Votos de Kentucky en las elecciones presidenciales - Historia

Votos de Kentucky en las elecciones presidenciales - Historia



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

182423,338Henry Clay16,98272.8Andrew Jack6,35627.2
182870,776Andrew Jack39,30855.5John Q Ada31,46844.5
183279,741Andrew Jack36,29245.5Henry Clay43,44954.5
183670,090Martin Van33,22947.4William Harr36,86152.6
184091,104William Harr58,48864.2Martin VaN32,61635.8
1844113,237James Polk51,98845.9Henry Clay61,24954.1
1848116,865Zachary Tayl67,14557.5Lewis Cass49,72042.5
1852111,643Muelle de Frankilin53,94948.3Winfield Sco57,42851.4
1856142,058James Bucha74,64252.5John Fremon67,41647.5
1860146,216Abraham Lin25,65117.5Stephen Dou53,15436.3
186492,088Abraham Lin27,78730.2George McCl64,30169.8
1868155,455Ulises Gran39,56625.5Horatio Sey115,88974.5
1872191,135Ulises Gran88,76646.4Horace Greel99,99552.3
1876260,626Rutherford H97,56837.4Samuel Tilde160,06061.4
1880267,104James Garfie106,49039.9Winfield Sco148,87555.7
1884274,910Grover Cleve152,96155.6James Blaine118,69043.2
1888344,868Benjamín Ha155,13845Grover Cleve183,83053.3
1892340,864Grover Cleve175,46151.5Benjamín Ha135,46239.7
1896445,928William McKi218,17148.9William Brya217,89448.9
1900468,265William McKi227,13248.5William Brya235,12650.2
1904435,946Theo. Roose205,45747.1Alton Parker217,17049.8
1908490,719William Taft235,71148William Brya244,09249.7
1912452,714Woodrow W219,48448.5Theo. Roose101,76622.5
1916520,078Woodrow W269,99051.9Charles Hug241,85446.5
1920918,636Warren Hard452,48049.3James Cox456,49749.7
1924813,843Calvin Coolid396,75848.8John Davis375,59346.2
1928940,521Herbert Hoo558,06459.3Alfred Smith381,07040.5
1932940,521Franklin Roo558,06459.3Herbert Hoo381,07040.5
1936926,214Franklin Roo541,94458.5Alfred Lando369,70239.9
1940970,163Franklin Roo557,32257.4Wendell Will410,38442.3
1944867,924Franklin Roo472,58954.5Thomas Dew392,44845.2
1948822,658Harry Truma466,75656.7Thomas Dew341,21041.5
1952993,148Dwight Eisen495,02949.8Adlai Steven495,72949.9
19561,053,805Dwight Eisen572,19254.3Adlai Steven476,45345.2
19601,124,462John F. Kenn521,85546.4Richard Nixo602,60753.6
19641,046,105Lyndon John669,65964Barry Goldw372,97735.7
19681,055,893Richard Nixo462,41143.8Hubert Hum397,54137.6
19721,067,499Richard Nixo676,44663.4George McG371,15934.8
19761,167,142Jimmy Carter615,71752.8Gerald Ford531,85245.6
19801,294,627Ronald Reag635,27449.1Jimmy Carter616,41747.6
19841,369,345Ronald Reag821,70260Walter Mon539,53939.4
19881,322,517George Bush734,28155.5Michael Duk580,36843.9
19921,492,900Bill Clinton665,10444.6George Bush617,17841.3
19961,388,708William Clint636,61445.8Bob Dole623,28344.9
20001,544,187George W B87249256.5Al Gore638,89841.4
20041,795,860George W B1,069,43959.8John Kerry712,73339.7
20081,800,447Barack Oba751,98541.8%John McCain1,048,46258.2%

Tendencias de la votación presidencial en Kentucky

A manso es cualquier indicador o predictor de algo. En la política electoral presidencial, los estados pueden ser considerados pioneros de los resultados electorales futuros debido a la cantidad de veces que han votado por el candidato o partido ganador. A continuación se muestra un análisis del historial de votación de Kentucky en las elecciones presidenciales de 1900 a 2020. El estado precisión se basa en la cantidad de veces que el estado ha votado por el candidato presidencial ganador. La mayoría de los datos estadísticos provienen de la Administración de Archivos y Registros Nacionales de EE. UU. Y son recopilados aquí por Ballotpedia, a menos que se indique lo contrario.


Votos de Kentucky: Elecciones presidenciales, 1952-1960 Elecciones primarias y generales del Senado de EE. UU., 1920-1960

Estos tres volúmenes de estadísticas electorales de Kentucky por fin hacen que esta herramienta básica de investigación política sea fácilmente accesible para académicos, periodistas, maestros, candidatos políticos y otros interesados ​​en los resultados de las elecciones primarias y generales. En Kentucky, como en muchos otros estados, estas cifras solo han estado disponibles en la oficina del Secretario de Estado y una oficina de correos, y estos tres volúmenes de estadísticas electorales de Kentucky por fin hacen que esta herramienta básica de investigación política sea fácilmente accesible para académicos, periodistas, etc. maestros, candidatos políticos y otros interesados ​​en los resultados de las elecciones primarias y generales. En Kentucky, como en muchos otros estados, estas cifras solo han estado disponibles en la oficina del Secretario de Estado, y no ha habido una compilación de porcentajes y pluralidades necesarias para fines comparativos.

La fuente de todas las estadísticas de estos volúmenes son los registros oficiales de la oficina del Secretario de Estado en Frankfort, Kentucky. Todas las declaraciones se enumeran por condado.

El volumen 1 incluye las elecciones presidenciales de 1952 a 1960 y las primarias y elecciones para el Senado de los Estados Unidos de 1920 a 1960.

El volumen 2 incluye las elecciones primarias para gobernador y las elecciones de 1923 a 1959.


Una breve historia del fraude electoral en las elecciones presidenciales estadounidenses

Desde Washington hasta Trump, las elecciones estadounidenses se han visto empañadas por irregularidades y, en ocasiones, un fraude absoluto.

Dado que muchas personas creen que se produjo un fraude electoral generalizado en las elecciones presidenciales de EE. UU. De 2020, mientras que los expertos niegan esa posibilidad, aquí hay una breve introducción a casos de irregularidades más aparentes en elecciones pasadas. Si investigamos un presunto fraude electoral en 2020, ¿no deberíamos investigar estos casos?

1789: George Washington es elegido el primer presidente de EE. UU. mediante una votación que involucra solo a otros propietarios varones, blancos y ricos, alrededor del 6 por ciento de la población. Ajustado a la inflación, la fortuna del primer presidente sería de $ 525 millones hoy, lo que lo convertiría en el individuo más rico en ganar ese cargo hasta que fue republicano. Donald Trump - aunque algunos cuestionan la riqueza real de este último.
A los negros no se les permitió votar, incluso en el norte, durante casi los primeros 100 años de los EE. UU., Excepto en algunos estados de manera esporádica. A las mujeres no se les permitió votar en la mayoría de los estados hasta la década de 1920, Nueva Jersey lo permitió durante algunos años a partir de 1790 antes de aplastar ese experimento. A muchas personas de ingresos bajos de todas las razas se les impidió votar por leyes de derechos de propiedad, impuestos electorales y varias pruebas que las personas más ricas podían ignorar, hasta la década de 1960. Si a esos grupos se les hubiera permitido votar en 1789, Washington, un líder popular después de la Guerra Revolucionaria, probablemente aún hubiera ganado. Pero el grupo de votantes no fue exactamente diverso, lo que llevó a algunos a acusar de fraude y represión en esta elección y las posteriores.

1824: Cinco candidatos se postularon como demócratas-republicanos: John Quincy Adams, Andrew Jackson, John Calhoun, Henry Clay, y William Crawford. Calhoun se retiró temprano para postularse con éxito para vicepresidente. Jackson ganó el voto popular por casi 40.000 sobre Adams y obtuvo la mayor cantidad de votos electorales. Pero no alcanzó los 131 votos electorales requeridos, por lo que el asunto se llevó a la Cámara de Representantes de Estados Unidos.
Como presidente de la Cámara de Representantes, a Clay no le agradaba Jackson y ayudó a obtener suficientes votos de los delegados estatales para que Adams ganara ese voto. Según los informes, Clay negoció un trato corrupto y clandestino con Adams para nombrarlo secretario de estado a cambio de su apoyo. Jackson, que tenía sus propios problemas éticos, como el comercio de esclavos y el maltrato a los miembros de su propia milicia y a los nativos americanos, siguió ese "trato corrupto" para ayudarlo a derrotar a Adams en 1828.

1876: Republicano Rutherford B. Hayes pellizcos demócrata Samuel Tilden en una votación cerrada por una comisión designada, después de que Tilden liderara el voto popular por alrededor de 260.000. En el sur, los hombres blancos mantuvieron violentamente a muchos hombres negros —que habían ganado el derecho al voto después de la Guerra Civil y en su mayoría apoyaban al Partido Republicano más progresista— de las urnas. Los funcionarios demócratas supuestamente llenaron las urnas con votos falsos y negaron las urnas a los votantes negros.
Tilden y otros candidatos demócratas también se beneficiaron de los jefes políticos en Nueva York y otras grandes ciudades que alentaron a los residentes a votar varias veces y a votantes registrados con nombres falsos. Los republicanos de las zonas rurales y de las ciudades más pequeñas emplearon su propia versión de hacer trampa.
Por su parte, Hayes reclamó los estados en disputa de Florida, Luisiana y Carolina del Sur, así como un voto electoral en Oregón, para llevar el asunto al Congreso. Después de que la comisión votara por Hayes, 8–7, según las líneas del partido, se llegó a un acuerdo en el que los demócratas acordaron aceptar el voto sesgado a cambio de que los republicanos pusieran fin a la reconstrucción en el sur.

1880: Republicano James Garfield gana por poco el voto popular sobre demócrata Winfield Hancock, mientras que el Colegio Electoral se reduce a un estado, Nueva York. Hancock acusó a los republicanos de participar en tácticas fraudulentas como la votación múltiple allí. Los republicanos respondieron que Hancock se benefició del fraude, como la implementación de impuestos electorales y pruebas de alfabetización para el registro de votantes, la eliminación de los sitios de votación en áreas negras y el llenado de urnas para ganar los estados del sur.

1960: Demócrata John F. Kennedy derrota al republicano Richard Nixon. Este último acusó de que la campaña de Kennedy se robó las elecciones mediante la falsificación de los totales de votos y otros métodos, particularmente en Texas e Illinois. Si Nixon hubiera ganado esos dos estados, habría ganado la Casa Blanca.
Un recinto en el condado de Angelina en el este de Texas registró que solo votaron 86 personas, pero el recuento final fue de 147 a 24 a favor de Kennedy. Los líderes republicanos exigieron un recuento, pero la Junta Electoral de Texas, totalmente demócrata, rechazó la solicitud. Nixon habría tenido que hacer más de 46.000 votos para ganar Texas, una perspectiva poco probable.
Illinois, que Kennedy solo ganó por menos de 9.000 votos, proporcionó una base más sólida para los cargos de Nixon. Fiscal especial Morris Wexler encontró errores de conteo "sustanciales" en Chicago, donde el alcalde Richard DaleyReinaba la maquinaria política, debido a errores en la máquina de votación y votantes no calificados. En un distrito de Chicago, Kennedy venció a Nixon 74-3, pero solo 22 personas estaban registradas para votar. El padre de Kennedy, José, supuestamente había negociado un trato con Sam Giancana y otros mafiosos de Chicago para entregar miles de votos.
Earl Mazo, un reportero del New York Herald Tribune, encontró un cementerio de Chicago donde se registraron los nombres de las lápidas y se marcaron los votos. Mazo también investigó áreas republicanas en el sur de Illinois y encontró fraude a favor de Nixon. Los demócratas acusaron al líder sindical de la Hermandad Internacional de Camioneros, afiliado a la mafia Jimmy Hoffa supuestamente realizó actos ilegales en Ohio para ayudar a entregar ese estado a Nixon. En Luisiana, los funcionarios eliminaron a muchos votantes negros de las listas de registro, alegando que estaban registrados ilegalmente. La mayoría de esos votantes probablemente se habrían puesto del lado de Kennedy.

2000: Republicano George W. Bush gana el Colegio Electoral, a pesar de perder el voto popular por alrededor de 540.000. Demócrata Al Gore desafió los resultados en el estado decisivo de Florida. La baraja estaba apilada contra el hermano de Gore Bush, Jeb, fue gobernador de Florida y secretario de Estado Katherine Harris fue el copresidente de la campaña estatal de Bush.
Harris supervisó el trabajo de la empresa de verificación de datos privados Database Technologies, que luego se fusionó con ChoicePoint. Ese negocio proporcionó al estado una lista de miles de votantes que presuntamente cometieron delitos graves y podrían ser eliminados de las listas electorales de Florida bajo una ley estatal. Pero esa lista estaba plagada de errores. Harris incluso purgó a aquellos que habían cumplido sus condenas en otros estados y se les restableció el derecho al voto, una violación absoluta de un estatuto que permitía a esos votantes participar en Florida.
En el condado de Martin, donde Bush ganó el voto ausente por 2.815 votos, el exagente de la CIA Charles Kane supuestamente alteró las solicitudes de boleta electoral ausente de los republicanos al completar los números de identificación del votante. La infame "papeleta de mariposa" en el condado de Palm Beach resultó en la descalificación de 19.120 votos debido a que se eligieron dos o más candidatos presidenciales, y muchos marcaron votos para el candidato del Partido de la Reforma. Pat Buchanan por error. El condado de Duval de Jacksonville empleó una boleta de "oruga" que también confundió a miles de votantes. En total, se lanzaron unas 185.000 boletas en Florida, principalmente en condados demócratas fuertes.
También hubo problemas con el sistema de votación electrónica, operado por Diebold, una empresa que luego fue comprada por Election Systems & amp Software. En el condado de Volusia, unos 16.000 votos a favor de Gore desaparecieron misteriosamente a través de la prestidigitación electrónica, el abogado y el experto en sistemas de votación electrónica de Diebold. Jennifer Cohn escribió. Los republicanos también hicieron campaña para persuadir a las juntas de escrutinio en los fuertes condados de Bush de ignorar las leyes electorales de Florida al contar las boletas de voto ausente en el extranjero, mientras descartaban las boletas cuestionables en los condados fuertemente demócratas, según una investigación del New York Times. Al menos 680 de las boletas cuestionables para Bush no cumplieron con las leyes electorales, informó el Times. Eso habría sido más que suficiente para que Gore superara la ventaja de 537 votos de Bush en el estado y ascendiera a la Casa Blanca.

2004: Bush vuelve a ganar, esta vez también con el voto popular contra el demócrata John Kerry. Pero el Colegio Electoral llegó a Ohio, donde los funcionarios electorales republicanos ejecutaron juegos de manos que incluían supuestos cambios en el voto electrónico, eliminando a unos 133.000, en su mayoría demócratas, de las listas y sin contar las boletas a mano que fueron rechazadas electrónicamente. Los funcionarios también redujeron el número de máquinas de votación en los distritos urbanos al tiempo que aumentaron las de los distritos suburbanos blancos que tendían a apoyar a los republicanos.

2016: Trump gana el Colegio Electoral, a pesar de perder el conteo popular por unos 3 millones de votos. El programa Interstate Voter Registration Crosscheck, que involucró una lista de más de 7 millones de votantes en 29 estados creada por el partidario de Trump y el Secretario de Estado de Kansas. Kris Kobach en 2013, arrojó miles de votos para demócratas Hillary Clinton, según el periodista de investigación Greg Palast. Muchos estaban en estados indecisos ganados por Trump, incluidos Ohio, Michigan, Wisconsin, Arizona y Florida.
Los funcionarios encontrarían personas con nombres similares en un estado diferente y afirmarían que habían votado dos veces, sin siquiera verificar las fechas de nacimiento o los números de seguro social. Por ejemplo, Donald Alexander Webster Jr. de Dayton, Ohio, fue acusado de votar como Donald Eugene Webster de Charlottesville, Virginia, a pesar de no visitar nunca Charlottesville.
Casi 450.000 votantes de Michigan estaban en la lista de sospechosos de Crosscheck, y al menos 50.000 vieron descartados sus votos, dijo Palast. Trump ganó Michigan por unos 10.000 votos. También se descartaron más votos en Pensilvania y Wisconsin que el margen de Trump. Ganar esos tres estados habría convertido a Clinton en presidente. El sistema de verificación cruzada finalmente se disolvió en 2019, gracias a una demanda de la ACLU.
Por su parte, Trump afirmó que millones de inmigrantes ilegales votaron en 2016, acusación que resultó falsa.

2020: Demócrata Joe Biden gana el voto popular sobre Trump por más de 7 millones y el Colegio Electoral por 74 votos. A pesar de la abrumadora pérdida, Trump afirmó que ganó, acusó a los demócratas de cometer fraude electoral y se negó a ceder. Algunos partidarios, como abogado Lin Wood y mentiroso convicto Mike Flynn, pidió a Trump que suspenda la Constitución y asuma el poder de una manera fascista y de la ley marcial. Trump había promulgado numerosas medidas para dificultar la votación, como contratar a un lacayo para dirigir el Servicio Postal y retrasar el envío de boletas por correo. Su equipo no pudo probar el fraude electoral en numerosas acciones legales, y los jueces solo desestimaron más de 60 demandas por falta de pruebas.

Kevin James Shay es autor de el ebook, Operación Caos: el intento de golpe de Trump y la campaña para erosionar la democracia. Está disponible en Amazonas, Apple, Barnes & amp Noble, Smashwordsy otros minoristas.


Desarrollo a lo largo de la historia

Si bien las cifras para las elecciones de 2016 pueden parecer bajas, más del 42 por ciento de la población total participó en esta elección, que fue la tercera tasa de participación más alta jamás registrada (después de las elecciones de 2008 y 2020). En la primera elección decidida por votación popular en 1824, solo 350 mil votos se emitieron de una población total de 10,6 millones, aunque esto aumentó a más de cuatro millones de votos en la elección de 1856, como restricciones que se aplicaban a los hombres blancos que no poseían propiedades. fueron levantados gradualmente. Los niveles de participación luego cayeron durante la era de la Guerra Civil y la Reconstrucción, ya que los que vivían en los estados confederados no podían votar en 1864, y muchos sureños blancos fueron restringidos o desalentados en las siguientes elecciones. Aunque el sufragio universal se otorgó a los hombres negros a raíz de la Guerra Civil, la mayoría de los estadounidenses negros vivían en los estados del sur, donde los legisladores introdujeron las leyes de Jim Crow a fines del siglo XIX para suprimir y privar del voto a los negros, así como a los blancos pobres. votantes.

El siguiente hito importante fue la introducción del sufragio femenino en 1920, que vio aumentar la participación de los votantes en siete millones de votos (o siete por ciento) entre las elecciones de 1916 y 1920. Entre las décadas de 1910 y 1970, la Gran Migración vio a muchos estadounidenses negros mudarse del sur a los estados del norte y del oeste, donde enfrentaron menos obstáculos a la hora de votar y una mayor movilidad económica. Este período de migración negra comenzó a declinar en las décadas de 1960 y 1970, tiempo durante el cual muchas leyes de Jim Crow fueron derogadas en el sur, a través de leyes como la Ley de Derechos Electorales de 1965. La participación femenina también creció gradualmente y ha superado la participación electoral masculina en todas las elecciones desde la década de 1980. La edad mínima para votar se redujo de 21 a 18 años en todos los estados en 1971, aunque esto aparentemente tuvo un impacto mínimo en la trayectoria a corto plazo de la participación de los votantes.


Así es como los candidatos de terceros han cambiado las elecciones

El sistema político bipartidista de Estados Unidos dificulta que los candidatos de fuera de los partidos republicano y demócrata ganen las elecciones presidenciales. Desde 1920, de hecho, solo cuatro candidatos de terceros partidos --Robert La Follette en 1924, Strom Thurmond en 1948, George Wallace en 1968 y & # xA0John Hospers & # xA0 en 1972 & # x2014 han podido ganar siquiera un solo voto electoral. Sin embargo, eso no significa que los candidatos de terceros partidos no hayan alterado los resultados de las elecciones presidenciales a lo largo de la historia de Estados Unidos.

1912 & # x2014 William Taft contra Woodrow Wilson
Theodore Roosevelt desafía al presidente en funciones y crea el Partido Progresista.
Theodore Roosevelt todavía ostenta el título de mayor porcentaje de votos jamás obtenido por un candidato de un tercer partido en la historia de Estados Unidos durante las elecciones de 1912.

Después de servir casi dos mandatos completos en la Casa Blanca, el presidente Theodore Roosevelt optó por no romper la tradición y postularse para un tercer mandato en 1908. Pero, cuando el amigo cercano de Roosevelt y su sucesor escogido a dedo, William Howard Taft, no logró avanzar en su Con una agenda reformista durante su primer mandato, Roosevelt desafió al presidente en funciones para la nominación del Partido Republicano en 1912.

Aunque Roosevelt ganó de manera abrumadora la mayoría de los votos durante las primarias, la Convención Nacional Republicana nominó al Taft más conservador para presentarse a la reelección. Un amargado Roosevelt rompió con el Partido Republicano para formar el Partido Progresista, apodado & # x201CBull Moose Party & # x201D porque Roosevelt a menudo se declaraba & # x201Cfit como un toro. & # X201D El partido defendía la elección directa de senadores, mujeres & # estadounidenses. sufragio x2019, reducciones arancelarias y reformas sociales.

Roosevelt y Taft terminaron dividiendo el voto republicano, lo que llevó a una fácil victoria del candidato demócrata Woodrow Wilson. Roosevelt terminó en segundo lugar después de ganar seis estados y el 27 por ciento del voto popular. Taft fue un tercero distante seguido por otro candidato de un tercer partido, Eugene V. Debs. El candidato del Partido Socialista recibió casi un millón de votos en la cuarta de sus cinco candidaturas a la Casa Blanca.

El multimillonario de Texas Ross Perot rodeado por una multitud de seguidores que agitaban carteles en su mitin de campaña presidencial. (Crédito: Shelly Katz / The LIFE Images Collection / Getty Images)

1992 & # x2014 George H. Bush contra Bill Clinton
El independiente Ross Perot lanza su sombrero al ring, lo recupera y luego lo lanza de nuevo.
Después de que los partidarios reunieron suficientes firmas para colocarlo en la boleta electoral en todos los estados, el multimillonario de Texas H. Ross Perot saltó a la cima de las encuestas en la primavera de 1992. Abogando por un presupuesto federal equilibrado, la reforma de las finanzas de campaña y los límites de los mandatos del Congreso, Perot capitalizó el escaso apoyo público al presidente George HW Arbusto.

A pesar de su apoyo, Perot tomó la repentina decisión de retirarse de la carrera en julio de 1992, diciendo que ya no creía que pudiera ganar la presidencia con el desempeño mejorado del candidato demócrata Bill Clinton. Más tarde dijo que la decisión se basó en su creencia de que la campaña de Bush planeaba difundir rumores sobre su hija y sabotear su inminente boda. Semanas antes del día de las elecciones, Perot hizo el anuncio igualmente sorprendente de que reanudaría su campaña. Los números de las encuestas del candidato independiente & # x2019s se mantuvieron lo suficientemente altos como para permitir su inclusión en los debates presidenciales con Bush y Clinton.

Con sus modales caseros y sus publirreportajes de media hora en las cadenas de televisión, Perot recibió el 19 por ciento de los votos, en comparación con el 43 por ciento de Clinton y el 37 por ciento de Bush. Algunos funcionarios de la campaña de Bush creían que Perot echó a perder la reelección de Bush al obtener más votos de los republicanos que de los demócratas. Sin embargo, en una contienda uno a uno, Clinton constantemente lideró a Bush en las encuestas públicas desde el verano de 1992 en adelante. Según un análisis de las segundas opciones de los partidarios de Perot realizado por Voter Research & amp Surveys para las principales organizaciones de noticias, la carrera de terceros de Perot & # x2019 no alteró el resultado de las elecciones. Una encuesta nacional a boca de urna encontró que Clinton habría vencido a Bush por medio millón de votos más si Perot no hubiera estado en la boleta.

En 1996, Perot volvió a postularse para la Casa Blanca como candidato del Partido de la Reforma, que estableció un año antes. En esa elección contra Clinton y el republicano Bob Dole, Perot obtuvo poco más del 8 por ciento del voto popular.

Un hombre con una camiseta apoyando al candidato presidencial del Partido Verde, Ralph Nader, en la estación de votación, 2000. (Crédito: Vince Bucci / AFP / Getty Images)

2000 & # x2014 Al Gore contra George W. Bush
Ralph Nader y el Partido Verde ganan votos, pero todo se reduce a Florida.
La elección fue tan ajustada que tomó una batalla legal de 36 días y un controvertido fallo de 5-4 de la Corte Suprema antes de que Al Gore concediera, aunque ganó el voto popular nacional por más de medio millón de votos.

La contienda no solo se centró en los candidatos de los partidos demócrata y republicano, Al Gore y George W. Bush, sino también en el candidato presidencial por tercera vez Ralph Nader. Nader, abogado estadounidense, activista político y defensor del consumidor, era candidato del Partido Verde.

Nader esperaba ganar el 5 por ciento del voto popular, lo que le habría dado a su partido acceso a fondos de contrapartida federales en las siguientes elecciones presidenciales. Nader no alcanzó su objetivo, recibiendo 2,9 millones de votos y menos del 3 por ciento del voto popular. Sin embargo, algunos creen que la candidatura de terceros de Nader & # x2019 extrajo suficientes votos del candidato demócrata, el vicepresidente Al Gore, para darle la victoria al republicano George W. Bush.

La diferencia fue Florida, que Bush ganó por menos de 600 votos para darle una ventaja de 271 a 266 en el Colegio Electoral. Si incluso un pequeño porcentaje de los casi 100.000 votos obtenidos por Nader en Florida se hubiera trasladado a Gore, el candidato demócrata habría ganado las elecciones. Además, los 22.000 votos ganados por Nader en New Hampshire fueron tres veces el tamaño del margen de victoria de Bush en ese estado. Si New Hampshire hubiera cambiado a Gore, eso también le habría dado la victoria.

Una boleta de voto ausente con opciones de votación para las elecciones presidenciales de EE. UU. De 2016. (Crédito: Saul Loeb / AFP / Getty Images)

2016 & # x2014Hillary Clinton contra Donald Trump
Cuando los forasteros dominaron la campaña presidencial.
Desde Donald Trump hasta Bernie Sanders, Gary Johnson y Jill Stein, los forasteros políticos dominaron la campaña presidencial de 2016 desde sus inicios. Pero no se estaban ejecutando solo en boletos de terceros.

No solo el empresario y novato político Donald Trump llegó a la nominación republicana, Vermont & # x2019s Bernie Sanders, un autodenominado socialista democrático que se desempeñó como independiente en el Senado, recibió el 46 por ciento de los delegados comprometidos durante la campaña primaria para la nominación demócrata. .

Con Trump y la candidata demócrata Hillary Clinton sufriendo bajas cifras de aprobación, los candidatos de terceros recibieron una atención considerable a lo largo de la campaña. El exgobernador de Nuevo México Gary Johnson, que se postuló en la boleta libertaria para la segunda campaña consecutiva, recibió casi 4.5 millones de votos, lo que representó un poco más del 3 por ciento del voto popular. Esa fue la mejor actuación de un candidato de terceros desde Perot. La nominada del Partido Verde y médica de Massachusetts, Jill Stein, que también se postuló en su segunda elección presidencial consecutiva, hizo un llamamiento a los partidarios descontentos de Sanders y obtuvo poco menos de 1,5 millones de votos. Además, el independiente Evan McMullin apareció en la boleta electoral en 11 estados y recibió más de 700.000 votos, incluido más del 20 por ciento de los votos en su estado natal de Utah.

Según algunos analistas políticos, los candidatos de terceros ayudaron en las elecciones de Trump & # x2019. Señalaron los resultados en Michigan, Pensilvania y Wisconsin, donde el total de votos de Stein & # x2019 superó el margen de victoria de Trump & # x2019. Si los votos de Stein & # x2019 en esos tres estados hubieran sido transferidos a Clinton, ella habría ganado el Colegio Electoral además de su mayoría de voto popular. Sin embargo, según Politico, Stein ha rechazado la afirmación señalando las encuestas a boca de urna que no solo mostraban que la mayoría de sus votantes se habrían quedado en casa en lugar de votar por Clinton, sino que un número considerable de sus partidarios preferían a Trump como segunda opción.


1960: ¿Funcionó la máquina Daley?

La elección de 1960 enfrentó al vicepresidente republicano Richard Nixon con el senador demócrata John F. Kennedy.

El voto popular fue el más cercano del siglo XX, con Kennedy derrotando a Nixon por solo unos 100.000 votos, una diferencia de menos del 0,2 por ciento.

Debido a esa propagación nacional, y porque Kennedy derrotó oficialmente a Nixon por menos del 1 por ciento en cinco estados (Hawai, Illinois, Missouri, Nueva Jersey, Nuevo México) y menos del 2 por ciento en Texas, muchos republicanos gritaron falta. Se obsesionaron con dos lugares en particular: el sur de Texas y Chicago, donde una maquinaria política liderada por el alcalde Richard Daley supuestamente produjo los votos suficientes para darle a Kennedy el estado de Illinois. Si Nixon hubiera ganado Texas e Illinois, habría tenido una mayoría en el Colegio Electoral.

Si bien los periódicos de tendencia republicana procedieron a investigar y concluir que se había producido un fraude electoral en ambos estados, Nixon no impugnó los resultados. Siguiendo el ejemplo de Cleveland en 1892, Nixon se postuló nuevamente para presidente en 1968 y ganó.


Contenido

Partido Republicano [editar]

    Thomas E. Dewey de Nueva YorkJohn W. Bricker de OhioEverett Dirksen de IllinoisDouglas MacArthur de Nueva York
  • Ex gobernadorHarold Stassen de Minnesota
  • Empresario Wendell Willkie de Nueva York

Empresario Wendell Willkie de Nueva York

Cuando comenzó 1944, los pioneros para la nominación republicana parecían ser Wendell Willkie, el candidato del partido y # 8217 en 1940, el senador Robert Taft de Ohio, el líder del partido y los conservadores # 8217, el gobernador de Nueva York Thomas E. Dewey, el líder de la Partido y establecimiento moderado del este, el general Douglas MacArthur, que entonces se desempeñaba como comandante aliado en el escenario de la guerra en el Pacífico, y el ex gobernador de Minnesota, Harold Stassen, que en ese entonces se desempeñaba como oficial naval de los EE. UU. en el Pacífico. Taft sorprendió a muchos al anunciar que él no era un candidato, sino que expresó su apoyo a un compañero conservador, el gobernador John W. Bricker de Ohio. Con Taft fuera de la carrera, algunos conservadores republicanos favorecieron al general MacArthur. Sin embargo, las posibilidades de MacArthur estaban limitadas por el hecho de que lideraba las fuerzas aliadas contra Japón y, por lo tanto, no podía hacer campaña por la nominación. No obstante, sus seguidores inscribieron su nombre en las primarias de Wisconsin. Las primarias de Wisconsin demostraron ser la competencia clave, ya que Dewey ganó por un margen sorprendentemente amplio. Tomó 14 delegados contra cuatro para Harold Stassen, mientras que MacArthur ganó los tres delegados restantes. Willkie fue excluido en las primarias de Wisconsin y no ganó ni un solo delegado. Su desempeño inesperadamente pobre en Wisconsin lo obligó a retirarse como candidato a la nominación. En la Convención Nacional Republicana de 1944 en Chicago, Illinois, Dewey superó fácilmente a Bricker y fue nominado en la primera votación. En un intento por mantener la unidad del partido, Dewey, un moderado, eligió al conservador Bricker como su compañero de fórmula. Bricker fue nominado por aclamación.

Nominación del Partido Demócrata [editar]

Galería de candidatos [editar]

Roosevelt era un titular popular en tiempos de guerra y se enfrentó a poca oposición formal. Aunque muchos demócratas del sur desconfiaban de las políticas raciales de Roosevelt, trajo enormes actividades de guerra a la región y el fin de su estatus marginal estaba a la vista. Ninguna figura importante se opuso públicamente a Roosevelt, y fue nominado fácilmente cuando la Convención Demócrata se reunió en Chicago. Algunos delegados pro-segregacionistas intentaron unirse detrás del senador de Virginia Harry F. Byrd, pero él se negó a hacer campaña activamente contra Roosevelt y no consiguió suficientes delegados para amenazar seriamente las posibilidades del presidente.

El evidente declive físico en la apariencia del presidente, así como los rumores de problemas de salud secretos, llevaron a muchos delegados y líderes del partido a oponerse firmemente a Henry A. Wallace como vicepresidente. La oposición a Wallace provino especialmente de líderes católicos en las grandes ciudades y sindicatos. Wallace, quien fue el segundo vicepresidente de Roosevelt, era considerado por la mayoría de los conservadores como demasiado izquierdista y personalmente excéntrico para ser el próximo en la línea de la presidencia. Se había desempeñado tan mal como coordinador económico que Roosevelt tuvo que destituirlo de ese puesto. Numerosos líderes del partido enviaron un mensaje privado a Roosevelt de que lucharían contra la nueva nominación de Wallace como vicepresidente y propusieron en su lugar al senador Harry S. Truman, un moderado de Missouri. Truman fue muy visible como presidente de un comité en tiempos de guerra del Senado que investigaba el fraude y la ineficiencia en el programa de guerra. Roosevelt, a quien personalmente le gustaba Wallace y sabía poco sobre Truman, accedió a regañadientes a aceptar a Truman como su candidato a la vicepresidencia para preservar la unidad del partido. [1] Aun así, muchos delegados de la izquierda se negaron a abandonar a Wallace y votaron por él en la primera votación. Sin embargo, suficientes estados del norte, medio oeste y sur apoyaron a Truman para darle la victoria en la segunda votación. La pelea por la nominación a la vicepresidencia resultó ser trascendental. Roosevelt murió en abril de 1945, y Truman se convirtió en el 33º presidente de la nación en lugar de Wallace. [2]

Voto vicepresidencial
Votación 1er Segundo antes de los turnos Segundo después de los turnos
Harry S. Truman 319.5 477.5 1,031
Henry A. Wallace 429.5 473 105
John H. Bankhead 98 23.5 0
Scott W. Lucas 61 58 0
Alben W. Barkley 49.5 40 6
J. Melville Broughton 43 30 0
Paul V. McNutt 31 28 1
Prentice Cooper 26 26 26
Dispersión 118.5 20 7

Fuente: Richard C. Bain y Judith H. Parris, Decisiones de la Convención y registros de votaciones (Washington DC: The Brookings Institution, 1973), págs. 266-267.


Información relacionada

Los estudiantes e investigadores sobre el tema de las elecciones presidenciales y el colegio electoral pueden encontrar útil consultar la Guía de investigación de recursos electorales de la Biblioteca de Derecho del Congreso, una guía de recursos para materiales electrónicos e impresos sobre el tema.

La Corte Suprema de los Estados Unidos ofrece todos los documentos importantes relacionados con los casos electorales de Florida relacionados con las elecciones presidenciales de 2000.

El Comité de Administración de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos ha publicado un memorando del Servicio de Investigación del Congreso Descripción general del procedimiento del colegio electoral y el papel del Congreso.

Semanal de Harper era un periódico semanal líder y HarpWeek ofrece un sitio web educativo sobre la Controversia del Colegio Electoral de 1876-1877.


2016: Hillary Clinton contra Donald Trump

La elección presidencial de 2016 fue la elección más reciente en la que el ganador del voto popular nacional perdió ante el candidato que ocupó el segundo lugar en el total de votos. La candidata demócrata Hillary Clinton, la primera mujer en obtener la nominación presidencial de un partido político importante, encabezó la votación popular nacional con 65,853,514 votos frente a los 62,984,828 votos del candidato republicano Donald Trump, una ventaja de poco menos de 3 millones de votos que asciende a aproximadamente el 2% de los votos. los votos emitidos. Sin embargo, Trump recibió 304 votos electorales frente a los 227 de Clinton, con siete electores votando por otros candidatos en su totalidad.

El resultado sorprendió a los expertos en encuestas y a los expertos. Antes del día de las elecciones, casi todos los medios de comunicación habían predicho que Clinton ganaría. Un experto en encuestas incluso juró "comerse un bicho" si Donald Trump obtenía más de 240 votos electorales, lo que posteriormente hizo en vivo en CNN.

Donald Trump fue percibido como un candidato presidencial anormal, convirtiéndose en el primer presidente electo que nunca había servido en ningún cargo electo o en el ejército. Trump se había ganado la nominación republicana sin la mayoría de los votos de los republicanos en las elecciones primarias, habiéndose beneficiado de una base de votantes dividida entre los candidatos más convencionales Marco Rubio y Ted Cruz, senadores de Florida y Texas respectivamente. Al ganar, Donald Trump se convirtió en la persona con el índice de aprobación más bajo jamás elegido presidente.

The general election was perceived to be intensely negative, with both major party nominees having record low approval scores. It was also noted for a systematic disinformation campaign conducted by foreign agents, particularly associated with Russia. Russian agents also interfered with the electoral process through illegal technological means, including by hacking into voter registration databases and servers operated by the Democratic Party, although there is no evidence that they breached any actual voting systems or were able to change any votes.

Following Election Day, there were campaigns to encourage presidential electors pledged to vote for Donald Trump to instead vote for other candidates. In fact, two Texas electors did refuse to vote for Trump, with a third withdrawing after Election Day but before the electoral vote rather than vote for Trump. An additional eight electors pledged to vote for Clinton voted for other candidates instead, though only five were counted, with the other three being replaced by electors who voted for Clinton.

The election was particularly close in three states: Michigan, Wisconsin and Pennsylvania. Trump won all three states with less than 50% of the votes cast, and with a smaller margin than the number of votes cast for third party candidates Gary Johnson (Libertarian) and Jill Stein (Green). Stein used her position as a ballot-qualified presidential candidate to call for a recount in all three states. Wisconsin is the only state that actually conducted a full recount (with no significant change in result) one began in Michigan but was halted by the courts and the recount in Pennsylvania never even began, as the Stein campaign was unable to produce the required $1 million bond.


Ver el vídeo: PASO 2021. María Eugenia Vidal: Estamos sintiendo un basta tronador en las urnas