Día 6 los segundos 100 días - Historia

Día 6 los segundos 100 días - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La jornada comenzó con la recepción del Presidente de la jornada de información económica y de seguridad diaria. El presidente y el vicepresidente se reunieron luego con un miembro demócrata de los comités de energía del Congreso. El programa de los presidentes luego pidió un almuerzo privado con el vicepresidente, en cambio, el presidente y el vicepresidente decidieron conducir a Virginia y almorzar en una hamburguesería.

Por la tarde, el presidente se reunió con el presidente de Israel, Shimon Peres. Después de eso, el Presdient se reunió con sus asesores superiores.


Día 6 de los segundos 100 días - Historia

Biden & # 8217s no es solo un pésimo diplomático. Es pésimo en la historia.

No puedo esperar a ver cómo van los segundos 100 días en el cargo del presidente Biden.

Hasta ahora, ha destrozado de raíz la exitosa política de inmigración de Trump, ha dejado de trabajar en el muro y ha creado una supercrisis en la frontera sur.

Él y sus maestros en el Congreso se están preparando para arruinar a los ricos y las corporaciones con impuestos más altos sobre los ingresos y las ganancias.

Y debido a que estuvo de acuerdo estúpidamente con George Stephanopoulos en la televisión en que Vladimir Putin es "un asesino", Putin se enojó y llamó al embajador de Rusia.

Desde el primer día, cuando ordenó el cierre del oleoducto Keystone, la primera figura en jefe de Estados Unidos ha sido un desastre total.

Los conservadores siguen llamando a las oleadas de inmigrantes ilegales que llegan a Texas y que inundan nuestras instalaciones de detención como "una crisis".

Está bien, pero es exactamente lo que invitaron las políticas de Biden y los extremistas de la inmigración.

Biden esencialmente les dijo a los inmigrantes ilegales y solicitantes de asilo: "No vengan ahora. Aún no estamos listos. No tenemos suficientes jaulas, me refiero a instalaciones, para 10,000 niños no acompañados y todavía estamos trabajando en su atención médica gratuita ".

Los errores de Biden en la frontera han enriquecido a los cárteles de la droga y a los traficantes de personas y han abierto la puerta a los terroristas de todo el mundo.

Además de culpar absurdamente a Donald Trump de la reciente invasión de inmigración, Biden ha pasado sus primeros sesenta días en el cargo minimizando el milagro de las vacunas de la administración Trump.

La "Operación Warp Speed" eliminó años de trámites burocráticos gubernamentales y logró que las grandes farmacéuticas produjeran cientos de millones de dosis en un tiempo récord.

Pero Biden se está atribuyendo el mérito de la vacuna, como él y Kamala la prepararon el verano pasado en su búnker del sótano.

¿Sabes cuál es el mayor logro de Biden en la guerra contra Covid-19 hasta ahora?

Llamando a Moderna y Pfizer y diciendo que necesitamos un par de cientos de millones de dosis más de sus vacunas.

Mientras tanto, lo que Biden le dijo sobre Putin a Stephanopoulos fue increíblemente tonto, incluso para un presidente.

Obviamente, no tenía una tarjeta de notas con la respuesta diplomáticamente correcta impresa en mayúsculas para que pudiera leer.

Entonces, pensando en sus pies, el presidente hizo una rápida señalización instintiva de las virtudes demócratas: debido a que el presidente Trump nunca llamó a Putin un asesino, Biden pensó que tenía que hacerlo.

¿De qué le sirvió al país que Biden dijera que Putin era un asesino, incluso si lo es? Nada bueno.

Ronald Reagan se entristeció por llamar a la Unión Soviética un "Imperio del Mal", que era.

Pero mi padre no llamó a Mikhail Gorbachev un asesino, y FDR y Truman no llamaron a Stalin un asesino en masa, porque una vez que haces eso, no hay forma de que puedas sentarte con el tipo en una conferencia cumbre.

Después de cinco años, los demócratas y la mitad de los medios liberales todavía no pueden dejar ir a sus demonios gemelos, Putin y Rusia.

A pesar de cero pruebas, todavía actúan como si la intromisión rusa en nuestras elecciones fuera algo nuevo que Trump de alguna manera inventó para robarle la Casa Blanca a Hillary.

Pero cualquiera que tenga un libro de historia sabe que Moscú nos ha estado espiando y jugando con nuestras elecciones desde siempre.

Todos los países se lo hacen entre sí, incluso a sus amigos. Es lo que hacen los gobiernos, y mucho peor.

Durante la Guerra Fría, nuestra CIA solía matar a líderes extranjeros y derrocar gobiernos extranjeros hasta que el Congreso les dijo que ya no se les permitía hacerlo.

¿Te suenan Guatemala, Vietnam e Irán? ¿La Bahía de Cochinos?

¿Qué piensa la gente que ha estado haciendo Estados Unidos en Irak y Afganistán durante dos décadas, repartiendo volantes de campaña?

Biden no es solo un pésimo diplomático. Es pésimo en historia. Como muchos en estos días, aparentemente ha olvidado gran parte de la historia que vivió y ayudó a hacer.

No es el "Asesino" Putin y Rusia lo que debería preocuparle, es su compañera China.

Ese es el infierno comunista que ha estado construyendo su ejército, destruyendo la libertad en Hong Kong, espiando a los estadounidenses, entrometiéndose en todos los rincones del mundo y colocando a los musulmanes en campos de reeducación.

Si realmente cree que la Rusia pobre y débil sigue siendo nuestra mayor amenaza, Biden está más fuera de contacto de lo que imaginamos.


Joe Biden y los próximos 100 días

En sus primeros 100 días en el cargo, el presidente Biden conoció el momento.

Y en su primer discurso al Congreso, el presidente Biden presentó una agenda para los próximos 100 días que haría historia, coincidiendo con los logros históricos de los presidentes Franklin Roosevelt y Lyndon Johnson. Establecer un listón tan alto puede parecer poco realista, pero la mayor parte de lo que Biden y su equipo deben hacer para cumplirlo es mantenerse fieles al curso y los principios que los han guiado durante la transición y los primeros 100 días.

Biden asumió el cargo en medio de una pandemia, una recesión prolongada y un violento intento de la derecha de bloquear su aceptación pacífica de la presidencia. Ha respondido con un esfuerzo de movilización nacional para vacunar a todos los estadounidenses y una victoria legislativa que brindó el alivio económico que tanto necesitaban las familias, las ciudades y las empresas.

El programa de vacunación está adelantado. El Plan de Rescate Estadounidense provocó un aumento en la contratación el mes pasado e incluyó nuevos créditos fiscales y programas de alimentos que podrían reducir la pobreza infantil a la mitad. Además, Biden lanzó una auditoría de equidad racial y un plan de acción de todo el gobierno federal, restauró nuestro liderazgo diplomático y devolvió un mínimo de cortesía al Washington político.

Biden ha allanado el camino para unos segundos 100 días que pasan del alivio inmediato a una transformación duradera. No solo lograr que el país atraviese COVID, sino curar las condiciones preexistentes que hicieron que nuestra economía y nuestra sociedad fueran tan vulnerables a las pandemias y los repetidos colapsos del mercado. Ha propuesto una agenda que reconstruye efectivamente un sueño americano más inclusivo y, en esencia, hace que Estados Unidos vuelva a ser asequible para millones de familias.

Biden ha tenido éxito más allá de las expectativas hasta ahora manteniendo sus propuestas simples pero audaces, y devolviendo el profesionalismo y la competencia al gobierno. Ese enfoque le sirvió perfectamente al responder a la emergencia que heredó, le servirá tan bien como construirá un legado que durará más que sus primeros cien días.

Eso no es para restar importancia a los logros que ha tenido hasta ahora. La historia ya recordará a Biden por controlar un virus que la administración anterior permitió que se propagara sin control durante un año y brindar a los estadounidenses el apoyo que necesitan para salir de la pandemia hacia un futuro esperanzador.

Pero podría ser recordado por mucho más que eso, si continúa implementando una agenda de gobierno que haga que el país sea resistente a las pandemias y muchos otros desafíos en las próximas décadas. Eso significa seguir tres principios básicos.

  1. Continúe haciéndolo simple: El presidente Biden es plenamente consciente de que su agenda requiere al menos 50 votos en el Senado, pero ha elegido ganar esos votos presentando su caso directamente al pueblo estadounidense. Él y su equipo entendieron que no se trata solo de aprobar una buena política, sino de asegurarse de que la gente entienda qué política acaba de aprobarse y qué significa en la mesa de la cocina. Eso implicó la elaboración de una legislación sencilla que el público no necesitaba títulos de maestría para comprender. Sus trabajos y planes familiares se basan en la misma base.
  2. Audaz es la nueva corriente política: En décadas anteriores, la aprobación de un proyecto de ley de ayuda de 1,9 billones de dólares podría haber dejado a los legisladores tímidos a la hora de gastar billones más para reparar y expandir el pacto social. Los expertos con frecuencia interpretan erróneamente las propuestas de Biden como un giro hacia la izquierda en lugar de un esfuerzo deliberado por unir al país a través de ideas audaces y de alto impacto con amplio apoyo. Las voces tradicionales de la circunvalación se fijan en el precio de una factura y en el proceso de aprobación. Pero, en verdad, lo que hace que la agenda de Biden sea extraordinaria (¡y popular!) Es su escala más que su ideología. El deseo de Biden de ir a lo grande no proviene de los principios de izquierda, sino más bien de su interminable reserva de empatía. Los trabajadores estadounidenses no están a un pequeño crédito fiscal de la seguridad económica. Necesitan un cambio masivo en los fundamentos de nuestra economía para que Estados Unidos vuelva a ser asequible. Necesitan que nuestro sistema de educación pública cambie de K-12 a P-14. No solo necesitan estímulos a corto plazo, sino inversiones públicas que reconstruyan la competitividad estadounidense. Aquellos que quieren que tenga éxito deben seguir su ejemplo, y Biden debe reunir sus formidables habilidades políticas para convencerlos de que avancen en esa agenda unificada y con un propósito, incluso si eso significa hacerlo solo.
  3. Elevar la competencia: La aprobación de una legislación histórica será un logro político histórico. Implementar reformas tan vastas en medio de una pandemia, polarización y propaganda sería un logro histórico de la buena gobernanza. Biden llenó puestos clave con un conjunto diverso de personas altamente experimentadas preparadas para liderar desde el primer día. Quizás aún más importante, han demostrado la sabiduría y la madurez para corregir rápidamente los inevitables pasos en falso, como "aclarar" que no planeaban mantener el límite inhumano de Trump sobre los refugiados. Escucharon a los defensores, cambiaron de rumbo rápidamente y avanzaron. En una administración poblada de novatos, estas correcciones de curso podrían haberse convertido en historias de proceso paralizantes sobre una administración en desorden. En manos de una tripulación experimentada, reflejan la capacidad de adaptarse a los buenos consejos y hechos. El rechazo de Hill puede hacer que parezca que el partido se está fracturando, pero en realidad significa que el partido está funcionando.Los demócratas del Congreso deben entender que unificarse detrás de Biden no significa permanecer en silencio cuando él o su gabinete cometen errores.

Estos principios no se materializaron de la nada. Reflejan lecciones de los éxitos y reveses de los primeros años de la administración Obama. En 2009, como representante de primer año de un distrito rojo, voté a favor de algunas reformas audaces que eran políticamente controvertidas, pero prometían llevar al país por un mejor rumbo. Durante las elecciones de 2010, nuestro mejor argumento de venta fue sobre reformas que eran simples pero audaces, especialmente aquellas que habían sido aprobadas lo suficientemente temprano como para que los votantes vieran los resultados. A los votantes no les importaba que el rescate automático fuera, en términos puramente ideológicos, la política más izquierdista de los primeros años de Obama; les importaba que fuera audaz y simple, y que funcionara. [Sostengo que aprobar Obamacare en los primeros 100 días con tarifas de medicamentos negociadas y una opción pública habría significado la victoria para muchos de nosotros en 2010.] El presidente Biden se ha centrado en los primeros resultados que las familias trabajadoras pueden sentir y hace que ese corte sea una buena idea. a la mitad no lo hace más atractivo para la mayoría de los estadounidenses que piensan que no es suficiente reconstruir, sino reconstruir mejor.

Pocos estadounidenses que conocían a Lyndon Johnson antes de que se convirtiera en presidente lo hubieran considerado uno de los más transformadores en la historia de Estados Unidos, pero una convergencia histórica de tragedia y sabiduría unió las experiencias únicas de Johnson con un período de gran necesidad nacional, y Johnson se elevó a encuéntrelo.

Joe Biden me recuerda eso de muchas maneras. Si Johnson hubiera ganado la nominación presidencial como esperaba en 1960, podría haber gobernado como un presidente incremental más moderado.

No podemos saber en qué tipo de presidente Biden podría haberse convertido después de una de sus carreras anteriores, pero se convirtió en presidente en un momento de peligro económico y violencia política; durante cuatro años, Trump y sus aliados lanzaron ataques contra los ideales de Estados Unidos, que culminaron con una turba violenta que asalta el Capitolio y busca deshacer una elección libre y justa.

En estas circunstancias, y con una experiencia y empatía extraordinarias, Biden ha sentado las bases para una presidencia histórica que reconstruye un sueño americano y una clase media mejores, más inclusivos y seguros. Si mantiene el rumbo, sus segundos 100 días podrían producir un conjunto histórico de logros legislativos que empoderen a un equipo de verdaderos servidores públicos para pasar el resto del mandato haciendo realidad los ideales estadounidenses en los que Joe Biden nunca ha perdido la fe.


100 días de cambio y # 8211 Mi historia de transformación

¡Es viernes a todos! Y eso significa otra historia de la vida real de Primal Blueprint de un lector Mark & ​​# 8217s Daily Apple. Si tiene su propia historia de éxito y desea compartirla conmigo y con la comunidad de Mark’s Daily Apple, comuníquese conmigo aquí. Continuaré publicándolos todos los viernes mientras sigan llegando. ¡Gracias por leer!

Nota:Andrew experimenta con el ayuno intermitente. Si bien IFing es una herramienta eficaz para muchas personas, no es una requerido componente del Plano Primordial. Como dice Andrew, YMMV (su millaje puede variar).

Tengo casi 56 años y cerca de cuatro años antes de jubilarme. Me he estado entrenando para la jubilación mediante la construcción de habilidades y hábitos para las cosas que quiero hacer cuando me jubile y, al mismo tiempo, me estoy entrenando para los ochenta. La atención médica está en camino a la crisis para las personas de mi edad, y creo que la única forma de sobrevivir a la crisis de la atención médica es no necesitarla. Se me ocurrió la idea de los 100 días porque me imagino que se necesitan unos tres meses para hacer un cambio real en uno mismo, y tenía varios cambios reales que necesitaba hacer. Elijo pensar en días, porque hacer cambios es un compromiso diario.

Mi primer objetivo de 100 días fue simplemente volverme más activo y desarrollar fuerza. Pesaba 230 libras, era a fines de julio de 2011 y comencé una rutina de levantamiento de pesas / cardio junto con una dieta baja en carbohidratos / Primal Blueprint. Después de 100 días estaba mucho más saludable y pesaba 220 libras. No fui lo suficientemente estricto con la restricción de calorías, así que a pesar de comer más Primally, no perdí tanto peso. Perdí grasa, pero gané músculo.

Los segundos 100 días comenzaron en noviembre de 2011 y mi objetivo era convertirme en un mejor esquiador nórdico. Esquié 108 días entre mediados de noviembre y finales de marzo. Pasé de ser un torpe torpe a ser capaz de esquiar con la mayoría de los mejores esquiadores de mi rango de edad, pero nunca tuve su velocidad o resistencia cuesta arriba. Mi peso no cambió mucho, pero nuevamente no había abrazado la idea de la restricción calórica. La dieta baja en carbohidratos es importante, pero creo que en algún momento tendrás que comer menos si vas a perder peso.

El tercer objetivo de los 100 días era conseguir un peso saludable y estar preparado para un intenso entrenamiento de esquí de fondo al comienzo de la próxima temporada de esquí. En ese momento quería estar firmemente por debajo de las 200 libras. Me propuse perder otras 25 libras y comenzar a correr por senderos y montar en bicicleta de montaña para ayudarme con mi acondicionamiento.

Correr nunca ha sido lo mío debido a problemas en la espalda. Correr lo hacía tan doloroso que pensé que no sería capaz de hacerlo. Por supuesto, estaba equivocado en eso (más sobre el dolor de espalda más adelante). Correr por senderos resulta ser mucho más fácil para mi espalda que correr en la carretera o en cinta.

Comencé a comer en días alternos en abril de este año con 220 libras. Me interesé mucho en el esquí nórdico (tanto clásico como skate) el invierno pasado y vivo cerca de una excelente instalación de esquí nórdico, que se transforma en una increíble instalación para correr XC y andar en bicicleta por una sola pista cuando la nieve se va. Este es mi patio de recreo.

Mi programa para el verano consistía en comer solo dentro de una ventana de 4 horas cada dos días, y correr o montar de 4 a 10 km 4 o 5 veces por semana. Durante 10 semanas seguí el programa ADE sin vacilar y luego comencé a relajarme un poco, yendo a una comida al día durante una semana, luego volví a días alternos por un tiempo. Seguía comiendo mucho menos, pero a medida que me acerco a un peso saludable, se vuelve menos importante y, a veces, parece funcionar mejor comiendo una cantidad menor una vez al día.

Eliminé la palabra ayuno del programa de días alternos porque creo que ayunar es más que saltarse una comida, o incluso varias comidas. Al no ser científico o nutricionista, todo lo que tengo es mi propio cuerpo para un laboratorio y mi propia experimentación como evidencia. Algunas cosas las he probado suficientemente para guiarme, otras cosas todavía las estoy probando. Como tal, debe considerar esto anecdótico y su millaje puede variar.

Creo que hay tres fases del hambre de la siguiente manera:

  1. Exigencia psicológica de comer. Puedes ignorar esto. Todo lo que estás haciendo es jugar con tu mente.
  2. Demanda fisiológica para comer. También puedes ignorar esto. Ahora estás jugando con tu sistema digestivo y te lo dice.
  3. Necesidad fisiológica de comer. No entre en pánico, pero preste atención. Esta es la zona donde ocurren cambios reales en su cuerpo. Esto es lo que considero que es el ayuno.

La necesidad fisiológica es un asunto bastante diferente de las fases de demanda. Entra en acción tarde en el día 3 o tal vez el día 4 de ayuno. En mi opinión, antes de esa hora todo lo que hacía era saltarse una comida o dos o tres. No estoy sugiriendo que las fases 1 y 2 sean fáciles, de hecho, son las más difíciles.

Comer carbohidratos significa que debe abordar la fase 2 con regularidad. Como tal, entras en los impulsos de la fase 1 y 2 con regularidad. Creo que para hacer que la restricción calórica funcione más fácilmente es necesario superar la adicción a los carbohidratos. Eso puede llevar dos semanas, pero lo considero esencial para un programa positivo de restricción calórica.

He intentado esto de ambas formas y es una de las cosas que considero un hecho. YMMV.

La comida como recompensa, especialmente los postres, me desconcierta. Trabaja duro para mantener sus antojos bajo control durante una semana o dos y luego se recompensa con las mismas cosas que sabe que son la causa de todos sus problemas. ¡No tiene ningún sentido! Digamos que pintó su casa y trabajó muy duro durante un par de semanas para convertirla en el orgullo del vecindario. ¿Bombardearías el lugar con graffiti como recompensa? No, crees que sería una estupidez.

Quiero mencionar mis experimentos con edulcorantes artificiales. He probado para mi propia satisfacción que sabotean una dieta. Lo he hecho de varias formas. He estado comiendo bajo en carbohidratos (alrededor de 50-100 gramos por semana) durante muchos meses. Mis impulsos de hambre están totalmente bajo control.

Como prueba, me enjuagué la boca con té helado dulce y azucarado y escupí la bebida sin tragar nada. ¡En 20 minutos estaba deseando comer de la peor manera que me había sentido en meses! Luego, unos días después, mezclé un edulcorante artificial en agua y repetí el enjuague bucal. ¡Misma reacción! De repente, tenía ganas de comer como no lo había sentido desde la última prueba. Hice esta prueba un par de veces, que no es suficiente para ninguna investigación científica real, pero la encontré lo suficientemente convincente. Mi hipótesis es que las papilas gustativas captan un toque dulce y desencadenan una reacción a la insulina. Supongo que el edulcorante artificial engaña al sistema y te inyectan insulina antes de que llegue una ingestión azucarada.

Entonces, si estoy en lo cierto, debes mantenerte alejado de las cosas dulces. Cualquier cosa que haga que el páncreas secrete insulina reducirá el nivel de azúcar en la sangre y hará que sienta hambre. Esa es mi teoría, y de nuevo YMMV.

Parece que me ejercito mejor cuando tengo hambre. Tengo más energía justo antes de comer. Si han pasado más de 40 horas desde mi última comida, tengo poder para quemar. Subo las colinas sin detenerme, tomo decisiones más rápidas y acciones reflejas, y a menudo quiero ir más tiempo del que tengo tiempo. Durante los últimos meses, mis paseos y carreras más lentos han sido justo después de una comida, incluso una pequeña.

Me gustaría resumir los conceptos e ideas que me ayudaron en los últimos tres programas de 100 días y que me ayudarán en el próximo.

  1. Cásate con Smart. ¡Una esposa solidaria hace que este tipo de cosas sea mucho más fácil!
  2. Aléjese de los carbohidratos y los alimentos dulces. Esto hace que faltar comidas sea mucho más fácil.
  3. No beba calorías. Limítese al agua y el té o el café. Jugo, leche, cerveza, alcohol, todo veneno. Si no puede vivir sin su cerveza, tenga en cuenta que hará que todo esto sea muy difícil.
  4. Planifique algunas actividades físicas para los días sin comida. Tendrá al menos un par de horas para matar mientras no esté comprando, cocinando, comiendo y limpiando.
  5. Reprograme su vida sin las comidas. ¡Este puede ser el mayor beneficio de comer en días alternos y # 8211 tiempo libre!
  6. Cuando tenga hambre en un día sin comida, haga ejercicio o, si es tarde, vaya a la cama. Pasara.
  7. No se recompense con alimentos que no se ajusten al plan. La tarta de queso y el helado son siempre malas opciones mientras trabajas en tus objetivos de pérdida de peso.

Mis próximos 100 días son para solucionar mis problemas de espalda. En algún momento me di cuenta de que puedo tener dolor de espalda ya sea que me quede sentada o salga y haga cosas. Al elegir ser tan activo como lo permita mi espalda, ahora me encuentro con un pequeño problema que va tan lejos y tan duro como el resto de mi cuerpo y mi mente están ansiosos. He decidido asumir lo principal que me ha estado frenando durante todos estos años. Ahora sé que 100 días no es tanto tiempo, y puedo arreglar las cosas si mantengo mi atención en ellos. He ido a un fisioterapeuta deportivo y tengo que hacer un curso de ejercicios de estiramiento y fortalecimiento. Los hago ocho veces al día. Me comunicaré con el fisioterapeuta con regularidad y haré exactamente lo que me recetaron. No espero que ningún programa tenga éxito a menos que haga el trabajo y siga el plan. Al final de este período de 100 días, estaré en una nueva temporada de esquí y un objetivo de 100 días diferente.

Hasta ahora me he mantenido con los programas que me propuse. Después de terminar los 100 días más difíciles, miro hacia atrás al principio y recuerdo cómo me sentí, lo difícil que fue subir mi trasero por esas colinas en mi bicicleta y lo lenta y dolorosamente que corrí. Ahora peso en algún lugar al sur de 195 puonds y he restablecido mi peso objetivo a 185. A mi altura y tamaño de cuerpo, no creo que pueda ser considerado con sobrepeso en ese momento.

Podría estar diciendo "Ojalá hubiera hecho eso", pero en cambio estoy diciendo "Me alegro de haberlo hecho".


TENDENCIAS DEL ANÁLISIS LEGAL

Yasmin (Rigney) Nelson es un alto ejecutivo político y de políticas que ha trabajado en campañas presidenciales y federales, y en el Congreso de los Estados Unidos. Yasmin tiene una historia demostrada de trabajo bipartidista y bicameral en el Senado de los Estados Unidos, ayudando a los senadores a aprobar leyes, dar forma a las regulaciones y desarrollar propuestas de políticas públicas. Yasmin es una formadora de coaliciones experta y una defensora apasionada, con experiencia en la creación de campañas centradas en el cliente. Tiene experiencia en asuntos de finanzas, banca, vivienda y servicios financieros con capacidad para comunicarse y avanzar.

Jeff Holmstead, ex administrador adjunto de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) para el aire y la radiación, es uno de los abogados líderes en cambio climático del país reconocido por Chambers USA y dirige el Grupo de Estrategias Ambientales (ESG) en Bracewell. El ESG es un grupo multidisciplinario que incluye abogados ambientales y de energía, defensores de políticas públicas y expertos en comunicaciones estratégicas, la mayoría de los cuales han tenido experiencia gubernamental de alto nivel. Bajo el liderazgo del Sr. Holmstead, trabajan juntos a diario para asesorar y defender.

Ann Navaro asesora y litiga bajo las leyes y políticas federales que rigen los recursos naturales y el medio ambiente. Después de más de 25 años como una de las principales litigantes y asesora de políticas del gobierno federal, Ann aporta una visión y una perspicacia excepcionales a los clientes que buscan construir infraestructura, producir recursos naturales valiosos o mejorar las políticas y programas gubernamentales que afectan a sus negocios. Ha ocupado altos cargos legales y de políticas en el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU. Y en el Departamento del Interior de EE. UU., Incluido más recientemente como Consejera del.


Sábado = # 30secfitchallenge. Inspirado por mi último entrenamiento de yoga, estoy tratando de mantener la postura del cuervo todo el tiempo que pueda. Tengo 30 segundos para recuperar el equilibrio. Lo sostuve durante 8 segundos. Estoy seguro de que este es muy fácil de superar para todos ustedes. # fit430 # 100daysoffitness # yoga & # 8230

El desafío de fitness de esta semana está completo. Ayer hice 22 saltos, hoy batí mi meta e hice 24 saltos en 30 segundos. Se siente bien saber que puedo esforzarme al máximo e incluso más a veces. Estén atentos hasta el sábado para mi próximo 30 Second Fitness Challenge


Utilice esta calculadora para sumar o restar tiempo (días, horas, minutos, segundos) de una fecha y hora de inicio. El resultado será la nueva fecha y hora según el período de tiempo restado o agregado. Para calcular la cantidad de tiempo (días, horas, minutos, segundos) entre horas en dos fechas diferentes, use la Calculadora de duración de tiempo.

Utilice esta calculadora para sumar o restar dos o más valores de tiempo en forma de expresión. Una entrada aceptable tiene d, h, mys después de cada valor, donde d significa días, h significa horas, m significa minutos y s significa segundos. Los únicos operadores aceptables son + y -. "1d 2h 3m 4s + 4h 5s - 2030s" es un ejemplo de una expresión válida.

Como otros números, el tiempo se puede sumar o restar. Sin embargo, debido a cómo se define el tiempo, existen diferencias en cómo se deben calcular los cálculos en comparación con los números decimales. La siguiente tabla muestra algunas unidades de tiempo comunes.

UnidadDefinición
milenio1000 años
siglo100 años
década10 años
año (promedio)365.242 días o 12 meses
año común365 días o 12 meses
año bisiesto366 días o 12 meses
cuarto3 meses
mes28-31 días
Enero, marzo, mayo, julio, agosto, octubre, diciembre y mdash 31 días
Abril, junio, septiembre, noviembre y mdash 30 días.
Febrero y mdash 28 días para el año común y 29 días para el año bisiesto
semana7 días
día24 horas o 1.440 minutos o 86.400 segundos
hora60 minutos o 3600 segundos
minuto60 segundos
segundounidad base
milisegundo10-3 segundos
microsegundo10 -6 segundos
nanosegundo10 -9 segundos
picosegundo10-12 segundos

Conceptos de tiempo:

Existen varios conceptos de tiempo que han sido postulados por diferentes filósofos y científicos durante un extenso período de la historia humana. Uno de los primeros puntos de vista fue presentado por el antiguo filósofo griego Aristóteles (384-322 aC), quien definió el tiempo como "un número de movimientos con respecto al antes y después". Esencialmente, la visión del tiempo de Aristóteles lo definió como una medida de cambio que requiere la existencia de algún tipo de movimiento o cambio. También creía que el tiempo era infinito y continuo, y que el universo siempre existió y siempre existirá. Curiosamente, también fue uno de, si no la primera persona en enmarcar la idea de que el tiempo existente de dos tipos diferentes de no existencia, hace que el tiempo exista en absoluto, cuestionable. El punto de vista de Aristóteles es solo uno entre muchos en la discusión del tiempo, el más controvertido de los cuales comenzó con Sir Isaac Newton y Gottfried Leibniz.

En Philosophi & aelig Naturalis Principia Mathematica de Newton, Newton abordó los conceptos de espacio y tiempo como absolutos. Argumentó que el tiempo absoluto existe y fluye sin tener en cuenta los factores externos, y llamó a esto "duración". Según Newton, el tiempo absoluto solo se puede entender matemáticamente, ya que es imperceptible. El tiempo relativo, por otro lado, es lo que los humanos perciben realmente y es una medida de la "duración" a través del movimiento de objetos, como el sol y la luna. La visión realista de Newton a veces se denomina tiempo newtoniano.

Contrariamente a las afirmaciones de Newton, Leibniz creía que el tiempo solo tiene sentido en presencia de objetos con los que puede interactuar. Según Leibniz, el tiempo no es más que un concepto similar al espacio y los números que permite a los humanos comparar y secuenciar eventos. Dentro de este argumento, conocido como tiempo relacional, el tiempo en sí mismo no se puede medir. Es simplemente la forma en que los humanos perciben y secuencian subjetivamente los objetos, eventos y experiencias acumulados a lo largo de sus vidas.

Uno de los argumentos destacados que surgieron de la correspondencia entre el portavoz de Newton, Samuel Clarke y Leibniz, se conoce como el argumento del cubo o el cubo de Newton. En este argumento, el agua en un balde que cuelga inmóvil de una cuerda comienza con una superficie plana, que se vuelve cóncava a medida que el agua y el balde giran. Si luego se detiene la rotación del cubo, el agua permanece cóncava durante el período en que continúa girando. Dado que este ejemplo mostraba que la concavidad del agua no se basaba en una interacción entre el balde y el agua, Newton afirmó que el agua giraba en relación con una tercera entidad, el espacio absoluto. Argumentó que el espacio absoluto era necesario para dar cuenta de los casos en los que una perspectiva relacionalista no podía explicar completamente la rotación y aceleración de un objeto. A pesar de los esfuerzos de Leibniz, este concepto newtoniano de la física siguió prevaleciendo durante casi dos siglos.

Si bien muchos científicos, incluidos Ernst Mach, Albert A. Michelson, Hendrik Lorentz y Henri Poincaré, entre otros, contribuyeron a lo que finalmente transformaría la física teórica y la astronomía, el científico al que se le atribuye la compilación y descripción de la teoría de la relatividad y la Transformación de Lorenz fue Albert Einstein. A diferencia de Newton, que creía que el tiempo se movía de manera idéntica para todos los observadores independientemente del marco de referencia, Einstein, basándose en la visión de Leibniz de que el tiempo es relativo, introdujo la idea del espacio-tiempo como conectado, en lugar de conceptos separados de espacio y tiempo. Einstein postuló que la velocidad de la luz, c, en el vacío, es la misma para todos los observadores, independientemente del movimiento de la fuente de luz, y relaciona las distancias medidas en el espacio con las distancias medidas en el tiempo. Esencialmente, para los observadores dentro de diferentes marcos de referencia inerciales (diferentes velocidades relativas), tanto la forma del espacio como la medición del tiempo cambian simultáneamente debido a la invariancia de la velocidad de la luz y una vista muy diferente a la de Newton. Un ejemplo común que muestra esto involucra una nave espacial que se mueve cerca de la velocidad de la luz. Para un observador en otra nave espacial que se mueve a una velocidad diferente, el tiempo se movería más lento en la nave espacial que viaja a una velocidad cercana a la de la luz, y teóricamente se detendría si la nave espacial pudiera realmente alcanzar la velocidad de la luz.

En pocas palabras, si un objeto se mueve más rápido a través del espacio, se moverá más lento a través del tiempo, y si un objeto se mueve más lento a través del espacio, se moverá más rápido a través del tiempo. Esto tiene que ocurrir para que la velocidad de la luz permanezca constante.

Vale la pena señalar que la teoría de la relatividad general de Einstein, después de casi dos siglos, finalmente dio respuesta al argumento del cubo de Newton. Dentro de la relatividad general, un marco de referencia inercial es aquel que sigue una geodésica del espacio-tiempo, donde una geodésica generaliza la idea de una línea recta a la de un espaciotiempo curvo. General relativity states: an object moving against a geodesic experiences a force, an object in free fall does not experience a force because it is following a geodesic, and an object on earth does experience a force because the surface of the planet applies a force against the geodesic to hold the object in place. As such, rather than rotating with respect to "absolute space" or with respect to distant stars (as postulated by Ernst Mach), the water in the bucket is concave because it is rotating with respect to a geodesic.

The various concepts of time that have prevailed throughout different periods of history make it evident that even the most well-conceived theories can be overturned. Despite all of the advances made in quantum physics and other areas of science, time is still not fully understood. It may only be a matter of time before Einstein's absolute constant of light is revoked, and humanity succeeds in traveling to the past!

How we measure time:

There are two distinct forms of measurement typically used today to determine time: the calendar and the clock. These measurements of time are based on the sexagesimal numeral system which uses 60 as its base. This system originated from ancient Sumer within the 3rd millennium BC, and was adopted by the Babylonians. It is now used in a modified form for measuring time, as well as angles and geographic coordinates. Base 60 is used due to the number 60's status as a superior highly composite number having 12 factors. A superior highly composite number is a natural number, that relative to any other number scaled to some power of itself, has more divisors. The number 60, having as many factors as it does, simplifies many fractions involving sexagesimal numbers, and its mathematical advantage is one of the contributing factors to its continued use today. For example, 1 hour, or 60 minutes, can be evenly divided into 30, 20, 15, 12, 10, 6, 5, 4, 3, 2, and 1 minute, illustrating some of the reasoning behind the sexagesimal system's use in measuring time.

Development of the second, minute, and concept of a 24-hour day:

The Egyptian civilization is often credited as being the first civilization that divided the day into smaller parts, due to documented evidence of their use of sundials. The earliest sundials divided the period between sunrise and sunset into 12 parts. Since sundials could not be used after sunset, measuring the passage of night was more difficult. Egyptian astronomers noticed patterns in a set of stars however, and used 12 of those stars to create 12 divisions of night. Having these two 12 part divisions of day and night is one theory behind where the concept of a 24-hour day originated. The divisions created by the Egyptians however, varied based on the time of the year, with summer hours being much longer than those of winter. It was not until later, around 147 to 127 BC that a Greek astronomer Hipparchus proposed dividing the day into 12 hours of daylight and 12 hours of darkness based on the days of the equinox. This constituted the 24 hours that would later be known as equinoctial hours and would result in days with hours of equal length. Despite this, fixed length hours only became commonplace during the 14 th century along with the advent of mechanical clocks.

Hipparchus also developed a system of longitude lines encompassing 360 degrees, which was later subdivided into 360 degrees of latitude and longitude by Claudius Ptolemy. Each degree was divided into 60 parts, each of which was again divided into 60 smaller parts that became known as the minute and second respectively.

While many different calendar systems were developed by various civilizations over long periods of time, the calendar most commonly used worldwide is the Gregorian calendar. It was introduced by Pope Gregory XIII in 1582 and is largely based on the Julian calendar, a Roman solar calendar proposed by Julius Caesar in 45 BC. The Julian calendar was inaccurate and allowed the astronomical equinoxes and solstices to advance against it by approximately 11 minutes per year. The Gregorian calendar significantly improved upon this discrepancy. Refer to the date calculator for further details on the history of the Gregorian calendar.

Early timekeeping devices:

Early devices for measuring time were highly varied based on culture and location, and generally were intended to divide the day or night into different periods meant to regulate work or religious practices. Some of these include oil lamps and candle clocks which were used to mark the passage of time from one event to another, rather than actually tell the time of the day. The water clock, also known as a clepsydra, is arguably the most accurate clock of the ancient world. Clepsydras function based on the regulated flow of water from, or into a container where the water is then measured to determine the passage of time. In the 14 th century, hourglasses, also known as sandglasses, first appeared and were originally similar in purpose to oil lamps and candle clocks. Eventually, as clocks became more accurate, they were used to calibrate hourglasses to measure specific periods of time.

The first pendulum mechanical clock was created by Christiaan Huygens in 1656, and was the first clock regulated by a mechanism with a "natural" period of oscillation. Huygens managed to refine his pendulum clock to have errors of fewer than 10 seconds a day. Today however, atomic clocks are the most accurate devices for time measurement. Atomic clocks use an electronic oscillator to keep track of passing time based on cesium atomic resonance. While other types of atomic clocks exist, cesium atomic clocks are the most common and accurate. The second, the SI unit of time, is also calibrated based on measuring periods of the radiation of a cesium atom.


Past 100-days, where’s the country heading?

On a recent shopping trip, a Sam’s Club employee approached me and inquired about my vaccination status. Alarmed, I asked her why did she need the information. She explained that there were six doses left for that day, and she didn’t want to throw them away. Finding customers who were not vaccinated proved to be difficult. I wished her luck on finding individuals so that she wouldn’t have to just throw them away.

This experience made me think about where we are as a country as the Biden-Harris Administration has now surpassed the 100-days milestone. I’ve been paying closest attention to the pandemic and diversity: the first an acute issue of our time and the second an area of regular concern for incoming presidents.

Diversity of the Cabinet

To start, I am very impressed by the roster of diversity. Continuing the trajectory of promoting diversity and inclusion, the Biden- Harris Administration includes a cabinet filled with numerous historic firsts:

  • Lloyd Austin — First African-American Secretary of Defense
  • Janet Yellen — First Woman Secretary of the Treasury
  • Deb Haaland — First Native American Cabinet Member and Secretary of Interior
  • Alejandro Mayorkas — First Latino and Immigrant Department of Homeland Security

These firsts matter symbolically but also for what the diversity means to how the Biden/Harris administration will address the country’s major policy problems, especially for rural America. I’m hopeful on both fronts.

On the pandemic, things are bit more mixed.

When the Biden-Harris Administration began, the coronavirus seemed to control every aspect of citizens' daily lives and was barreling out of control. Before the start of the Biden-Harris Administration, getting vaccinated seemed like an unattainable unicorn.

Yet, within the first 100 days of the Biden-Harris Administration, tackling of the COVID-19 pandemic has been robust. Biden’s goal was 100 million vaccine doses. Based on the data from the United States Center for Disease Control, about 200 million vaccines were delivered during this administration. This accomplishment is large but more people need to receive the vaccine does in the United States.

Related to this is that during the last administration, the United States removed its membership with the World Health Organization (WHO). The Biden-Harris Administration almost immediately rejoined the World Health Organization and this membership in WHO is important to addressing successfully the COVID-19 pandemic.

Since the start of the Biden-Harris Administration, U. S. citizens have more options and increased access for COVID-19 testing. Also, the administration created a pandemic testing board.

Many Americans face financial hardships due to the pandemic. Aware of this challenge, the Biden-Harris Administration continued to impose national restrictions on house foreclosures and evictions. Also, student loan repayments were delayed for later this year. In March, the $1.9 trillion COVID-19 relief bill was passed. Americans received direct payments of up to $1400 and emergency unemployment benefits of $300 were extended.

Now, some children over the age of 12 in the U. S. are even receiving the vaccinations. This is a huge relief and accomplishment for the new administration.

Despite these amazing accomplishments and many others, I’m curious about the next 100 days of the Biden-Harris administration. Right now the second 100 days do not look as promising as the first.

The most pressing questions that I have now include:

  • How is gun violence going to be tackled? Just this past weekend, numerous people died from gun violence across the U. S. Gun violence is at an all-time high.
  • What about the police reform bill? The one-year anniversary of George Floyd’s murder is quickly approaching. Congress did not pass a police reform bill.
  • How can Congress move forward with the infrastructure bill? For rural communities, the infrastructure bill could help create a necessary transformation.

So much is happening in the United States and abroad. I’m watching the second 100 days to see how rural communities are going to be helped. We desperately need change.


Michael Reagan: Biden didn’t need 100 days to screw America

I can hardly wait to see how President Biden’s second 100 days in office go.

So far he’s ripped up Trump’s successful immigration policy by the roots, stopped work on the wall and created a super-crisis on the Southern border.

He and his masters in Congress are preparing to screw the rich and corporations with higher taxes on incomes and profits.

And because he stupidly agreed with George Stephanopoulos on TV that Vladimir Putin is “a killer,” Putin got mad and recalled Russia’s ambassador.

From day one, when he ordered the Keystone Pipeline to shut down, America’s first figurehead-in-chief has been a total disaster.

Conservatives keep calling the waves of illegal aliens pouring into Texas and swamping our holding facilities “a crisis.”

OK, but it’s exactly what the policies of Biden and immigration extremists invited.

Biden essentially told the illegal migrants and asylum seekers - “Don’t come now. We’re not ready yet. We don’t have enough cages — I mean facilities — for 10,000 unaccompanied kids and we’re still working on your free health care.”

Biden’s blunders at the border have enriched the drug cartels and human traffickers and opened the door for terrorists from around the world.

Besides absurdly blaming the recent immigration invasion on Donald Trump, Biden has spent his first 60 days in office diminishing the Trump administration’s vaccine miracle.

“Operation Warp Speed” cut away years of government red tape and got Big Pharma to produce hundreds of millions of doses in record time.

But Biden is taking credit for the vaccine like he and Kamala whipped it up last summer in his basement bunker.

You know what Biden’s biggest accomplishment in the war against Covid-19 is so far?

Calling up Moderna and Pfizer and saying we need a couple hundred million more doses of your vaccines.

Meanwhile, what Biden said about Putin to Stephanopoulos was incredibly dumb, even for a president.

He obviously didn’t have a note card with the diplomatically correct answer printed on it in caps for him to read.

So, thinking on his feet, the president did some quick knee-jerk Democrat virtue-signaling: Because President Trump never called Putin a killer, Biden figured he had to.

What good did it do for the country for Biden to say Putin was a killer – even if he is one? No good at all.

Ronald Reagan got grief for calling the Soviet Union an “Evil Empire,” which it was.

But my father didn’t call Mikhail Gorbachev a killer – and FDR and Truman didn’t call Stalin a mass murderer — because once you do that, there’s no way you can sit down with the guy at a summit conference.

After five years the Democrats and half the liberal media still can’t let go of their twin devils, Putin and Russia.

Despite zero proof, they still act like Russian meddling in our elections was something new that Trump somehow invented to steal the White House from Hillary.

But anyone with a history book knows Moscow’s been spying on us and messing with our elections forever.

All countries do it to each other, even to their friends. It’s what governments do — and much worse.

During the Cold War our CIA used to kill foreign leaders and topple foreign governments until Congress told them they weren’t allowed to do it anymore.

Do Guatemala, Vietnam and Iran ring a bell? The Bay of Pigs?

What do people think America has been doing in Iraq and Afghanistan for two decades – handing out campaign flyers?

Biden’s not just a lousy diplomat. He’s lousy at history. Like so many these days, he apparently has forgotten a lot of the history he lived through and helped make.

It’s not “Killer” Putin and Russia he should be worrying about, it’s his buddy China.

That’s the Communist hellhole that’s been building up its military, destroying freedom in Hong Kong, spying on Americans, meddling in every corner of the world and putting Muslims in reeducation camps.

If he really thinks poor, weak Russia is still our greatest threat, Biden’s more out of touch than we knew.


Ver el vídeo: 3 CLASE 5