación real en Corea, habría cambiado la política de Japón.

Al mismo tiempo, Ahn parece haberse dado cuenta de que esto podría no funcionar, por lo que también esperaba que sus acciones pudieran conducir a una intervención internacional.

Ahn sabía que Rusia, Francia y Alemania se habían unido para obligar a Japón a devolver la península de Liaodong que había obtenido de China como parte del tratado que puso fin a la guerra chino-japonesa.

Ahn probablemente esperaba que algo similar hubiera sucedido y Corea pudiera haber recuperado su independencia. Desafortunadamente, Japón continuó su política en Corea y ningún país intervino en nombre de Corea.

Ahn vio las acciones de Ito en Corea como una destrucción de la soberanía de su país y la vida del pueblo coreano. Además, creía que las acciones de Ito en Corea tenían ramificaciones más allá de la península, amenazando la paz de todo el este de Asia.

Asesinó a Ito como castigo por lo que había hecho y con la esperanza de restaurar la independencia de Corea y la seguridad y la paz en el este de Asia.

El escritor es un candidato a doctorado en la Universidad de British Columbia en el departamento de estudios asiáticos donde se enfoca en la historia religiosa coreana. Su investigación fue apoyada en 2007-2008 por la Korea Foundation y en 2008-2009 por Fulbright Korea.


WI: ¿Asesinado el príncipe Fernando de Bulgaria?

El 1 de noviembre de 1900, hubo un intento de asesinato contra la vida del príncipe Fernando de Bulgaria que fue orquestado por un grupo de anarquistas. Intentaron descarrilar el tren del príncipe, que viajaba de Sofía a la ciudad costera de Varna. En OTL, fueron capturados antes de que pudieran descarrilar el tren y matar al príncipe.

¿Y si hubieran tenido éxito? ¿Cuáles serían las repercusiones para la familia real, el gobierno, la independencia de Bulgaria y las guerras de los Balcanes?

Comisario

JacktheCat

Bueno, en una nota más ligera de Alt-History, lo más probable es que no terminemos con el ganador del príncipe pretendiente de OTL de hoy en día con el apellido más inusual:

Kardem Sajonia-Coburgo-Gotha y Gómez-Acebo (digamos que 3 veces muy rápido)

también conocido como Kardem Sakskoburggotski

Príncipe heredero actual al trono de Bulgaria.

Comisario

Buen punto, y probablemente no tendríamos al padre del príncipe Kardam, el zar Simeón, como primer ministro de Bulgaria.

Pero principalmente estaba pensando en una nota más pesada. Al leer sobre el príncipe Fernando, descubrí que su hijo, Boris, tenía a Nicolás II de Rusia como padrino. Quizás, sin una figura paterna y con las tradiciones rusofílicas y militaristas de Bulgaria, Boris podría haber sido criado por el zar Nicolás.

Halagaz

Boris tomaría el trono de Bulgaria, pero con solo seis años. por lo que su poder sería ejercido por una Regencia de tres hombres, ¿no es así?
(No tengo idea de quiénes serían los miembros de la Regencia. Probablemente el primer ministro Todor Ivanchov, y tal vez el general Stefan Paprikov como representante del ejército, y quienquiera que fuera el exarca de Bulgaria en ese momento como representante de la iglesia. )

Bulgaria se lanzaría al menos a un breve período de inestabilidad, con una gran `` caza de brujas '' promulgada por el gobierno, el ejército y mucha gente común, así como contra organizaciones relacionadas con el asesinato, anarquistas y radicales de izquierda en general. Los residuos de inestabilidad probablemente persistirían durante mucho tiempo, sostenidos por las luchas de poder entre varias facciones del gobierno / regencia.

No veo cómo podría alejarse o incluso retrasar significativamente la independencia de Bulgaria y su participación en algún tipo de Guerras Balcánicas. Estamos hablando del hombre enfermo de Europa aquí, no va a ser salvado milagrosamente por una pequeña agitación en un ya de facto vasallo independiente.

Comisario

Creo que el exarca sería Joseph I.

Yo también lo pensé, aunque creo que sería un gran escándalo para Ivanchov. Ya lo veían como un líder débil, así que pude verlo siendo reemplazado por alguien que hubiera sido un poco más severo. No sé ningún nombre en la parte superior de mi cabeza.


Príncipe Ito asesinado - Historia

El domingo 18 de marzo de 1582, el príncipe Guillermo de Orange, un dirigente holandés de 37 años, asistió a un almuerzo festivo en su palacio de Amberes para celebrar el cumpleaños del principal aliado francés, el duque Francisco de Anjou, que había llegado a los Países Bajos el anterior. mes para apoyar a los holandeses en su rebelión contra la corona española.

Cuando terminó la comida, William acordó reunirse con un peticionario en un rincón adyacente al comedor. El año anterior, el rey Felipe II de España había otorgado una recompensa sustancial por la cabeza del Príncipe de Orange, y en su mayor parte había permanecido aislado en el palacio, pero al modesto príncipe le resultó difícil dar la espalda a quienes buscaban su ayuda. con sus asuntos.

El joven de 18 años, que se llamaba Jean Jauregay, era un empleado subalterno empleado por un comerciante español afincado en Amberes llamado Gaspar de Anastro que había atravesado tiempos difíciles y había perdido cinco de sus barcos. El agente español Jean de Yzuncam, que trabajaba encubierto en los Países Bajos, presionó a Anastro para que asesinara a William y reclamara la recompensa. Anastro no quería arriesgar su vida, por lo que reclutó al impresionable Jauregay para la peligrosa misión.

William se sentó para recibir al peticionario. Cerca de allí estaban su hijo Maurice de 14 años y varios cortesanos que actuaban como guardaespaldas. Cuando Jauregay se acercó al príncipe, sacó una pistola de su bolsillo y disparó al príncipe a quemarropa. El joven inexperto había sobrecargado su arma y el retroceso lo golpeó hacia atrás. The bullet, which had an upward trajectory, went through the prince’s neck, through his mouth, and exited from his cheek. William thought the building had collapsed so violent was the explosion. The prince’s bodyguards and his son lunged toward the assailant and stabbed him repeatedly. Although the single bullet did not inflict a mortal wound, William’s physicians had great difficulty keeping the wound closed in the days that followed.

His health fluctuated wildly over the course of the next six weeks as he succumbed to fevers, but he finally made a full recovery. As he re-entered public life, William and those close to him wondered whether he would be so lucky the next time there was an attempt on his life.

Prince William of Orange

William was the eldest son of Count William of Nassau Dillenburg, a devout Lutheran, and his second wife, Juliana von Stolberg. He was born in 1533 in the village of Dillenburg in the County of Nassau along the Lahn River, a right tributary of the Rhine River. It was a pastoral area with orchards of plum and cherry trees, thick tracts of woods blanketing low ridges, and meandering streams.

Young William would not live the low-profile aristocratic life of his father, whose main occupation was looking after his meager estates and large family. William would find himself playing a pivotal role as a result of events that substantially increased his inheritance and catapulted him to the upper echelon of European nobility.

Fate had it that William’s cousin, René of Chalons, who was the ruler of the Hapsburg principality of Orange in Provence and Stadholder of Holland and three other provinces in the Spanish Netherlands, was cut down at the young age of 25 in battle during the siege of St. Dizier in 1544. In his will, René left his substantial inheritance to his 10-year-old cousin William. In the late 12th century, Holy Roman Emperor Frederick I had made the Burgundian County of Orange a sovereign principality within the empire. This development put William, the new Prince of Orange, in the center of a political storm that was brewing in the Netherlands.

Since René had been a prince of considerable note among the Netherlanders, his benefactor, the staunchly Catholic Holy Roman Emperor Charles V, deliberately made sure that the inheritance passed not to René’s uncle, William of Nassau-Dillenburg, who was a Lutheran, but instead to his impressionable young son.

In almost the wink of an eye, William inherited vast estates in northwestern Europe, including the sovereign principality of Orange, and substantial estates in Brabant, Luxembourg, Flanders, Franche-Comte, Dauphine, and Charolais. Charles V instructed that William should be sent to Breda in northern Brabant, the seat of the Nassau family. It was only a two-day ride from Breda to Antwerp where William would take his place as the Prince of Orange in the Imperial Court of The Netherlands under the watchful eye of the emperor.

Shortly afterward William became part of the emperor’s court in Brussels. Charles V intended to raise him as a devout Catholic prince faithful to the emperor and to the pope. Charles tested William’s military aptitude and capabilities by designating him the nominal head of an army of 20,000 men during the Italian Wars that pitted the Hapsburg Empire against the Valois dynasty of France. William served Charles V for a decade until the emperor abdicated in 1554 and passed responsibility for the Netherlands to his son, King Philip II of Spain.

William did not show any great aptitude as a military commander however, he did show great promise as a diplomat. He was one of three representatives at the peace table and helped negotiate the Peace of Cateau-Cambresis in 1559 between Henry II of France and Philip II of Spain. The peace ensured that after nearly seven decades of war between France and the Hapsburg Empire over control of Italy, the Hapsburgs won the struggle and the French ceded their territorial claims in Italy to the Hapsburg Empire and the County of Savoy.

The year after William stepped down from his post as commander of the Hapsburg forces on the Flemish border with France, a young man named Balthasar was born to the devoutly Catholic household of the Gerards, who resided in the village of Vuillafans in Franche-Comte, one of the Hapsburg dominions. Balthasar, who had 10 siblings, was quiet and studious, as well as passionate and intense. The Gerards, like many other Catholic households in Franche-Comte, had prospered under the benevolent rule of the Hapsburgs. His family was affluent enough for him to attend the nearby Catholic University of Dole where he studied law.

Gerard wound up not as a lawyer, but as a cabinetmaker’s apprentice who was a fanatical admirer of Philip II. In one documented workplace incident, he thrust his dagger visciously into a piece of wood vowing to do the same to the Prince of Orange. When Philip reached the point by 1581 that he publicly announced a reward to whoever could assassinate William, Balthazar answered the call.

William had first met Prince Philip, the future King Philip II of Spain who would rule not only Spain, but also the Netherlands and the Spanish territories in Italy, in 1549. Despite being six years older than William, the introverted Philip disliked the younger prince, who was far more self-confident and socially at ease than Philip. Nevertheless, Philip behaved in a civil and cordial manner toward William as required by his high-born status.

When Charles V abdicated and turned over the reins of power to Philip in 1555, the new Spanish king and overlord of the Netherlands lost little time stepping up the war on heretics in the Netherlands. To the Protestant mix of Anabaptists and Lutherans which his father had tried to counter ecclesiastically, politically, and militarily had been added the militant preaching of Calvinism. Although it spread more slowly with fewer mass conversions in the Netherlands than it had in France, it nevertheless was gaining ground. It appealed not only to those in the northern provinces of the Netherlands, but also to the large urban populations in the southern provinces.

In 1556 larger numbers of Jesuits moved into the Netherlands. They played a role in the inquisition, which was still used to tamp down heresy by enforcing harsh edicts. The inquisition in the Netherlands was very aggressive in that even if a heretic repented he was still put to death.

Three years later Philip issued directives to reorganize the bishoprics that would have a major effect on the political power structure of the Netherlands. He established for the first time three archbishoprics within the Netherlands—Cambrai, Utrecht, and Malines—rather than have the bishoprics the Netherlands part of the German archbishoprics of Rheims and Cologne.

This meant that Archbishop of Mechelen Antoine Perrenot de Granvelle became the head of the Netherlands Council of State, of which William was a member. Thus, the council was controlled not by a group of nobles as it had been previously, but instead by an archbishop. The Catholic Church had elevated Granvelle from cardinal to archbishop in 1561 at the request of the Hapsburgs.

Although no clear connection was ever established between Granvelle and Gerard, it is an uncanny coincidence that William’s assassin also hailed from Franche-Comte. Some observers speculated in the aftermath of the assassination that Gerard may have felt some sense of duty to Granvelle.

In 1559 Philip appointed his illegitimate sister, Margaret of Parma, as governess-general of the Netherlands. Her responsibility was to ensure that Philip’s initiatives and desires were fulfilled in regard to governing the wealthy and heavily populated Hapsburg domain. The same year he also made William the stadholder, or governor, of the northern provinces of Holland and Zeeland. As such, it was William’s duty to look after Philip’s interests in the Netherlands and guard his rights as sovereign.

William mobilized the nobility of the Netherlands against Cardinal Granvelle, who was referred to by his enemies as the “red devil.” They petitioned Philip in 1562 for his removal, charging him with excessive zeal in the persecution of Protestant heretics and mishandling of church revenues. When this did not work, William and his ally, Lamoraal, Count of Egmont, withdrew the following year from the Council of State, interrupting the normal business of government. Philip relented in 1564 and recalled Granvelle from the Netherlands. Granvelle’s ouster constituted a key political victory for the Orangists.

King Philip (left) detested Prince William (right).

Philip was unrelenting in his zeal to prosecute heretics. In October 1565 he signed orders requiring all provincial authorities in the Netherlands to enforce the laws against heretics. In response, Calvinists in 1566 broke into Catholic churches and smashed statutes and stained glass windows. Isolated incidents had occurred as early as 1562, but the so-called Iconoclast Fury of 1566 was widespread throughout heavily populated southern provinces. Calvinist preachers routinely held outdoor sermons in which they urged members of their congregations to do away with the symbolic trappings of Catholicism. In many cases local officials stood idly by while groups of between 50 to 100 men sacked Catholic churches.

The Iconoclast Fury led directly to Philip’s decision to send large numbers of Spanish troops into the provinces to restore order and protect the Catholic Church properties. Realizing he could not hold back the tide of revolt, William departed the Netherlands in April 1567 for the Nassau estates in Dillenburg. From that point on, William feared that he might be assassinated.

Philip replaced Margaret of Parma in December 1567 with Fernando Alvarez de Toledo, the Duke of Alba, who was a veteran commander of the Ottoman-Hapsburg Wars. Alba actively persecuted the Calvinists, which served to drive the religion underground and resulted in the departure of large numbers of Calvinist clergy and nobility from the provinces. Although William and his brother Louis of Nassau attempted to counter the Spanish military forces that occupied the Netherlands, they lacked the resources to meet them on even terms.

Alba served for five years as governor-general of the Netherlands during which time he presided over the Council of Troubles, dubbed by its detractors the Council of Blood, which sought to punish the agitators responsible for the desecration of Catholic churches. The council oversaw the execution of as many as 1,000 people. As if this were not enough, his reign of terror included the sack of key cities throughout the southern provinces and the execution of their garrisons.

William would live long enough to see three successors to Alba: Don Luis de Requesens, Don John of Austria, and Alessandro Farnese, the Prince of Parma. Of the three, only Parma realized that it was necessary to undertake diplomatic initiatives while continuing to apply military force to achieve Philip’s goals. Yet it was under Parma’s regency that the seven provinces in the north seceded from Spain in 1581.

Philip’s intransigence in regard to Calvinism compelled the majority of the southern and northern provinces to depose Philip in favor of Catholic Duke Francis of Anjou on January 23, 1581. Philip had long since considered William a traitor and he was personally stung by what he felt was a personal betrayal. Philip considered assassination to be a legitimate instrument of warfare.

Granvelle backed Philip because he wanted revenge against the prince. Granvelle had become deeply embittered by the way the Orangists had driven him from power. He delighted in the knowledge that William might be discomfited knowing that each day of his life might be his last.

On March 28, 1581, the King of Spain issued a proclamation in which he put a price on William’s head. Because William had disturbed the religious peace in the Low Countries, “every one is authorized, to hurt him and to kill him,” stated the document. Whoever succeeded could claim the reward of 25,000 gold crowns, along with land and titles.

Anjou brought troops with him ostensibly to fight the Spanish, but when he learned that he had only limited powers, he embarked on the conquest of key cities, one of which was Antwerp. Fighting erupted throughout the city on January 17, 1583, and Anjou returned to France. The provinces that had chosen Anjou as their sovereign switched their allegiance to William of Orange.

Although Gerard was intelligent and resourceful, it is hard to believe he could have acted alone for he used various different subterfuges to put himself in close proximity to the Prince of Orange. The tricks and cons included both forged testimonials and counterfeit documents. Gerard assumed the name François Guyon and maintained that he was the son of a Protestant serving man, Guy of Bensacon, who had been roundly persecuted for his religious beliefs.

Gerard carried around letters signed by prominent Catholic officials in the Netherlands that were meant to prove that he was well liked and trusted by authorities of the Spanish government. He used this as bait to entice those close to William into believing that he had access to intelligence related to the Spanish army and government that might be of interest to the Prince of Orange and his advisers. He successfully used the documentation to dupe Pierre Loyseleur de Villiers, William’s chaplain and intelligence chief, into believing that he might be a useful spy.

Gerard landed a job in Luxembourg in 1583 as a secretary to a relative who was in Parma’s Army of Flanders. One day he saw a pile of signed blank passes left unattended on an officer’s desk and he pocketed a half dozen. He tried to make contact with Parma in Hainault to inform him that he wanted to try to assassinate the Prince of Orange, but he lost his nerve and continued on to Holland, arriving in May 1584.

Gerard gained an audience with William, who by that time had returned to Holland and was living in Delft. He told the prince that it was his greatest desire in life to serve him. He showed William the stolen passes, but the count had no use for them. William suggested he deliver them to Anjou, with whom William was still corresponding. Since he had no money to purchase a gun with which to assassinate William, Gerard departed in early June for France.

Learning on the way that Anjou had died of malaria on June 10, Gerard returned to Delft to share the news of Anjou’s death with William and to see if a fresh opportunity to kill him might present itself. William once again received Gerard. He told Gerard to return to his home in France. Upon learning that Gerard was still hanging about in the days that followed, William sent him 12 crowns to pay his travel expenses.

Gerard used the money to buy a small wheellock pistol from one of William’s bodyguards. After finishing his dinner on July 10, William received several petitioners, one of whom was Gerard. When one of the petitioners knelt to receive William’s hand on his bowed head before departing, Gerard leaned toward William and fired into his upper body.

Prince William was fatally shot on July 10, 1584.

The double charge, which entered William’s body from the side, tore through his lungs and stomach. With great strength he remained standing. With his wife and step daughters watching in shock, William’s sister tried to help her brother, who had slumped down near the bottom of a staircase. By then his face was ashen gray. “Do you die reconciled with your savior, Jesus Christ?” ella preguntó. “Yes,” he replied softly.

Philip, who was blinded by his rage, had failed to grasp that the assassination of the Prince of Orange made him a martyr for the rebellious Dutch. As such, William posed a greater threat to Spanish rule in the Netherlands as a martyr than he would have if he had remained alive.

William had the unfortunate distinction of being the first prominent political leader to be assassinated by a handgun. While the Prince of Parma reconquered the largely Catholic southern provinces for Philip, he was unable to recover the seven provinces of the north that became the United Provinces. William’s paternal bearing played a key role in bringing about their independence from Spain.


Ver el vídeo: CAM CAMINANTE- EL MISTERIO DE LA MASACRE REAL CAMINANDO POR LA HISTORIA


Comentarios:

  1. Pryderi

    ¡Ajá, lo tiene!

  2. Hank

    excelente calidad se puede descargar

  3. Beadurof

    Estoy de acuerdo, mensaje muy útil

  4. Tegal

    Y aquí hay realmente geniales



Escribe un mensaje