La vida cotidiana en la América colonial - Historia

La vida cotidiana en la América colonial - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Una & # 8220tradición en la literatura & # 8221 es lo que hace un escritor con una historia que se transmite. La tradición en la literatura & # 8221 no solo significa hereda, sino que se refiere a & # 8220 lo que hace un escritor con lo que se hereda o se transmite. La literatura reflexiona sobre cuál es el problema actual que está sucediendo en el mundo.

¿Cómo cambió la vida en Inglaterra con la llegada del cristianismo? El cristianismo fue traído pacíficamente por el clérigo romano St. Los normandos trajeron el francés a Inglaterra. También trajeron el feudalismo, una forma de gobierno en la que el rey está en la cima, los nobles y los hombres libres son los siguientes, y las olas trabajan la tierra.


Historia colonial: agricultura y vida cotidiana

Hoy, podemos ir a la tienda y comprar alimentos en el supermercado, ir al centro comercial y comprar ropa, luego volver a casa y encender nuestros televisores para entretenernos. Imagínese cómo sería la vida sin electricidad, carreteras pavimentadas, supermercados o agua corriente y tendrá una idea de cómo era la vida en la América colonial. La vida en las colonias americanas era muy diferente a la vida actual. La comida se cultivaba a mano, la ropa se fabricaba en casa con materiales locales y el tiempo libre era escaso.

La vida colonial estadounidense giraba en torno a las tareas del hogar y todos tenían que hacer su parte. La familia colonial típica estaba formada por una madre, un padre y cuatro o más hijos. Los hombres supervisaban la agricultura, la cría de ganado y la caza con sus hijos. Mientras los hombres trabajaban en el campo. las mujeres eran las encargadas de cuidar la finca. Las tareas típicas de las mujeres incluían cocinar, limpiar, cuidar los huertos y las hierbas, remendar la ropa y criar a los hijos, habilidades que transmitían a sus hijas. La educación de los niños también fue diferente. La escolarización no era obligatoria en muchas de las colonias y la educación formal solo se impartía en el nivel elemental.

La agricultura en la América colonial difería según la ubicación. El suelo pobre y rocoso combinado con inviernos largos y duros que redujeron la temporada de crecimiento dificultó la agricultura en Nueva Inglaterra. La mayoría de los agricultores del norte cultivaban sus cultivos en pequeñas parcelas familiares, dependiendo de cultivos como el maíz, los frijoles y la calabaza para sustentar a sus familias, y solo una pequeña parte iba a los mercados en busca de crédito o divisas. Para ampliar sus reservas de alimentos, los colonos de Nueva Inglaterra cazaban, criaban ganado, pescaban y recolectaban frutas y nueces.

Por el contrario, los colonos de las colonias centrales de Delaware, Pensilvania, Nueva York y Nueva Jersey tuvieron menos dificultades para cultivar debido a un mejor suelo y climas moderados. Estas condiciones les permitieron plantar más de un cultivo por temporada de crecimiento. Además del maíz cultivado en el norte, las colonias intermedias cultivaban cereales como centeno, cebada, avena y trigo en cantidades lo suficientemente grandes como para mantener a las familias y venderse en el mercado. La harina hecha de granos se comercializaba en todas las colonias y se enviaba de regreso a Inglaterra. Colectivamente, las colonias medias se conocieron como la canasta de pan de los primeros años de América.

Las colonias del sur de Georgia, Carolina del Norte y del Sur, Virginia y Maryland, como las colonias del medio, no fueron colonizadas por quienes buscaban la libertad religiosa, sino que las colonias del sur fueron pobladas principalmente por quienes buscaban oportunidades económicas. Un buen suelo y una larga temporada de cultivo permitieron a los agricultores del sur desarrollar grandes plantaciones dedicadas al crecimiento de cultivos comerciales individuales. Los cultivos comerciales se cultivaron para el comercio, no para la alimentación. En gran parte de las colonias del sur, el tabaco era el cultivo preferido, seguido del algodón, el arroz y el índigo.

No importa dónde se cultivaron los cultivos, la agricultura en el período colonial era un trabajo duro. No existía maquinaria pesada. Los colonos cultivaron campos usando herramientas simples como azadones con hojas de hierro, mientras que los arados fueron usados ​​por aquellos lo suficientemente ricos como para poseer caballos. La aireación del suelo se hacía con grandes rodillos de púas tirados por caballos o bueyes que podían pesar más de mil libras. Una vez que se labró y aireó la tierra y se sembraron las semillas, los agricultores coloniales todavía tenían mucho trabajo por delante. Las primeras técnicas de riego consistían en inundar los campos de fuentes de agua dulce o regar a mano, y los lechos de las plantas se desyerban constantemente para evitar que las hierbas no deseadas echen raíces. La cosecha también se hizo a mano utilizando herramientas manuales como guadañas, ganchos de cosecha y cunas de grano. En el caso de los cereales, la cosecha fue solo el comienzo. Una vez recolectadas, las semillas secas debían retirarse de la paja inútil utilizando mayales o cestas de aventar.

El edificio más importante fuera de la casa de campo en la América colonial fue el granero. Los graneros en la América colonial se usaban para almacenar herramientas, cultivos y ganado. Aunque más pequeño que un granero, el cobertizo también fue una dependencia importante en la América colonial. Un solo cobertizo podría usarse para almacenar herramientas o convertirse, según sea necesario, para usarse como ahumadero para conservar carnes o como refrigerador primitivo en invierno.


¿Cómo era la vida en la América colonial?

Sonofthesouth.net: Colonización de las Américas: EXTENSOS antecedentes históricos sobre los colonos que llegaron a América y sus primeros asentamientos con fotografías e imágenes. Se incluyen enlaces para explicaciones completas sobre personas, documentos y eventos importantes.

Sonofthesouth.net: La vida en las colonias americanas: EXTENSOS antecedentes históricos sobre cómo era la vida en las primeras colonias con fotografías e imágenes. Se incluyen enlaces para explicaciones completas sobre personas, documentos y eventos importantes.

Sonofthesouth.net: Old Colonial Days and Ways: EXTENSOS antecedentes históricos sobre los primeros colonos con fotografías e imágenes. Se incluyen enlaces para explicaciones completas sobre personas, documentos y eventos importantes.

Datos interesantes sobre cómo era la vida colonial en la América colonial

* El Período Colonial en América tuvo lugar entre principios del siglo XVI y finales del siglo XVIII.

* Los colonos establecieron 13 colonias. Estas colonias se conocen actualmente como: Connecticut, Delaware, Georgia, Maryland, Massachusetts, New Hampshire, New Jersey, New York, North Carolina, Rhode Island, Pennsylvania, South Carolina y Virginia.

* Muchos colonos llegaron a América y establecieron colonias donde tenían libertad religiosa.

* Cuando los colonos llegaron a América, la vida era muy difícil. Tuvieron que limpiar la tierra con herramientas manuales, construir sus propias casas, producir toda su propia comida y hacer su propia ropa.

* La vida familiar fue extremadamente importante. Todo giraba en torno a la familia y los miembros de la familia.

* La agricultura fue de suma importancia en la época colonial. Las familias coloniales tenían que cultivar para sobrevivir, y cada miembro de la familia tenía tareas para ayudar con la agricultura.

* Squanto, un nativo americano, enseñó a muchos de los colonos cómo plantar cultivos y cómo cazar animales salvajes.

* Muchos de los colonos que llegaron no estaban preparados para las duras condiciones que debían enfrentar y muchos murieron por problemas de salud.

* Las herramientas que utilizaban los colonos, ya fueran herramientas para el hogar o para la agricultura, tenían que ser hechas a mano.

* Por supuesto que la electricidad no existía para los primeros colonos. Usaron velas para alumbrar y tuvieron que hacer sus propias velas.

* Los colonos no solo tuvieron que hacer sus propias velas, sino que también tuvieron que hacer sus propios jabones, lo cual fue un proceso muy largo y difícil.

* El papel de la mujer en los primeros años de Estados Unidos no fue fácil. Fueron las mujeres las que se encargaron de todas las necesidades familiares. Ella preparó comidas, hizo ropa, alimentos enlatados y crió a los niños.

* Los modales fueron muy importantes durante la época colonial. A los niños coloniales se les enseñó modales desde una edad muy temprana.

* Después de que se estableció una colonia, los padres trabajaron fuera del hogar en varios oficios coloniales. Había más de 18 profesiones comerciales importantes en la América colonial. A los niños se les enseñó a menudo ese oficio para que cuando fueran mayores pudieran ayudar con el oficio familiar o incluso hacerse cargo de él.

* La frase mantenme informado "proviene del período colonial. Antes de que se desarrollara el periódico, las noticias se escribían en un papel y se publicaban en la ciudad en un poste de madera para que las leyeran los colonos.

* El "pregonero" era otra forma en que los colonos se mantenían al tanto de las noticias. Viajaba de pueblo en pueblo tocando una campana para llamar la atención de todos y dar la noticia.

* La esclavitud afroamericana jugó un papel importante en la historia de las primeras colonias. La esclavitud comenzó en 1619 en Virginia. Un gran número de africanos fueron llevados a América del Norte en contra de su voluntad. Más de 200.000 esclavos vivían en las colonias para el año 1750 y enfrentaron desafíos deprimentes.

American History Calendar: un sitio de calendario que muestra la historia estadounidense de una manera única: a través de un calendario web fácil de usar. Los cumpleaños de personas importantes en la historia de Estados Unidos y los eventos importantes de la historia de Estados Unidos se pueden ver de forma interactiva: navegue y muestre detalles sobre una persona o evento específico. También está disponible una versión para imprimir del calendario.

Museo de historia americana

Motor de búsqueda del Museo Nacional Smithsonian de Historia Estadounidense: descubra la historia a través de objetos, fotografías, líneas de tiempo interactivas: colecciones archivadas completas: ¡excelente!

El canal de la historia

The History Channel: cada mes, History Channel lleva nuevas exploraciones al pasado y las exhibe para usted, utilizando tecnología interactiva de última generación, escuche los discursos extraídos de las transmisiones y grabaciones más famosas del siglo XX. The History Channel Time Machine te lleva a un discurso diferente todos los días con un cuestionario de trivia de los juegos del día.

Imágenes de la historia de EE. UU.

Imágenes de la historia de los Estados Unidos: ¡Qué mejor manera de conocer y apreciar la historia de los Estados Unidos que viendo las ilustraciones de artistas del último siglo y medio! Todas las imágenes son de dominio público y cualquier persona puede usarlas de cualquier manera después de ver los Términos de uso. Este sitio web es un trabajo en progreso y siempre se agregan nuevas imágenes. Los temas actuales para las imágenes incluyen: La vida en las colonias, Patriotas coloniales, Nativos americanos, Cultura nativa americana, La era de la exploración y Exploradores.

PowerPoint de Historia Educativa Estadounidense
Videos educativos de historia americana
Enlaces a otros sitios históricos que también podrían contener información sobre la vida colonial y la América colonial

Archiving Early America: una gran cantidad de recursos sobre la América del siglo XVIII, periódicos originales, mapas, escritos, biografías

Lugar de la historia: Revolución estadounidense, Guerra civil, artículos destacados, historia de los EE. UU.

Liberty Online: Personas históricas y sus palabras, documentos históricos, geografía histórica, mapas de batalla, enlaces a otros sitios de mapas

Sitios de referencia para ayudar en su investigación

Página de aprendizaje de la memoria estadounidense de la Biblioteca del Congreso: colecciones históricas de fotografías, documentos, películas y grabaciones de sonido sobre la cultura y la historia estadounidenses; SE PUEDE BUSCAR por palabra clave

El Diccionario biográfico: cubre más de 33,000 hombres y mujeres notables que han dado forma a nuestro mundo desde la antigüedad hasta el día de hoy. SE BUSCA por palabra clave.

Enciclopedia Smithsonian: Enciclopedia Smithsonian ofrece respuestas a preguntas frecuentes sobre el Smithsonian y enlaces a recursos del Smithsonian de la A a la Z

Información, por favor: Diccionario en línea, enciclopedia, almanaque y MÁS

Who2: ¡Encuentra rápidamente biografías de personajes famosos! Este sitio también incluye enlaces a más información sobre cada persona. - BÚSQUEDA por palabra clave


¿Cómo era la vida en Jamestown?

Los primeros pobladores del asentamiento inglés en Jamestown, Virginia, esperaban forjar nuevas vidas lejos de Inglaterra, pero la vida a principios del siglo XVII en Jamestown consistía principalmente en peligro, privaciones, enfermedades y muerte.

Todos los primeros colonos en 1607 eran hombres y niños, incluidos trabajadores, carpinteros, albañiles, herrero, barbero, sastre, albañil y predicador. En cuestión de semanas, construyeron una fortificación básica para protegerse contra los ataques de los indígenas Powhatan locales. La recepción de Powhatan & # x2019 a los colonos fue mixta & # x2015, algunos les dieron la bienvenida, mientras que otros los agredieron.

& # x201C Dado que a menudo había varias tribus diferentes en un área determinada, no era extraño que diferentes grupos nativos vieran a los europeos como aliados potenciales contra enemigos, & # x201D dice & # xA0Stephen Leccese, historiador y Ph.D. candidato en la Universidad de Fordham. & # xA0 & # x201C La gran diversidad entre los grupos nativos significó que rara vez hubo una cooperación generalizada contra los asentamientos europeos.

Cuando los aproximadamente 100 colonos se instalaron, pronto se dieron cuenta de que los indios enojados eran el menor de sus problemas: no estaban patéticamente preparados para forjar una nueva colonia. La vida cotidiana pronto giró en torno a la supervivencia, ya que el hambre y las enfermedades los devastaron, solo unos 38 colonos sobrevivieron el primer año.

Tres barcos yacen anclados en el río mientras los primeros colonos cargan madera y levantan los muros del fuerte empalizado en Jamestown, Virginia, el primer asentamiento inglés permanente en Estados Unidos, alrededor de 1610. (Crédito: Getty Images)

El invierno de 1609 fue desastroso & # x2015 y la cruda atención médica no & # x2019t ayudó.

En enero de 1608, llegaron más colonos, incluidas las dos primeras mujeres y el primer médico. Según Leccese, & # x201C el gobierno inglés en ese momento tenía un gran interés en los colonos que viajaban a las Américas porque este era un momento difícil en la historia de Inglaterra & # x2026 el gobierno concluyó que Inglaterra estaba superpoblada y quería una forma de deshacerse del exceso de población. & # x201D

Durante el invierno de 1609, las relaciones entre los colonos y los indios empeoraron y los indios sitiaron Jamestown durante una terrible hambruna. Para sobrevivir, los colonos comieron cualquier cosa y todo lo que pudieron, incluyendo, según evidencia arqueológica recientemente descubierta (y disputada), algunos cadáveres de otros colonos. Solo 60 colonos sobrevivieron a este & # x201C tiempo de hambre. & # X201D

No se ha escrito mucho sobre remedios específicos que los médicos usaban en Jamestown para tratar a sus pacientes enfermos y moribundos. La sangría está documentada, así como el uso de remedios a base de hierbas. Es probable que los médicos nativos americanos locales influyeran en los tratamientos utilizados. Pero como lo demuestra la gran cantidad de colonos que murieron, estas primeras medicinas solo tuvieron un éxito marginal en el mejor de los casos.

El matrimonio de John Rolfe y Pocahontas creó estabilidad.

A pesar de la llegada de más colonos y de los intentos de mejorar las condiciones en Jamestown, no fue hasta 1612, cuando el colono John Rolfe introdujo el tabaco en el asentamiento, que la colonia se volvió rentable.

En 1613, los colonos ingleses capturaron a la princesa Pocahontas de Powhatan. En 1614, se convirtió al cristianismo y se casó con John Rolfe, lo que condujo a un período de paz entre Powhatan y los colonos de Jamestown.

En 1619, se estableció una Asamblea General representativa para hacer leyes y ayudar a mantener el orden en la incipiente colonia.

El matrimonio de Pocahontas y John Rolfe. (Crédito: Archivio GBB / Agenzia Contrasto / Redux)

Las mujeres mostraron verdadero valor en la colonia temprana de Jamestown.

Entre 1620 y 1622, más de cien mujeres llegaron a Jamestown. Algunas fueron compradas por colonos solteros como esposas. Otros eran sirvientes contratados que soportaron duras condiciones de trabajo en los campos de tabaco & # x2015, así como abusos físicos y sexuales.

Inglaterra esperaba que las mujeres ayudaran a los hombres a crear lazos con la comunidad y hacerlos menos propensos a abandonar la colonia.

Una vez que una mujer contratada pagó su deuda, probablemente se casaría, pero muchas seguían siendo responsables de trabajar en los campos y de ocuparse de las tareas domésticas. Sin embargo, las mujeres eran mucho menos sumisas en Jamestown que en Inglaterra y, a menudo, luchaban por sus derechos y los de sus hijos.

Al principio, algunos hombres apreciaron tanto las contribuciones de sus esposas que pidieron que las mujeres tuvieran su propia tierra. Sin embargo, esta generosidad no duró. A mediados del siglo XVII, cuando la principal preocupación de los hombres pasó de la mera supervivencia a la consolidación de la riqueza y la tierra, la Asamblea General aprobó una ley en 1662 que establecía que las esposas discutidoras podían sumergirse en el agua.

VIDEO: Esclavitud en América

En 1619, los holandeses introdujeron a los primeros africanos capturados en América, plantando las semillas de un sistema de esclavitud que se convirtió en una pesadilla de abuso y crueldad que finalmente dividiría a la nación.

Los africanos llegaron a Jamestown como sirvientes contratados.

En 1619, el tabaco era el rey y la vida cotidiana de casi todos en Jamestown giraba en torno a la producción y venta de tabaco.

En agosto, los primeros africanos llegaron como sirvientes contratados. Aunque no eran oficialmente esclavos y eventualmente podrían obtener su libertad, habían sido secuestrados de su tierra natal y obligados a vivir una dura vida de servidumbre. Su presencia abrió la puerta para que Virginia aceptara la institución de la esclavitud y eventualmente reemplazara a los sirvientes africanos por esclavos africanos.

Las siguientes décadas en Jamestown trajeron períodos de guerra y paz con los indios. Cada vez llegaban más colonos, se dispersaban y creaban nuevos pueblos y plantaciones. En 1624, Virginia se convirtió en colonia real.

Continuaron los incendios, las enfermedades, el hambre y los ataques de los indios, pero según Leccese, otro problema importante era la sociedad cada vez más estratificada. A medida que pasaba el tiempo, los colonos originales se habían apoderado de todas las tierras de calidad y los nuevos colonos encontraban menos oportunidades de convertirse en agricultores independientes en su propia tierra. Esto resultó en una pequeña clase de terratenientes ricos y una gran clase de pequeños agricultores o sin tierra. & # X201D

En 1699 había alrededor de 60.000 personas en la colonia de Virginia, incluidos unos 6.000 esclavos africanos. Jamestown había iniciado una tradición de esclavitud que perduraría en Estados Unidos durante generaciones.


La vida diaria de las colonias americanas: la producción de lino, lino y mi línea de sangre en las colonias

Philipsburg Manor, Sleepy Hollow, North Tarrytown, condado de Westchester, Nueva York

William Atterbury, mi tocayo nació en Inglaterra alrededor de 1700-1710, y era un trabajador que vivía en Londres, en algún lugar de la zona de la iglesia de St. James y la abadía de Westminster. Hacia finales de 1731, o principios de 1732, William se echó a perder y fue mordido por robar cinco yardas de Linsey Woolsey & # 8211 una tela hecha de lino y lana, y arrojado a la prisión de Newgate. El 31 de enero de 1732, William fue declarado culpable y sentenciado a ser transportado a las colonias americanas, donde pasaría siete años como trabajador como parte de su sentencia. William salió del asunto bastante bien, ahorrando lo suficiente para poseer su propia plantación en Maryland, antes de mudarse a Virginia, y engendrar al menos nueve hijos.

Entonces, en cierto sentido criminal, tengo lino en mi sangre.

Tengo otras líneas que atraviesan mi ascendencia y provienen de Irlanda del Norte, donde el símbolo nacional es la planta del lino, de la que se fabrica el lino. Aunque es más práctico que tradicional, mi tela favorita es el lino, ya que ahora estoy atrapado en el medio oeste, donde el calor y la humedad me obligan a tomar la decisión de vestir a la moda o de vestir según el clima. Elijo ser arrugado como elijo lino.

Coincidentemente, de todas las fotos que tomé, la de arriba probablemente sea mi favorita, ya que es un retrato de una joven dando una demostración en la producción de Flax en Philipsburg Manor, en Sleepy Hollow, Nueva York. En Philipsburg Manor, puede desarrollar una comprensión bastante profunda del proceso, desde el cultivo hasta el hilado. Pero lo que más me gusta de la fotografía es la naturaleza atemporal de la dama. Podría ser en la América colonial o en Europa en la Edad Media. Ésa es la historia del lino.

Se ha encontrado lino hilado que data de alrededor del 30.000 a. C. en la República de Georgia. Fue grande en el antiguo Egipto, Etiopía, perfeccionado, dirían algunos (los irlandeses) en Irlanda, y llevado a las colonias americanas por inversores que buscaban un cultivo comercial en el nuevo mundo. Pero en esa capacidad fue un fracaso. En resumen, es demasiado trabajo, al igual que gran parte de la producción de telas. La producción a gran escala de fibras de tela, antes de finales del siglo XIX, dependía en gran medida de la mano de obra barata. Lo que a menudo significaba trabajo esclavo.

Los colonos de Jamestown, Virginia, estaban promoviendo la idea del lino como cultivo comercial ya en 1619, y los puritanos tenían una noción similar cuando llegaron a Massachusetts en 1620. Aunque nunca se popularizó como cultivo comercial, el papel del lino en la vida diaria de las colonias fue increíblemente importante. Poder cultivar, cosechar y producir su propia tela significaba que dependía mucho menos de Inglaterra. Cuanto menos tenía que comprar, significaba que necesitaba menos dinero y podía hacer más transacciones mediante el trueque, que al menos al principio no estaba sujeto a impuestos.

El lino es anual, lo que significa que debe plantarse cada año y crece hasta un metro de altura. El tallo leñoso es la parte valiosa, que cuando se seca, se ahueca y se convierte en el ingrediente crudo del lino. El lino tiene la mayor resistencia a la tracción de todas las fibras naturales (aparte del ramio), absorbe el sudor y luego se seca rápidamente, manteniendo el cuerpo fresco. Además, las fibras hechas de lino son hasta un 20% más resistentes cuando están mojadas y el alto contenido de cera proporciona una gran longevidad. Además de verse condenadamente bien. No es raro encontrar ropa de cama y manteles en uso continuo durante un siglo o más, y aún en buenas condiciones.

El hecho de que el lino crezca bien en climas más fríos significó que podría producirse en las colonias del norte, mientras que en el sur se convirtió en algodón, que era más adecuado para el clima más cálido.

Por lo general, la planta estaba en el suelo a fines de abril y lista para la cosecha a fines de julio o agosto. Los tallos de lino se recogen a mano, se secan y luego se ponen a cubierto. Una vez que llegó la cosecha para el otoño, y su trabajo pasó de la agricultura a la doméstica, las vainas de semillas y las hojas se eliminaron por ondulación, que comienza golpeando los tallos contra algún objeto duro y luego pasándolo a través de un peine de madera o hierro. Luego se sacaron los tallos al exterior y se dejaron que se pudrieran un poco en la hierba cubierta de rocío, que separó las fibras del tallo. La cooperación del clima fue esencial, ya que el clima fresco y seco ralentizó este proceso, conocido como enrutamiento.

Intérprete abucheando a lino en Philipsburg Manor

Cuando se descompuso uniformemente, los tallos se ataron en gavillas y se almacenaron en el granero hasta el invierno. Luego vino el aderezo, que consiste en quitar la parte leñosa del tallo. Los tallos fueron golpeados un poco más, luego doblados, lo que rompió los trozos leñosos. Luego fue estirado y golpeado nuevamente, esta vez con cuchillos de madera, lo que generalmente hacía que los trozos de tallos leñosos restantes, conocidos como shives, se cayeran. Luego, las fibras se pasaron a través de una variedad de peines, cada uno más fino que el anterior, hasta que tuvo fibras listas para hilar.

Aunque es bastante laborioso, como puede ver, los costos podrían compensarse recolectando las semillas de lino durante el proceso, que luego podrían venderse. La cantidad de material que una familia necesitaba para su propio uso determinaba la cantidad de lino que se cosechaba para obtener fibras, o cuánto quedaba en reposo por más tiempo, lo que hacía que las semillas fueran más valiosas.

El lino se puede usar para una variedad de propósitos, incluidos ropa de cama, sacos, cuerdas y, por supuesto, velas. El lino era la tela para climas más cálidos, mientras que la lana era para climas más fríos. Con una cosecha de lino y unas pocas ovejas, una familia podría satisfacer su necesidad de tela e incluso obtener un poco de ganancia.

Con el paso del tiempo, las telas más baratas se volvieron más fáciles de conseguir, por lo que se hizo menos necesario depender de sus propios recursos para obtener telas. Gran parte del trabajo en la producción de lino lo realizaban las mujeres de la casa, a menos que se tratara de una familia más próspera, en cuyo caso probablemente lo habrían manejado, como en Philipsburg Manor, esclavos. La gente tiende a pensar en la esclavitud como una abominación sureña, pero vale la pena señalar que en 1703, el 43 por ciento de los hogares de Nueva York poseían esclavos. Coincidiendo con la invención de la desmotadora de algodón en el sur y los precios más baratos de las telas de algodón, más estados del norte comenzaron a abolir la esclavitud a fines del siglo XVIII, después de la Revolución Americana.

Irónicamente, el lino, que alguna vez fue una tela común para las clases bajas, ahora es uno de los materiales más caros, se desecha para ropa desechable destinada a usarse durante una temporada o dos y luego se pasa a las ventas de artículos usados ​​o la buena voluntad local. Las cinco yardas de tela robadas por mi tocayo que trajeron a mi familia aquí, solo valían alrededor de tres chelines. Pero en los países y regiones donde las viejas costumbres aún perduran, como las zonas rurales de Irlanda, donde la gente valora el tiempo de manera diferente que nosotros, todavía se encuentran personas con ingresos bastante reducidos vistiendo ropa de cama fina y, como han hecho a lo largo de la historia, vendiendo el excedente. para llegar a fin de mes.


Plan de lecciones de vida colonial

Objetivo:
Los estudiantes leerán y analizarán pasajes y fotografías para aprender sobre la vida cotidiana en la Virginia colonial.

Estándares de aprendizaje:
Virginia SOL: VS1.e VS4.e US1.5c Inglés 4.5 Inglés 5.6, 5.7

Procedimiento:
Los estudiantes trabajarán en grupos cooperativos para determinar los roles de varios virginianos coloniales.

Paso 1: Pregunte a los estudiantes qué trabajos tienen en casa. Hable sobre sus trabajos y los de sus padres y otros miembros de la familia. Pregunte a los estudiantes en qué se diferencian estos trabajos de los de la Virginia colonial. Pregúnteles cómo creen que la vida cotidiana era diferente para los blancos y los afroamericanos esclavizados en la Virginia colonial.

Paso 2: Comience la lección diciéndoles a los estudiantes que la mayoría de las personas en la Virginia colonial en el momento de la Revolución Americana vivían en pequeñas granjas. Divida la clase en cuatro grupos. Explique a cada grupo que leerán y analizarán un Folleto para estudiantes diferente sobre el papel de uno de los siguientes grupos: hombres, mujeres, niños o personas esclavizadas en la Virginia colonial. Dígales que cada grupo luego reportará sus hallazgos a la clase.

Paso 3: Distribuya un Folleto para el Estudiante diferente a cada grupo, junto con una copia del Organizador Gráfico & # 8211 ¿Cómo era la vida cotidiana en la Virginia colonial? Indique al alumno que lea su pasaje y mire las fotografías. Sugiera que los alumnos resalten las palabras clave relacionadas con los roles de su grupo asignado mientras leen el pasaje. Haga que cada grupo discuta entre ellos los roles de su grupo y regístrelos en la sección apropiada del organizador gráfico.

Paso 4: Haga que cada grupo seleccione un miembro de su grupo para presentar los hallazgos al resto de la clase. Indique a todos los estudiantes que agreguen información sobre los otros grupos a su organizador gráfico a medida que informan sus compañeros de clase.

Paso 5: Usa la pregunta ¿En qué se diferenciaba la vida cotidiana de los blancos y los afroamericanos esclavizados en la Virginia colonial? para resumir los hallazgos de los estudiantes.

Actividad resumida:
Haga que los estudiantes escriban una entrada en un diario comparando la vida en la Virginia colonial con la vida en Virginia hoy.

Otros recursos útiles:

Estos libros cubren un amplio período de tiempo y una región geográfica:
McGovern, Ann. Si viviste en tiempos coloniales. Nueva York: Scholastic, 1992


La vida cotidiana en la América colonial - Historia

América en la época colonial era una tierra de agricultores. Nuestros antepasados, al emigrar a América, no encontraron grandes ciudades con innumerables oportunidades para los trabajadores y ahorrativos, ni grandes industrias con puestos asalariados esperándolos. Encontraron solo una vasta región sin cultivar: los valles, las llanuras, la sucesión ilimitada de colinas onduladas, coronadas por bosques primitivos, y de ahí debían despejar las maderas y adentrarse en el suelo en busca de su pan de cada día. De ahí una nación de labradores de la tierra. Tenía que haber unos pocos ministros y artesanos, gobernantes y comerciantes, pero sus números combinados eran pocos comparados con el gran cuerpo del pueblo, los granjeros.

En Nueva Inglaterra, sin embargo, el suelo no era fértil, un agricultor podía ganarse la vida con el suelo y quizás un poco más, pero no podía prosperar y acumular dinero, y no pasó mucho tiempo antes de que muchas personas volvieran su atención a la tierra. mar. Se convirtieron en pescadores y marineros, constructores de barcos y comerciantes. Llevaron cargamentos de pescado y ganado y los productos del bosque y del suelo a las Indias Occidentales, a Inglaterra y a España, y trajeron a cambio melaza y los muchos artículos manufacturados que no podían fabricar en casa. Había pocas fábricas, pero la gente satisfacía muchas de sus necesidades. Casi todos los agricultores eran también mecánicos groseros. Él y sus hijos solían hacer los muebles para el hogar y también muchos de los implementos de la granja, mientras que su esposa y sus hijas hilaban el lino y lo tejían en una tela tosca con la que se vestía la familia.

La granja de Nueva Inglaterra estaba escasamente amueblada. Estaba sólidamente construida de madera, pero, como si estuviera inspirada por su severa religión puritana, los constructores prestaron muy poca atención a la comodidad, y la casa de campo promedio de Nueva Inglaterra habría sido apenas soportable en invierno de no ser por el gran fuego de leña que había alrededor. que la familia (generalmente una numerosa) reunía por la noche y hacía escobas, pelaba nueces y contaba historias. Pero la "casa de los siete frontones" no faltaba en Nueva Inglaterra. Muchos de los ricos de las ciudades y sus suburbios construían mansiones de piedra, ladrillo o madera y vivían de la grasa de la tierra. Los muebles de las viviendas de los ricos a menudo se importaban de Inglaterra, al igual que la vajilla: loza, madera de cuña, vidrio tallado y platos de plata.

La vida urbana en Nueva Inglaterra lo era todo, mientras que en el sur, como veremos más adelante, el condado o la plantación eran la unidad geográfica. Los puritanos no eran grandes terratenientes, eran pequeños agricultores, cada uno con su pequeño claro rodeado por el bosque oscuro y despiadado, con sus bestias salvajes y hombres salvajes. Pero se resistía a vivir lejos de la ciudad, donde asistía a la iglesia y al mercado, y que se convirtió en su ciudad de refugio ante la llegada de indios hostiles. Muchos agricultores vivían en el pueblo o muy cerca de él. La ciudad era una aldea rural desordenada con calles sin pavimentar y sombreadas parcialmente cubiertas con tocones de árboles nativos. Había al menos tres edificios importantes en la ciudad, siempre juntos: la iglesia, la taberna y el fortín. La iglesia en los primeros días puritanos estaba construida con troncos, provista de bancos y nunca se calentaba. La congregación fue convocada por el sonido de un cuerno o un tambor, y la gente se sentó en orden de rango social y escuchó los largos sermones. Si un hombre o un niño se quedaba dormido o se portaba mal, recibía un golpe en la cabeza de la vara del diezmo, mientras que si una mujer se quedaba dormida, la despertaba el cepillado de la cara con una pata de conejo pegada a la vara. . En los primeros tiempos, cuando el hombre rojo todavía acechaba en el bosque, los hombres iban armados a la iglesia y el ministro a menudo predicaba con un mosquete a su lado.

La taberna u ordinaria no solo era un lugar de alojamiento para los viajeros, sino también una casa de bebidas y un lugar de cotilleo general para el pueblo y el vecindario. Aquí la gente se reunía en días especiales para tomar una copa social, recibir las últimas noticias y discutir sobre política y religión. La taberna se consideraba una necesidad pública, y una ciudad que no la mantenía estaba sujeta a una multa por parte del Tribunal General. 1 Las bebidas principales eran el ron, la cerveza pequeña y el eider, y eran consumidas libremente por hombres, mujeres y niños. El tabernero era un hombre de gran importancia, por lo general un caballero jovial cuyo acervo de información sobre todos los temas de actualidad era inagotable. A menudo era el hombre principal, junto al secretario municipal, en la ciudad: maestro de escuela, líder del canto en la iglesia, miembro del consejo municipal, agente de la tierra, agrimensor, etc. Se le exigía que fuera un hombre de buen carácter y no se le permitía vender bebidas alcohólicas a los borrachos.

El fortín estaba fuertemente construido con troncos, el segundo piso se extendía sobre el primero y estaba provisto de ojos de buey para que los ocupantes pudieran disparar directamente sobre un enemigo sitiado. En caso de un ataque de los indios, toda la población abandonaría sus hogares y se apresuraría al fortín, y de esta manera a menudo se salvaron la vida. El blocao de Nueva Inglaterra dejó de ser de gran importancia después de la Guerra del Rey Felipe.

Pasando hacia el oeste hacia Nueva York, encontramos un suelo muy diferente de las tierras áridas de Nueva Inglaterra. Los grandes valles del Hudson y el Mohawk eran extremadamente fértiles, y en esta colonia la mayoría de la gente eran labradores de la tierra.

Pero Nueva York no era de ninguna manera totalmente agrícola. La segunda gran industria era la del comercio, y era de dos tipos: el comercio con países extranjeros y las otras colonias y el comercio de pieles de la India. La ciudad de Nueva York era el centro de todo el comercio marítimo y era un rival formidable de Boston y Filadelfia. El comercio de pieles indio era sumamente lucrativo y cientos de hombres se dedicaban constantemente a él. 2 Un comerciante iría al país indio cargado de ron, baratijas e implementos apreciados por los nativos, y por ellos recibiría pieles y pieles, con las que flotaría por el Hudson y las vendía a los comerciantes extranjeros de Manhattan.

El carácter de la sociedad en Nueva York era diferente al de cualquier otra colonia, debido al sistema de patronos, que continuó durante toda la época colonial y hasta bien entrado el período nacional. El patrono tenía una casa lujosa y bien construida de ladrillo o piedra, un séquito de sirvientes, grandes graneros, huertas y jardines, y amplios pastizales salpicados de rebaños y manadas. Sus inquilinos estaban esparcidos por millas a su alrededor, y entre ellos vivía como un señor feudal de la Edad Media.

La mayoría de la gente, especialmente en el país, eran holandeses y se aferraban tenazmente a las costumbres y hábitos de su nación. Eran un pueblo laborioso, trabajador, religioso, que habitaba en casitas de madera o ladrillo con pisos lijados y techos altos y empinados, y en las aldeas, con los hastiales, "dentados como escalones", se volvían hacia la calle. Los cristales de las ventanas eran muy pequeños y las puertas, cada una con su aldaba de latón o hierro, estaban divididas en una sección superior o inferior. Las casas de campo se colocaron tan cerca unas de otras como lo permitiera la extensión de cada granja, a menudo formando una pequeña calle de aldea. 3 Por lo general, en cada casa se construía una gran chimenea con tejas traídas de Holanda, y en ellas se estampaban varias escenas de las Escrituras, una de las cuales era Lázaro saliendo de la tumba y ondeando la bandera de los Países Bajos. 4 One of the features of the Dutch village and farmhouse was the stoop, on which, in summer evenings, the family would sit and chat for hours with their neighbors, the men smoking long Dutch pipes, the women busy with their knitting or sewing.

The Dutch were more liberal in games and amusements than were the Puritans of New England. No people in America presented a more attractive picture of quiet, pastoral contentment, of unruffled satisfaction in life, of thrift and plenty, than the Dutch rural population of New York. Thus these people continued their rustic life, maintaining their customs and language for nearly two centuries but after the Revolution they were forced to yield to the ever increasing tide of the English race, until they gradually lost their identity and their language.

In New Jersey the mode of life was somewhat similar to that of New England, from which many of the people had emigrated. This was especially true of East Jersey, while in West Jersey, where the Quakers predominated, the mode of life resembled that of Pennsylvania. The soil, with the exception of the sand regions in some portions of the colony, was fertile, and farming was practically the sole industry. There were few large estates, the great majority of the settlers being small farmers, each with his clearing in the forest and this, with the fact there were few slaves or indented servants, brought about a social equality unknown in most of the colonies. There was little culture or education except in the villages that dotted the great highway between New York and Philadelphia. The people were thrifty and honest houses were left unlocked, and there was little crime. The laws and punishments were modeled after those of New England.

The moment we cross the Delaware into Pennsylvania we find a notable change in colonial society. It is true there were many English Quakers, as in West Jersey, but they were outnumbered by others. There were Germans, Irish, Scotch-Irish, Welsh, and Swedes. The tolerant spirit of the Quaker government had attracted men of every nationality and every creed. First in numbers came the Lutherans and Presbyterians, and after these the Dunkards, Moravians, Baptists, Anabaptists, Pietists, and Mennonites, with a sprinkling of Methodists, Episcopalians, and Roman Catholics. Yet with all the mixture of sect and nationality there was no oolony in America more peaceful, contented, and democratic than Pennsylvania. It is true that the Germans and the Scotch-Irish could not get along well together, and they kept apart by settling in separate communities or in parallel bands across the colony, while the English predominated in Philadelphia and vicinity. There was also frequent political strife between the Scotch-Irish and the Quakers, and the latter often combined with the Germans to retain their prestige in the legislature. The chief industry was farming the soil was rich and productive, and the river valleys were laden with waving fields of grain every year, while the broad meadows and mountain slopes were dotted with grazing herds. But there were other occupations in Pennsylvania. Many were engaged in the fur trade and still more in foreign commerce, while the iron industry had its beginning early in the eighteenth century.

Philadelphia was a fine, well-built city with straight streets crossing at right angles -- and its plan, originating with Penn, became the model for nearly all the cities of the United States. This city passed New York in population but few years after its founding about the middle of the eighteenth cenury it left Boston behind, and so it continued the largest city in America until after the Revolution.

Crossing into Maryland and Virginia, we again find a great change in the social atmosphere. Here there was little or no town life villages were few and insignificant. The planter or great landlord stood at the head of society the plantation was the center of social and industrial activity, and the sole important product of the plantation was tobacco. The great estates were situated along the river valleys. In the center stood the well-built and well-furnished mansion of the landlord, and around it were clustered the offices, tobacco houses, barns, stables, and negro huts, the whole presenting the appearance of a small village. The planter enjoyed every luxury of the age. He had blooded horses, carriages, and body servants in abundance, and his dress was fashioned after that of the upper classes in England. His monotonous life in the forest led him to long for company of his own class, and gave rise to the hospitality for which the Southerner became famous. He treated strangers with great cordiality, and often sent to the nearest tavern requesting that any chance traveler might be sent to spend the night at his home.

As we move farther to the southward we find another marked change. Here, especially in South Carolina, the great staple was rice. The rice planters were men of education and culture, and they comprised the ruling class. Most of them lived in Charleston and spent but a few months of the year in the malarial regions in which the rice was produced.

The old colonial aristocracy of the South was not without its shortcomings, but on the whole it was chivalric and picturesque, and it is a remarkable fact that it was this old aristocracy of a single southern colony that furnished the newborn Republic with its greatest soldier, half of its first cabinet, and four of its first five presidents.

The small farmers of the South were also a respectable class, and of course more numerous than the great planters. They were slave owners on a small scale, and many of them rose by dint of genius, by thrift and industry, to the upper class, 5 while, as stated before, there was an almost impassable barrier between them and the lower classes, composed of servants and slaves.

Source: "History of the United States of America," by Henry William Elson, The MacMillan Company, New York, 1904. Chapter X p. 201-206. Transcribed by Kathy Leigh.


Daily Life in the American Colonies: Sleeping Patterns in the Pre-Industrial Era

Old Bethpage Village Restoration, Old Bethpage, Nassau County, Long Island, New York

Modern technology sounds a death knell for old ways. This has been true since the stone age gave way to the iron age I’m sure. But is it possible that modern conveniences screw us up, as much as help?

Old Bethpage Village Restoration on Long Island holds Candlelight Evenings each December. While most of the buildings date from the nineteenth century, the way these evenings illuminate our understanding of life in the past, would apply equally to the colonial era, or even the middle ages. For the history of illumination has been amazingly consistent.

Originally there was the fire pit, and then likely torches of some sort. Certainly torches were well in use by the Greeks and Roman periods. The candle is thought to have been first invented by the ancient Egyptians about 5,000 years ago, and re-invented independently by different cultures throughout the world at different times. Lamps came along much later, and while they offered some improvement over the candle, it didn’t change things that much.

Humans’ natural cycles when it came to sleep, was dependent like so many other aspects of life, on the sun. It’s a pretty simple concept: When the sun goes down it gets dark. A fireplace only puts off so much light. Try reading by the light of a log fire for instance. Also consider the fact that each log you throw on the fire had to be taken from a tree which had to be chopped down or scavenged, cut into sections, split and then hauled to the home and stored. In the case of peat fires, the job can be even more time consuming.

So you didn’t want to waste wood. The same applies to candles and oil for lamps. If you didn’t have a source for the raw materials and couldn’t make them yourself – which was time consuming as well, you had to trade or use currency to buy them. And in the American Colonies, for most people, hard currency wasn’t something to toss around.

Stare into a campfire at night and what happens? You get sleepy. The natural thing to do after a long day of work, is to go to bed. Sleeping required zero resources, except possibly a bit of fire in the fireplace for heat. But what happens come winter, and you get 12-14 hours of darkness? People don’t typically sleep that long, instead as even modern science agrees, 7-9 hours is about all a person needs.

Where science and tradition disagree, is how that eight hours is achieved. In the modern world we like to knock it off straight through. It’s very efficient, leaving more time to work so we can pay for the things that make our life easier. Which adds up to working more, which leads to less time to live your life, and so the part that gets chopped is sleep.

But it turns out it hasn’t always been that way.

Double Candle Lamp, District No. 6 Manhasset School, c. 1845, Old Bethpage Village Restoration

According to Roger Ekirch, author of “At Day’s Close: Night in Times Past” and a sleep historian at Virginia Tech University, our ancestors tended to sleep in two segments, each of about four hours in length. Known as segmented sleep, Ekirch found examples in everything from legal briefs to Chaucer’s Canterbury Tales, of what was called first sleep and second sleep. He even points out that a 17th century translation of first sleep in Homer’s The Odyssey was translated correctly, but changed in the 20th century when translators no longer practiced segmented sleeping, and therefore didn’t understand its meaning.

Segmented sleep in the past was usually augmented with a short nap in the early afternoon, a tradition which still survives in many parts of the world. The space between the two segments could range upwards of an hour, and was an ideal time to read, write, talk, have midnight visits or even engage in petty crime. Among the peasantry, this was the time you were most likely to engage in sex, as you were more well rested than prior to first sleep, and the kids who might be sharing the same room would be more likely to be asleep.

Prior to falling asleep, and just after waking up, known as hypnogogic and hypnopompic states, are two of the times when humans are most relaxed and at peace. In the rush to fall asleep and to start your day, these two states are given short shrift. Which is a shame, as those two states are part of the natural restorative that heals the human body. With segmented sleep, you are encouraged to take your time in falling asleep, and to wake and start your day slowly, to enjoy the relaxed state you find yourself in. In addition, with an extra sleep segment, the number of times you experience these states is doubled. All one has to do is read the news to realize that we all need to relax more.

Work done by Thomas A. Wehr of the National Institute of Mental Health, points to the fact that when people awake from first sleep, they tend to come out of it during the REM stage, and are more likely to remember their dreams as a result. The period of wakefulness between segments was known as the watching period, and is marked my a more relaxed and often thoughtful state. Which is an ideal time to contemplate the meaning of those dreams. Dreams, while not fully understood, are often thought of as a way in which the subconscious explores unresolved issues, and with nightmares, sometimes we don’t like what we see. What better time to confront our thoughts, fears and inner demons, which too often with modern sleep habits are never addressed, as many of us never remember our dreams, in the rush to start the day?

It goes without saying, that what’s thrown off our natural sleep patterns, which incidentally are shared by other mammals including giraffes and rodents, is electric light. The light bulb has allowed us to work, and play much later in the evening, so the time available for sleep is shortened. Cultural norms don’t help, as we’re constantly being taught that what we need is eight hours of uninterrupted sleep. Luckily, through the work of these researchers and others, different schools of thought on this issue are growing in evidence and popularity, and we’re learning once again that the old ways are often the best ways. Artificial light allows us to keep our lives running on a fixed schedule, whereas following the patterns of sunrise and sunset allows for a more flexible lifestyle, more attuned to natural ways.

A word you hear bandied about at Old Bethpage Village Restoration’s Candlelight Evenings is “magical.” That it’s often held on some of the coldest nights of the year helps, as you not only get a feel for how our homes looked in times past, but also how it felt to come in from the cold into the warmth of the hearth and home. So it’s fitting that one of the activities which our forefathers often engaged in between first and second sleep, was visiting their neighbors. There’s a magic which one finds in a home lit only by firelight and candlelight, which can only be surpassed by the peace one feels when they blow the candle out.

You might find these interesting

We don't give a lot of thought to our silverware, a part of our daily&hellip


Although most states no longer recognize common law marriage, in England and in the English colonies of North America it wasn&rsquot unusual. Common law marriages were for the lower classes, but by no means limited to them. They were simply marriage without the benefit of clergy or magistrate. In any marriage the property of the wife became under the control of the husband, who could dispose of it as he chose. Property discussions were not normally part of the situation for a couple entering into a common law marriage.

The belief remains that simple cohabitation for a defined period of time constitutes common law marriage. This is most often not the case, and was not the case for common law marriage in the colonies, which descended from the practice in England. To be married under common law, a declaration of intent was required. There was no need for any written document, including a license, which was one reason they became popular in England, as they were recognized without the payment of a tax to the government, or a fee to the Church.

Parish registries, which in many communities were the more reliable census of the region, carried common law marriages and the births resulting from them on their pages. There was little stigma among the working classes. Members of the upper class who entered into common law marriages to avoid an undesirable union arranged by their parents or guardians may have been met with disdain by their peers, nonetheless it was frequently resorted to by couples from the gentility when love overwhelmed financial and social considerations.

To enter a common law marriage the couple performed a ceremony which was known as spousal contract. In the southern colonies such as Virginia, the ritual was known as handfasting. The couple held hands and exchanged vows which, much like the modern equivalent, were chosen by themselves. If no witness was available they could still exchange their vows as long as they both attested under oath that they had done so if later challenged (say by an irate father of the bride). In essence, common law marriage required an oral contract of marriage, and was recognized as valid by most authorities of Church and State in the colonies (the Roman Catholic Church did not).

There was a recognized contract of future marriage as well, and if the couple so contracted found themselves to be with child before the date of the marriage arrived, under the terms of the future marriage contract they were automatically wed. Oral contracts were again sufficient, but it was a practice among many women of the working class to have a friend or sibling listening as the promises were exchanged, to ensure later enforcement if the gentleman tried to shirk his obligations.


Life in the colonies, colonial life in America, worksheet

Life in the colonies, colonial life in America, worksheet, are the contents of life in colonial America worksheet. In this worksheet, teachers can be able to come up with quick quizzes or test to test the ability of the kids or students in different ways. They can also be used by scholars who want to get quick and easy mastery of life in the colonies. This worksheet answers questions like, what is colonial America, when was the colonial period, what was life like in colonial America, the main activity of Europeans and Africans during the colonial period, the believe of the first Puritan settlers in New England, food and clothing and much more. Life in colonial America worksheet, will help to improve the learning of kids and students. Free colonial America worksheets, could also be seen in our other pages of this website.

Download the PDF worksheet of Life in the colonies above.


Ver el vídeo: LA AMÉRICA ESPAÑOLA ADMINISTRACIÓN COLONIAL